"Los colegios tendrán que adaptarse en el nuevo curso"

Carmen Ansótegui (SPC)
-

La pediatra más famosa del país presenta 'El gran libro de Lucía', una publicación en la que ofrece a los padres una guía completa sobre la salud desde el nacimiento de sus hijos hasta la adolescencia

"Los colegios tendrán que adaptarse en el nuevo curso" - Foto: CORAL IVARS

Los consejos de Lucía Galán se han convertido en la guía para muchos padres, más aún durante y después de la pandemia de la COVID-19, que ha dejado en los más pequeños alteraciones que poco a poco irán superando.

 

Presenta su sexta publicación como su libro «definitivo». ¿Qué ofrece en este manual ?
Después del vaciado emocional que hice con mis anteriores libros tenía la necesidad de abordar las preguntas y los miedos que tienen los padres cuando les ocurre algo a sus hijos o padecen alguna enfermedad. Quería abordarlo con un lenguaje sencillo y con todo el rigor científico, pero al mismo tiempo con esa sensibilidad que precisan los padres cuando hablamos de salud.


Asegura que a lo largo de los años han cambiado poco los motivos por los que los padres acuden a consulta pero la COVID-19 ha generado una crisis sin precedentes. ¿Cómo lo ha vivido en Creciendo, el centro que fundó en Alicante?
En el centro hay más de 10 psicólogos y tienen la agenda a tope. Los niños más pequeños vienen con trastornos del sueño y a partir de los siete años consultan por crisis de ansiedad o miedos desmesurados. Nos hemos encontrado menores que tienen pavor a salir de casa o a tocar objetos ajenos por si los ha tocado antes alguna persona infectada por el virus. En el caso de los adolescentes vienen con síntomas incipientes de depresión. Pero, sobre todo, hemos visto muchos padres desbordados. Los niños tienen rabietas  más intensas y los mayores no están al 100 por 100, así que es una olla exprés. 


¿Cree que será segura la vuelta al cole en septiembre?
La educación es un derecho fundamental y hay tiempo para prepararlo todo. Si la gente está en las terrazas tomando el aperitivo, clientes comiendo en restaurantes y público en teatros y cines, no veo el motivo por el que las escuelas no puedan hacerlo. Lo que hay que hacer es encontrar la vía para garantizar la salud de niños y profesores.


¿También a las escuelas infantiles?
Las escuelas infantiles lo tienen algo más complicado porque no pueden guardar la distancia de seguridad. Yo tampoco lo hago con mis pacientes bebés. En estas consultas soy yo la que llevo la mascarilla y me lavo las manos antes y después de tocar al niño, pero no dejo de explorarle. Las escuelas infantiles tendrán que disminuir el ratio de niños por aula y las maestras deberán tomar medidas para protegerse, pero no se puede negar la atención y los cuidados a los más pequeños. 


Sin ser antivacunas ya hay muchos padres que tienen reticencias para vacunar a sus hijos frente a la COVID-19, ¿qué les diría?
Lo normal es que, de entrada, no se vaya a vacunar a los pequeños porque parece que el coronavirus afecta poco a la población infantil, aunque finalmente será una decisión de salud pública. No obstante, tanto a los antivacunas como a los anti alguna vacuna les diría que es normal tener miedo a algo que es nuevo. Ahora bien, las vacunas salvan cada año entre dos y tres millones de vidas y hay un consenso absoluto sobre sus beneficios. Ir en contra de toda la comunidad científica me parece, como poco, osado. Si tienen dudas siempre pueden consultar con los profesionales y, sin juzgarles, les explicaremos que pasan por estrictos controles de seguridad, incluso más exhaustivos que a los que se someten algunos fármacos que tenemos en el botiquín de casa. Hay que confiar en la ciencia. 


Muchos pediatras aseguráis que hay mucho padre confundido por el exceso de información. Carlos González, pediatra y escritor, asegura que hay que empezar a leer menos sobre crianza. ¿Lo cree así?
Yo creo que tienen que hacer aquello que les hace sentir bien, pero es cierto que se ven casos de padres angustiados por haber leído demasiado. Es difícil mantener la cordura cuando tienes ese bombardeo de información a tu alcance y en esos momentos tu hijo está enfermo. Por eso decidí escribir este libro en el que encontrarán todo lo que necesitan saber sobre la enfermedad, el síntoma y la fase de desarrollo del niño que les preocupa. Pero en lo relativo a los tipos de crianza hay que ser conscientes de que, al final, lo único que un niño realmente necesita es que sus seres cercanos estén incondicionalmente con ellos, para sentirse protegidos y amados.