scorecardresearch

El Amorebieta será el juez

El Día
-

La UDL pasa página del fiasco murciano aunque Aguilà suma en doce jornadas 8 puntos menos que Mere Hermoso en el arranque de la 21-22

Albert Aguilà sigue el entrenamiento de ayer. - Foto: Ingrid

Los lunes nunca fueron una promesa de felicidad y menos en la UniónDeportiva Logroñés que ayer regresó al trabajo con la mente puesta en la cita dominical ante el Amorebieta, el equipo más en forma del Grupo 2 después de haber sumado doce de los últimos quince puntos en juego.

La plantilla blanquirroja se ejercitó ayer en el Mundial 82 y lo hizo con las caras largas habituales que siguen a un fiasco liguero. El sábado, los logroñeses cayeron en Murcia (1-0) y lo hicieron sin disparar un tiro a puerta en noventa minutos.

Mientras los aficionados   exigen decisiones, la dirección deportiva aguarda aunque todo apunta a que una vez cumplido el primer tercio de competición será cuando la dupla Dupo-Sergio Rodríguez tome, si es necesario, decisiones ejecutivas.

Albert Aguilà dirigió ayer el entrenamiento y el domingo se sentará en el banquillo en la que será su penúltima final de la temporada aunque la cita con el Amorebieta, en su caso, sí tiene sabor a verdadera final. Tras salvar las encrucijadas ante Real Unión, Baleares, Alcoyano y Navalcarnero en Copa del Rey, el empate doméstico ante el Calahorra y la derrota en Murcia relega al equipo riojano a la zona de nadie.

Odiosa comparación. El Amorebieta servirá de juez en el Rubicón del primer tercio liguero. Los blanquirrojos llegan a este jalón liguero  en una anónima décima clasificación, lejos del líder pero cada vez más distantes de la quinta plaza y con el descenso como una posibilidad nada figurada. A la UDLle falta puntos pero también juego, identidad y, seguramente, compromiso.

Aunque toda comparación es odiosa, la gestión de Albert Aguilà en este inicio de liga se salda con ocho puntos menos que los 23 que se sumaron en las doce primera jornadas de la 21-22, con Mere Hermoso al mando de la nava blanquirroja.

En aquella ocasión, la UDL ocupaba la cuarta plaza, a tres puntos del Deportivo, líder. El equipo de Mere había marcado 14 goles (los mismos que ahora), pero había encajado tres menos (9 por 12 actualmente), circunstancia que explica la diferente puntuación de un proyecto a otro.

La UDLde Mere Hermoso apostaba por un fútbol control, parco en emociones futbolísticas. La fórmula, hasta el mes de diciembre, funcionó. La UDLde Aguilà no tiene patrón de juego y, desde su fulgurante debut en Tarragona (45 minutos inicial de buen juego), su involución futbolística es evidente y, por ahora, irresoluble.