scorecardresearch

Las panaderías apagan el horno: "No podemos más"

El Día
-

La asociación de panaderías de FER secunda el apagón simbólico como protesta por la subida de precios, especialmente, por el incremento del de la energía

Trabajadores del Horno Arguiñano secundan el paro - Foto: Europa Press

Las panaderías de ARFEPAN, integradas en la FER, han secundado este viernes la convocatoria de apagón simbólico -bajo el lema 'Únete al apagón'- que se ha desarrollado en toda España por el incremento de los costes, especialmente los de la energía. Una reivindicación con la que piden "soluciones" porque "no aguantamos más".

En Logroño, una de las panaderías que se han sumado al 'apagón' ha sido Horno Arguiñano -situada en Avenida de la Paz- su propietario, Eduardo Villar, también presidente de la Asociación Riojana de Fabricantes Expendedores de Pan de La Rioja (ARFEPAN), ha explicado que este apagón de un cuarto de hora es "para dar visibilidad a esta problemática que llevamos atravesando desde hace meses".

Como ha reconocido, las panaderías artesanas y tradicionales "no aguantan más" por la situación actual "todo ha subido, la luz, el gasoil, la cadena alimentaria... todo ha subido y es insoportable y las empresas pequeñas no aguantamos".

Todo ello "aboca a cerrar" o "a tomar medidas drásticas, esperemos que no sea despedir a nadie pero la situación es complicada".

Reunión con el ministerio de Agricultura. Para intentar paliar esta situación, el también presidente de la Confederación Española de Panadería, Pastelería, Bollería y Afines (Ceoppan) ha explicado que "desde los gremios territoriales hemos mantenido reuniones con los presidentes autonómicos para explicarles cómo nos encontramos". Tras ello, "hemos decidido hacer este apagón" y ahora "estamos pendientes a la reunión que tendremos el próximo día 2 con el Ministerio de Agricultura para también exponer nuestra problemática".

A partir de ahí, ha dicho, "será cuando me reuniré con el Comité Ejecutivo y tomaremos las medidas que hayan que tomar, manifestaciones, ir a huelga... esperemos no tener que llegar a eso y poder tener un consenso, dentro de las líneas de ayuda del Gobierno de España, para poder manejar esta situación y no llegar a más".

Como ha reconocido, el día a día en las panaderías riojanas es "malo" porque "aunque la gente venga y compre, llevamos muchos meses de pérdidas y estamos tirando de dinero ahorrado pero el dinero se acaba".

En su caso personal, en la panadería "hemos subido el precio cinco céntimos, es algo irrisorio pero no podemos repercutir el precio que nos suben a nosotros en el precio final del consumidor".

Todo porque "nuestros clientes también lo están pasando mal y si encarecemos el producto, se van a ir a otros de menor calidad y más barato. Ya han dado datos de que se están consumiendo más marcas blancas que productos de calidad y si subimos el porcentaje del pan que nos suben a nosotros, esa clientela se nos irá".

Finalmente, el propietario ha reconocido que hace unas semanas mantuvo una reunión con la presidenta regional, Concha Andreu, y, por un lado, "llegamos a un proyecto para suministrar pan a los pueblos que ha sido pionero en nuestra comunidad pero también le transmití que, dentro de sus facultades, intentara buscar una solución. No hay que olvidar que en La Rioja han cerrado seis panaderías desde el año pasado, eso es mucho para una provincia como la nuestra".

Sector esencial. Teniendo en cuenta que la industria panadera y los establecimientos son electro intensivos, la campaña del apagón quiere recordar al Gobierno y a la sociedad que "nuestro sector es esencial y es intensivo en consumo energético. Pedimos el mismo respeto y apoyo que se les da a las grandes empresas, también para nuestras micro, pequeñas y medianas panaderías, que dan empleo directo en España a más de 190.000 personas.

Las panaderías subrayan que el pan es un alimento esencial, tal y como se ha demostrado durante la pandemia y el sector "ha hecho y sigue haciendo un enorme esfuerzo por suministrarlo a diario, incluso a los pueblos más apartados".

ARFEPAN recuerda que esta iniciativa no es una huelga, sino un apagón simbólico de 15 minutos, que no tiene intención de perjudicar al consumidor y que será las propis panaderías las que elijan los equipos que quieren desconectar.

Finalmente, la panadería riojana también quiere poner en valor a un sector artesano y tradicional, el pan como alimento básico en la dieta, saludable y sostenible y ligado al territorio.