scorecardresearch

Un acusado de meter droga en la cárcel dice que era para él

El Día
-

Alega que era para autoconsumo y no para vender. La fiscal ha pedido 8 años de prisión para este hombre de 34 años, quien en 2018 entró en prisión de forma voluntaria para cumplir una pena de 4 años, impuesta en 2011 por tráfico de estupefacientes

Imagen exterior de la cárcel de Logroño. - Foto: Ingrid

El hombre acusado de introducir drogas en la cárcel logroñesa dentro de su organismo ha defendido en el juicio celebrado este lunes en la Audiencia Provincial de Logroño que la totalidad de esas sustancias eran para autoconsumo y no para venderlas porque "nunca" le ha "hecho falta".

La fiscal ha pedido 8 años de prisión para este hombre de 34 años, quien, en mayo de 2018, entró en prisión de forma voluntaria para cumplir una pena de 4 años, impuesta en 2011 por tráfico de estupefacientes.

Según relata la fiscal en su escrito de acusación, en el registro para el ingreso se le intervinieron diversas sustancias estupefacientes y psicotrópicas, momento en el que reconoció llevarlas en el recto y que estaban destinadas tanto al consumo propio como a la distribución en el interior de la prisión, informa Efe.

Las sustancias incautadas fueron pequeños trozos de cannabis, 107 comprimidos de nordazepam (benzodiacepina) y pequeñas piezas de heroína y anfetamina, con un precio en el mercado ilícito de unos 696 euros en total, que es el importe de la multa que pide el fiscal.

"Antes de entrar a la cárcel- ha explicado el acusado- no sabía lo que estaba haciendo, mis capacidades cognitivas estaban mermadas por la droga y me metí eso como (podría haber sido) cualquier otra cosa".

Ha indicado que ha tratado de desintoxicarse en distintos espacios, también mediante tratamiento psiquiátrico, pero le "daban por imposible"; y ha apuntado que su consumo era "muy elevado", ya que podía llegar a fumar entre 10 y 15 porros e inyectarse 2 gramos de heroína al día.

Los testigos de este juicio han sido tres funcionarios de la prisión de la capital riojana, quienes han relatado que encontraron la droga en la habitación individual del acusado y uno de ellos ha señalado que la registraron porque "es normal que gente relacionada con las drogas venga de forma voluntaria con cosas prohibidas dentro de su cuerpo".

En su calificación definitiva, la fiscal ha mantenido su acusación al considerar "acreditados los hechos de que -el acusado- introdujo en el centro penitenciario esta variedad de sustancias, no una, sino una variedad".

Estos hechos son, para la acusación pública, un delito contra la salud pública en la modalidad de sustancias que causan graves daños para la salud y también de sustancias que no causan grave daño; a lo que se suma que concurre en el acusado el agravante de reincidencia.

Por su parte, el abogado defensor ha reiterado en su calificación definitiva la petición de "libre absolución" para el acusado, en alusión a la presunción de su inocencia y a que, "desde muy temprana edad, ha sido politoxicómano", una adicción que "le llevó a tomar la nefasta decisión de introducir en su cuerpo las sustancias, siempre para su consumo".

Ha solicitado que, en el caso de que la Audiencia Provincial condene a este hombre, se deberían aplicar dos circunstancias atenuantes, en primer lugar, como muy cualificada, la drogadicción; y, en segundo lugar, la de "dilaciones indebidas porque han pasado 4 años desde que se produjeron los hechos".

Este letrado ha incidido en que "procede la libre absolución y, en una hipotética condena, estos atenuantes para que fuera reducida en dos grados y se impusiera el tope mínimo de la misma", tras lo que el juicio ha quedado visto para sentencia.