Tres detenidos por estafar 10.223 euros a una empresa

El Día
-

Los varones, de 29, 43 y 46 años, han sido acusados de ser los presuntos autores de defraudar un total de 10.223 euros a una sociedad de Logroño

Detención en otra operación de la Policía Nacional de Logroño, en una imagen de archivo. - Foto: Policía Nacional

La Policía Nacional ha detenido a tres personas como presuntos autores de una estafa de 10.223 euros a una empresa de Logroño, en una operación realizada por la Jefatura Superior de Policía de la Rioja en la que ha colaborado la Jefatura Superior de Madrid

Según ha detallado la Policía Nacional en un comunicado recogido por Efe, los autores del delito manipularon correos electrónicos simulando los de la víctima, con lo que consiguieron ser los beneficiarios de los cobros de unas facturas fraudulentas.

Los detenidos son tres varones, de 29, 43 y 43 años de edad, de nacionalidad extranjera, concretamente de Ecuador, Gambia e India, con domicilio todos ellos en Madrid; al primero se consta una reseña policial anterior por un delito de estafa, al segundo una averiguación de domicilio y paradero, mientras que al tercero no le constan antecedentes.

Según la Policía, mediante ingeniería social, los autores se hicieron pasar por una empresa de Logroño que tenía una factura pendiente de pago con un tercero y consiguieron ser los beneficiarios de los cobros pendientes por 10.222 euros, falsificando documentos mercantiles.

La suplantación de personalidad jurídica de la supuesta empresa proveedora se hizo mediante un correo muy similar, denominado “Typosquatting” a la de empresa original, por lo que no levantó las sospechas de la víctima.

Tras las pesquisas, los agentes pudieron comprobar que los autores ya habían actuado de esta forma en ocasiones anteriores, estafando a otras empresas por cuantías, incluso, mucho más elevadas; los presuntos autores fueron detenidos en la capital de España.

Desde la Jefatura Superior de Policía de la Rioja, ante este tipo de estafas, la Policía alerta que es muy fácil suplantar correos electrónicos de empresas legítimas cambiando tan solo un carácter de un dominio de un correo, de forma que no levante sospechas.

Por ello, se aconseja a las empresas que realicen una serie de comprobaciones sencillas, previa al pago de importes de elevada cuantía.; así, proponen marcar las direcciones de correo habituales de los proveedores como conocidas en la agenda de contacto de forma que, aunque se reciba un correo de una cuenta similar, el servicio de correo lo identificará como desconocido.

También mantener un protocolo estricto de comprobación de pagos; marcar como habituales determinadas cuentas bancarias de destino de los pagos y realizar las comprobaciones oportunas de la identidad del remitente ante la solicitud de nuevos cambios de cuenta o datos bancarios donde realizar los pagos.

En caso de recibir supuestas facturas, comprobar bien los logos, datos de contacto y tipografía de las factura con respecto a las anteriores; y utilizar sistemas o programas de filtrado de correo electrónico o detección de correos sospechoso mediante el uso de software actualizado antimalware y antispam, capaces de detectar emails fraudulentos.

Finalmente, explican, si se realiza una transacción y poco después se percata de que pudiera ser fraudulenta, ponerse en contacto rápidamente con su entidad bancaria para su cancelación y denunciar lo antes posible.