scorecardresearch

32 personas participaron en talleres de salud de Cruz Roja

El Día
-

Dirigidos a personas migrantes, estaban orientados a ampliar el conocimiento sobre enfermedades hereditarias e infecciosas y ofrecer herramientas para identificarlas

Sede de Cruz Roja en el parque de La Cometa - Foto: Óscar Solorzano

Cruz Roja, con la colaboración de Novartis, ha celebrado tres talleres en La Rioja para mejorar la gestión de la salud individual y el bienestar físico, psíquico y social de colectivos migrantes, en los que han participado 32 personas.

Según ha explicado Cruz Roja en un comunicado y recogido Efe, estos talleres se han en centrado en patologías como anemia falciforme, hepatitis C, tuberculosis, VIH y COVID-19 y el objetivo de los talleres era impulsar el conocimiento sobre estas enfermedades hereditarias e infecciosas de baja prevalencia, y ofrecer herramientas de apoyo para identificar sus síntomas y saber cómo actuar en su caso.

Isabel Manzanos, responsable del Área de Personas Extranjeras de Cruz Roja en La Rioja, ha destacado que "los talleres de Novartis, impartidos por un enfermero voluntario de Cruz Roja, han sido muy positivos, han llegado a la población diana y han despertado mucho interés".

Durante los talleres, realizados gracias a los recursos de Atención Humanitaria, del área de Salud y de los Departamentos de Formación y Refugiados de Cruz Roja, se han entregado a los asistentes dípticos informativos en cuatro idiomas distintos donde se recoge la sintomatología de cada enfermedad, las vías de transmisión y las líneas de acción para controlar la enfermedad y evitar la transmisión del virus.

Los talleres han contado con la participación de 32 personas de La Rioja, ha detallado Efe,  la mayoría originarias de países en los que existe una alta prevalencia de estas afecciones, como Ghana, Nigeria y Uganda.

Concretamente, la enfermedad de células falciforme (ECF), también conocida como anemia falciforme, es una afección rara en España, pero supone uno de los trastornos genéticos de la sangre más frecuentes en el mundo, y que afecta principalmente a personas de origen africano, pero también a personas con ascendencia mediterránea del Medio Oriente, caucásica, india, hispana y nativa americana, entre otras.

La ECF está causada por una alteración genética en uno de los genes necesarios para producir la hemoglobina, proteína responsable de transportar el oxígeno en todo el organismo.

Esto hace que los glóbulos rojos se deformen hasta adquirir apariencia de hoz, lo cual entorpece la circulación sanguínea y causa en el paciente obstrucciones vasculares, pudiendo generar eventos intensos e impredecibles, llamados crisis vasooclusivas o de dolor.

En España se diagnostica de forma temprana gracias a la prueba del talón que se realiza a todos los recién nacidos, que permite detectar si el bebé es portador sano del gen falciforme y determinar así la necesidad de un asesoramiento genético