scorecardresearch

«Puedes elegir deprimirte o vivir; yo elijo lo segundo»

Ana Torrecillas
-

La terapia psicológica para los afectados de ELA y sus familiares es crucial para mejorar su calidad de vida

Fran Riaño, afectado de ELA - Foto: Óscar Solorzano

Fran Riaño es un corredor nato.Ha practicado este deporte desde hace mucho tiempo. Como el mismo recuerda, le encantaba ponerse la ropa de deporte y salir a corre hasta Ezcaray. Una persona deportista que a principios de este año comenzó a tener poblemas con el pie derecho y a dolerle la espalda. «Noté que tenía el pie caido y un dolor en la espalda inusual», relata, «me dijeron que tenía una lesión de columna y estuve en lista de espera  para una operación en la sanidad pública. Pero fue pasando el tiempo y no me llamaban, así que decidió  acudir a un médico privado en San Sebastián. «Me operaron y unas semanas después, en vez de ir a recuperarme como yo esperaba, no solo no mejoraba sino qe iba a peor», relata Riaño.

«Algo no iba bien y comencé a informarte por internet sobre los síntomas que padecía», y afirma, con una media y triste sonrisa, «puedo decir que fui yo mismo quien me autodiagnostiqué la enfermedad», confiesa Riaño, «finalmente, dieron con ello y cuando el neurólogo me dió la noticia de que padecía Esclerosis Laterla Amiotrófica, me dijo: lo siento mucho, es una desgracia, mucho ánimo. Y ya está».

Fue un momento muy duro para cualquiera, pero máxima si eres una persona deportista y muy activa como él. Ante una noticia tan terrible como ese diagnóstico hay que tener mucha fortaleza mental para continuar mirando hacia adelnte. «Es que tienes dos opciones: deprimirte ; y eso que entiendo a las personas que pasan por ese trance; o disfrutar lo mejor que puedas del tiempo que te queda. Yo elijo lo segundo, esto es lo que me ha tocado y tengo que aceptarlo, seguir adelante. Pero no es un camino que se pueda hacer en solitario. La familia, el entorno más cercano padecen ese diagnóstico en su propia pieñ. La mujer de Fran, Marta, y su hija Andrea le apoyan en este proceso. «Yo tengo que estar bien por ellas porque si ellas me ven bien, sé que también lo estarán».

 

Un ensayo solidario y esperanzador. Esta enfermedad no tiene tratamiento. Pero, actualmente, existe un fármaco que, según le han informado a Riaño los médicos que le tratan,  «puede retrasar dos meses los avances de la enfermedad, pero tampoco es seguro», el fármaco se dispensa únicamente en la farmacia del Hospital San Pedro.

Además, este vecino de Santo Domingo de La Calzada,  está participando en un ensayo clínico que está llevando a cabo un hospital de Barcelona en el que se está probando un nuevo medicamento. «Puede que dentro de unos años sí exista tratamiento para ELA del que se puedan beneficiar los futuros enfermos». Una muestra de solidaridad y esperanza. Dos rasgos de la personaslidad de este hombre que, peses a las dificultades, quiere ver la vida desde el positivismo. «Hoy es mi cumpleaños y he recibido muchísimas llamadas, la verdad es que no sabía cuánta gente me quiere», afirma sonriendo, «es que ahora trato de disfrutarlo todo, hasta la lluvia que me ha mojado la cara mientras me hacíais las fotos para esta entrevista». Y, realiza una petición: «Más investigación, que se dedique más presupuesto a ello. Vemos el dinero que se gasta en guerras, en armamento, en sueldos de políticos, pues que ese dinero se destine a investigación médica, la única forma de salvar vidas».