scorecardresearch

Dos familias refugiadas ucranianas llegan a Nalda

Europa Press
-

Las familias llegan gracias a una cadena de solidaridad iniciada por Myriam Sánchez, andaluza afincada en el municipio riojano

Familias ucranianas en Nalda - Foto: Raúl Sancho

La guerra de Ucrania está dejando miles de relatos e historias personales en las que, detrás de la barbarie, hay hueco también para la colaboración, ayuda y solidaridad de muchos ciudadanos que, sin pedir nada a cambio, se movilizan diariamente para poder alejar a familias enteras de la situación que están viviendo en el país.

Una de esas historias, en la que no hay un solo protagonista sino muchas ganas de ayudar y colaborar, es la que ha unido en apenas unos días al riojano, Juan Carlos González, a la andaluza, Myriam Sánchez, y a otros muchos ciudadanos, para lograr traer hasta la localidad riojana de Nalda, lugar donde actualmente vive Sánchez, a cinco personas, dos mujeres y tres niños, que necesitaban salir de Kiev y huir de la guerra.

Como ambos reconocen, todo se gestó en muy pocos días; el marido de Sánchez, antiguo compañero de trabajo de González, le explicó que su mujer quería traer a cinco personas de Ucrania y entre todas las dificultades que estaban encontrando por la situación, también necesitaban un transporte especial cuando por fin llegaran a Madrid para ir a La Rioja.

En ese mismo momento, González no se lo pensó dos veces y comenzó a organizarlo todo. Se puso manos a la obra y en tiempo récord pudo conseguir un vehículo, gracias a la generosidad de 'Limpiezas Zuñiga', y un conductor para hacer el viaje.

CADENA DE SOLIDARIDAD. Comenzó así una verdadera cadena de solidaridad en la que todos quisieron colaborar con el fin de traer a La Rioja a dos familias ucranianas que tienen mucha relación con Myriam Sánchez, tal y como ella ha relatado a Europa Press. "Mi familia llevaba muchos años acogiendo a niños ucranianos. Mi madre terminó adoptando a uno y mi tía seguía manteniendo mucha relación con su niño de acogida a pesar de que ya había crecido y es mayor. Este seguía en Ucrania, se casó, tuvo una familia pero nunca dejamos de perder el contacto con él. Ahora, él es militar y al estallar la guerra tenía que quedarse allí pero su mujer y sus dos hijas han podido llegar a Nalda".

Además, ha recordado, "han venido con su prima y otro niño porque la situación allí era muy difícil y querían huir de allí. Desde aquí hemos buscado la forma en la que pudieran salir de Kiev, han cogido muchos trenes, autobuses... han sido unos días muy difíciles, de mucho miedo y de mucho estrés... hasta que pudieron llegar a Cracovia... pero por suerte todo ha salido bien y ya las tenemos con nosotros".

Una vez en Cracovia, prosigue, pudieron coger un vuelo hasta Alemania y de ahí, esta noche han volado a Madrid donde, de nuevo, "hemos contado con la solidaridad de nuestros amigos" y de muchas personas "que sin conocernos nos han querido apoyar. Cuando les dijimos que queríamos traer a estas familias, todo han sido ayudas y por ello quiero agradecer su implicación a todos".

Es en este momento cuando entra en juego de nuevo Juan Carlos González. Como ha explicado a Europa Press, desde el momento en el que supimos que eran cinco personas y que, en una situación así, no tenían recursos, no dudamos ni un segundo en organizarlo todo para conseguir trasladarlos. Para ello, ha indicado, "tiramos de otros amigos" y consiguieron un vehículo de siete plazas de 'Limpiezas Zuñiga' "que en cuanto conocieron el por qué quisieron ayudar encantados".

Dicho y hecho. La generosidad hizo que todo el mundo se quisiera involucrar de manera inmediata con estas familias ucranianas que han llegado esta noche al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid y traerles hasta Nalda donde, a partir de ahora, residirán con la familia de Myriam Sánchez.

Tras conseguir el vehículo, relata, lo del conductor fue aún más fácil "quería ir yo pero finalmente tuve un imprevisto familiar" y, de nuevo, "otro amigo se ofreció sin pedir nada a cambio y así lo hicimos".

Además, ha explicado, "también nos dieron comida para que las familias tuvieran algo cuando llegaran a España y todo ha sido producto de la solidaridad de todos". La suerte es que esto se comenzó a organizar el miércoles pasado y hoy domingo "ya están aquí. Ha sido algo muy bonito, lleno de emoción y de gran solidaridad".

Un trabajo que, como ha querido reiterar "ha sido de todos" porque "sin pedir nada a cambio, todo han sido facilidades y lo hemos conseguido". Además, ha querido dar las gracias tanto "a Raúl, el conductor del vehículo como a Jorge Zuñiga, el dueño de la furgoneta, por su gran generosidad".

 

"AHORA YA ESTÁN EN CASA CON NOSOTROS". Finalmente, tras todo el viaje y los días pasados, Myriam Sánchez está agradecida por tener aquí a la que también considera su familia. "Ahora ya están en casa con nosotros. Ellas quieren aprender español, poder trabajar y tener su casa... pero poco a poco. Ahora tienen que recuperarse de todo lo que han vivido. Los niños, además, no entienden nada y lo están pasando un poco mal, están muy tristes y muy nerviosos por la situación pero, por suerte, ya están con nosotros".

Finalmente, Myriam Sánchez y su familia han querido agradecer a Limpiezas Zuñiga, la asociación UTESLAR Técnicos Emergencias La Rioja, la Red Ayuda Animal, al Colletero Nalda, Viejas Glorias Cruz Roja Calahorra y TodoEmergencias.com su "ayuda" en estos difíciles momentos y su colaboración para conseguir tener, gracias en parte a ellos, a su nueva familia en casa.