scorecardresearch

3 millones para Enópolis y nueva estrategia turística

Feli Agustín
-

Con una inversión de 15 millones, tendrá en el CCR su piedra angular para hacer de Logroño un destino enológico internacional y un polo científico entorno al vino

El CCR, centro neurálgico de la Enópolis, que acogerá, entre otros, el Museo Egipcio o la incubadora de startups. - Foto: Óscar Solorzano


Solo ocho días después de que el alcalde informara de que Logroño recibirá 7,1 millones de dinero europeos para la recuperación, que insuflarán aires nuevos a la Plaza de Abastos y a la zona comercial de las Cien Tiendas, el Ayuntamiento confirmó ayer que los fondos Next Generation destinarán una partida de 3 millones para la puesta en marcha de uno de los proyectos estrellas de esta legislatura, Logroño Enópolis, destinado a dar un giro de 360 grados a la estrategia turística de esta ciudad y que cuenta con un presupuesto global de 15 millones hasta 2025.
La concejal responsable del área económica, Esmeralda Campos, informó ayer vía telemática -está afectada de covid, al igual que Pablo Hermoso de Mendoza-, de las principales características del Plan  estratégico  de transformación turística, Logroño Enópolis, al que dio el visto bueno la Junta de Gobierno local.
«Estamos dando pasos seguros, firmes y definitivos para consolidar Logroño como una enópolis», aseguró la edil, que argumentó esta afirmación en el hecho de que el año pasado se procedió a la reapertura del Espacio Lagares y el Calado de San Gregorio, que conformará junto al Centro de Cultura del Rioja (CCR) el «triángulo de oro», del proyecto Enópolis.
Precisamente, esta instalación, cerrada al público desde 2016, será la piedra angular sobre la que se sustentará la Enópolis que, además de perseguir convertir a la capital del Rioja en destino enológico internacional, «integrará activos culturales y patrimoniales que impulsen el desarrollo económico, social y sostenible» y «la reconversión del centro histórico, proporcionando oportunidades de empleo e integración a sus habitantes».
El CCR volverá así a abrir sus puertas durante el segundo semestre del año -aunque Campos no quiso fijar una fecha concreta para no pillarse los dedos- y lo hará de manera progresiva, comenzando con una oficina de información turística, a la que se irá dotando de otros ejes, como cultural, empresarial y de formación.
Campos, que aseguró que se trabaja de forma «coordinada y armónica» con el sector, destacó que el objetivo es que Logroño adquiera relevancia internacional como ciudad vinculada al vino, una «ambiciosa» estrategia que pretende reconvertir la ciudad mediante la creación de nuevos productos, regenerar su centro histórico, convertir Logroño en un destino turístico inteligente, mejorar su capacidad operativa para hacer frente a la evolución de la demanda turística, impulsar la movilidad sostenible y coordinar los planes y actuaciones con las políticas turísticas regional y nacional.


Cultura o innovación. La concejal de Hacienda informó de que Logroño Enópolis' será el marco sobre el que se elaborarán proyectos que serán presentados a otras convocatorias para captación de fondos europeos y lograr así nuevas vías de financiación. El plan, el primero en materia turística con el que cuenta la ciudad, según destacó, gira en torno a seis ejes de actuación (cultura, patrimonio histórico, conocimiento e innovación, turismo, desarrollo e integración social y sostenibilidad), dentro de los cuales se llevarán a cabo 31 actuaciones centradas en la transición verde y sostenible, la mejora de la eficiencia energética, la transición digital y la competitividad.
La edil contextualizó el plan en que los «múltiples atractivos turísticos» deben ser el eje fundamental de una oferta competitiva, por lo que es necesario dar un impulso «para que nuestra ciudad vuelva a estar en primera línea de la oferta turística nacional». 
La concejal del área económica apuntó que La Rioja destinará más de siete millones de euros a las primeras actuaciones turísticas en el proyecto Enorregión  con el objetivo de aprovechar el patrimonio vitivinícola de la comunidad autónoma como parte de la oferta enoturística que quiere convertirse en referencia mundial.  
Esta faceta turística se complementará con la creación de un polo científico-tecnológico vitivinícola, que integrará formación académica y profesional, actividad emprendendora y empresarial y creación de contenidos usando tecnologías de realidad inmersiva.Además, se pretende «reconvertir»  el centro histórico, «zona de bajo nivel socioeconómico», proporcionando a sus habitantes «oportunidades de empleo e integración». Contempla también aspectos de carácter sostenible, que fomentarán la movilidad libre de emisiones y de mejora de la eficiencia energética.
 Logroño Enópolis integra un Plan de Acción sobre cuatro ejes y contempla aspectos de movilidad, como la mejora de una red circular de caminos ciclistas y peatonales que conducen hacia El Cortijo -260.000 euros-; o  reconvertir el aparcamiento enfrente de la Muralla y el Cubo del Revellín de rotación en un punto de encuentro turístico, que supondrá 600.000 euros. Se prevé la recogida  selectiva y orgánica de los residuos en el centro histórico y un sistema de ocultación de contenedores, presupuestado en 800.000 euros o definir una ruta circular mediante un bus eléctrico que contará con paradas en todas las bodegas de Logroño. «Será la primera vez que Logroño se muestra como lo que es, una ciudad entorno al vino, las bodegas y las viñas que hacen de ellas su razón de ser», concluyó.

 

El Cortijo. Se pretende crear una red circular de caminos ciclistas y peatonales que conducen hacia El Cortijo desde el barrio El Cubo. Se extendería esta ruta hasta el puente romano de Mantible que está siendo restaurado, con un mirador con zona recreativa desde el que contemplar el Ebro. Se valora en 260.000 euros. Confluyendo con la red de caminos desde El Cubo al Cortijo, se prevé la mejora de las rutas peatonales que conducen por este barrio  a lo largo del río Ebro sobre los viñedos singulares, algunos centenarios que se pueden observar desde dicha localización. El presupuesto de esta actuación también es de 260.00 euros.

 

El centro histórico. El plan constata que no existe un punto de encuentro turístico en el que puedan descargar autobuses y los grupos puedan reunirse para comenzar sus visitas guiadas por el centro turístico. Para ello, se  pretende reconvertir el aparcamiento enfrente de la Muralla y el Cubo del Revellín con un coste de 600.000 euros. Con 800.000 euros, se pretende ocultar los contenedores de las zonas de paso más turísticas como Valvanera, Portales, CCR, y Bretón. El sistema que se acuerde podrá ser un sistema de ocultación o de soterramiento de los contenedores. Asimismo, se implementará una recogida selectiva HORECA para la zona. El plan contempla renovar las calles San Roque, San Gil y Los Baños, en La Villanueva, incluyendo la renovación del pavimento, acometidas de servicios, como fibra óptica, redes wifi, cartelería digital, estaciones de telefonía, saneamiento y abastecimiento, además de alumbrado público. 600.000 euros.

 

Museo Egipcio. A través de la Enópolis se intentará aumentar la oferta turística  y se contemplan 300.000 euros para recuperar un antiguo proyecto, el Museo Egipcio del Vino con piezas cedidas por el Museo Vivanco de la Cultura del Vino. Este espacio expositivo se situará en la planta primera del CCR y sería único en el mundo. Además, se definirá una ruta circular mediante un bus eléctrico que contará con paradas en todas las bodegas de Logroño. Se rompe así con la enorme limitación que supone el consumo de alcohol y la conducción, uniendo las  distintas bodegas con el centro urbano y entre sí. Su coste, 500.000 euros. En Logroño no existe un aparcamiento para caravanas con los servicios necesarios para este tipo de turismo por lo que se pretende crear, acondicionar y equipar un área con servicios básicos para ello. La gestión será privada y se financiará el mantenimiento según el precio que se cobre por estacionar.

 

Economía. La Enópolis debe tener un impacto socioeconómico positivo para  Logroño en términos de creación de empresas y riqueza. Para ello, se creará un programa de incubación y aceleración de startups de diferentes ámbitos relacionados con el vino.  Su ubicación física estará en el CCR y se gastará medio millón.La Enópolis aprovechará la oportunidad de que no existe ninguna
de una escuela internacional de negocio en el mundo del vino para crear un centro de formación y especialización de referencia. En colaboración con el Club de Marketing,  elaborará una oferta completa y atractiva. Se contemplan 400.000 euros.

 

Bien para las bodegas. «Es un proyecto realista, bien trabajado y con los pies en el suelo, para cuyo desarrollo el Ayuntamiento ha contado con la participación de diferentes actores, lo  que es importante», señala Borja Eguizábal, presidente de la Asociación de Bodegas de Logroño, que incluye a ocho de la capital.
Reflexiona que Enópolis ha intentado incluir en el mismo esquema escénico diversos elementos que tienen que convivir, como el CCR, al que se le insufla «movimiento» sin convertirse en competencia «para otros elementos»  de carácter privado.
Eguizábal destaca también que, a la par, se trabaja en dotar de contenidos culturales a otros espacios públicos sin «impedir hacer una visita a bodega, lo que valora después del «parón» que ha supuesto el covid. Apunta que contempla «muchos elementos» que entendidos de forma autónoma no sustentarían una estrategia turística, pero la intervención de numerosos actores «suma» para configurar un destino que propiciará que el visitante alargue su estancia en Logroño.

 

Y ya veremos para el PP. El grupo popular ha denunciado «la confusión permanente respecto al proyecto Enópolis», que  evidencia «la incapacidad de gestión y ausencia de una estrategia clara que está repercutiendo directamente en una pérdida de oportunidades para la ciudad».
Califican de  «buena noticia» la recepción de 3 millones de fondos y europeos y emplazan al  Gobierno local a que explique cómo va a ejecutar los casi 12 millones de euros que faltarían para completar la inversión total de Enópolis, proyecto presupuestado en 15,04 millones. Señalan que se han incluido cuestiones en materia de movilidad y urbanismo que nada tienen que ver con la promoción turística, como la reconversión del aparcamiento de Murrieta y el Cubo de El Revellín. «De nuevo, el PSOE va a eliminar este aparcamiento por la puerta de atrás, sin consensuarlo con los vecinos, comerciantes y hosteleros», asegura el PP, que cuestiona los motivos por los que ha desaparecido la creación de un grado universitario de Sumillería y eliminado el Observatorio Turístico.