scorecardresearch

Los Comunes avalan los presupuestos catalanes

EFE
-

El Govern sella su alianza con En Comú Podem en vez de con la CUP, los cuales permitieron la investidura de Pere Aragonès como presidente de la Generalitat en mayo

Aprobados los presupuestos catalanes con el aval de los comunes - Foto: DAVID ZORRAKINO (EUROPA PRESS)

El Parlamento de Cataluña ha aprobado este jueves los presupuestos de la Generalitat para 2022, con los votos a favor de ERC y JxCat y la decisiva abstención de En Comú Podem.

En un hemiciclo con la presencia de solo 72 de los 135 diputados, debido a las medidas anticovid reintroducidas esta semana ante el aumento de contagios de coronavirus en Cataluña, el proyecto de presupuestos ha obtenido un total de 65 votos a favor, 62 en contra -de PSC, Vox, CUP, Ciudadanos y PPC- y ocho abstenciones.

Pese a que fue la CUP la que permitió la investidura de Pere Aragonès como presidente de la Generalitat en mayo, su negativa a apoyar los presupuestos para 2022 llevó al Govern a explorar la alternativa de los comunes, que a cambio de su abstención han conseguido que ERC también se abstenga para facilitar la aprobación de las cuentas municipales del gobierno de Ada Colau en Barcelona.

Tras la votación, Aragonès ha tomado brevemente la palabra desde su escaño, para "agradecer" el voto a todos los diputados que han hecho posible la aprobación de las cuentas, y en especial a los comunes, así como al conseller de Economía, Jaume Giró, de JxCat.

"Estos presupuestos nos ayudarán a hacer de Cataluña un país mejor y avanzar en las transformaciones social, verde, feminista y democrática que me comprometí a sacar adelante en mi investidura", ha afirmado Aragonès, que ha aprovechado para desear unas "felices fiestas" a los diputados.

Después de que la presidenta del Parlament, Laura Borràs, levantase la sesión, Aragonès ha posado ante los fotoperiodistas junto a Giró y a la presidenta del grupo de En Comú Podem, Jéssica Albiach, una imagen simbólica de unidad entre el Govern y su nuevo socio parlamentario, en contraste con una CUP que ya ha dicho que endurecerá a partir de ahora su papel de oposición.