scorecardresearch

Primer fin de semana con masiva afluencia pero menos consumo

Ana Torrecillas
-

Hostelería y establecimientos hoteleros recuperan el pulso turístico prepandemia aunque con preocupación por el aumento de los costes de los productos y los suministros

Miles de logroñeses disfrutan de los 'sanmateos' en las terrazas de la ciudad. - Foto: Ingrid

El ambiente que se vivía en la plaza del Ayuntamiento de Logroño el pasado sábado daba una idea de lo que se avecinaba en el primer fin de semana de estos 'sanmateos' en cuanto a afluencia turística.   Una afluencia récord en las principales zonas gastrónomicas de la ciudad como Laurel, San Juan o Gil de Gárate.Los hosteleros hablan de cifras similares a las de 2019, sin embargo, esto no se ha traducido en un aumento de la recaudación. De hecho, tal y como asegura Vicente Jiménez, hostelero del Grupo Pasión y presidente de la Junta Directiva de la Asociación Hostelera de la Calle Laurel. «Hemos visto  mucha gente en las calles y en los bares, pero ha consumido más bebidas que pinchos y eso se ha notado», apuntaba Jiménzez, «y estamos hablando de un 30% menos de recaudación que hace dos años.  2019 es el año de referencia en el que se basan los hosteleros para comparar.  Atrás han quedado las  restricciones de aforo y de horario; el fantasma de los cierres y el toque de queda. Sin embargo, este 2022 está marcado por el aumento de precios además del de los suministros. Es lo que le diferencia con 2019.

Según afirma el presidente de la Asociación de Hostelería Riojana de la Federación de Empresas de La Rioja  (FER), Francisco Martínez-Bergés «frente al 10,8% del IPC, los hosteleros hemos  subido el precio de las consumiciones un 6,4%, el mismo porcentaje de la subida de los sueldos del personal. Si a eso le añadimos la subida de los costes  como el precio del aceite de oliva y de girasol; del precio de la luz y del gas, la cuenta final se resiente». 

La subida de precios ha provocado que la gente opte por mirar más el bolsillo y, en vez de tomar dos  pinchos, se conforme con uno; o bien, opte por ir de cañas pero almorzar o cenar en casa. Y eso resiente el consumo, por ejemplo, de bebidas alcohólicas. La cantidad de combinados servidos en las noches de viernes y sábado ha caído hasta la mitad con respecto a 2019, «aunque el 'tardeo' sí que ha mejorado la recaudación  durante estos dos días de fiesta».

Aún así, el representante de los hosteleros riojanos se muestra optimista: «estamos satisfechos con este primer fin de semana». 

Con él coincide Ricardo García que regenta la Taberna de Correos en pleno corazón de la calle Laurel. Ha perdido la cuenta de cuántos pinchos y consumiciones ha servido en las últimas 48 horas. «Ha sido como volver a 2019, aunque el balance final lo tendremos que hacer a partir de la próxima semana», advierte, «el día del  del cohete solamente cerramos durante media hora, lo justo para limpiar. La gente llegaba a oleadas».

gran ocupación hotelera. Los hoteles han recibido con agrado el aluvión de reservas  de este primer fin de semana. Algunos de ellos han colgado el cartel de 'completo' y, en su mayoría, han rozado el 85% y el 90% de ocupación. Para Daniel Muela, vicepresidente de  Asociación Riojana de Hoteles,se están recuperando los niveles de ocupación de hace dos años. «Estamos contentos, aunque está costando que lleguen reservas para entre semana», asevera Muela, salvo para lunes y martes que muchos deciden pernoctar en Logroño después de asistir a las corridas de toros programadas para esos días. «Pero lo que más nos precupa son las  facturas de luz, agua y gas», recalca. Pese a ello, las reservas del próximo fin de semana no están yendo mal. «Septiembre siempre es un buen mes para el turismo logroñés, aunque no sean fiestas»

Gran ocupación hotelera. Los hoteles han recibido con agrado el aluvión de reservas  de este primer fin de semana. Algunos de ellos han colgado el cartel de 'completo' y, en su mayoría, han rozado el 85% y el 90% de ocupación. Para Daniel Muela, vicepresidente de  Asociación Riojana de Hoteles, está costando recuperar los niveles de ocupación de 2019. «Aun así, estamos muy contentos aunque  está costando que lleguen reservas para entre semana», asevera Muela, salvo para lunes y martes que muchos deciden pernoctar en Logroño después de asistir a las corridas de toros programadas para esos días. «Pero lo que más nos precupa son las  facturas de luz, agua y gas», recalca. Pese a ello, las reservas del próximo fin de semana no están yendo mal. «Septiembre siempre es un buen mes para el turismo logroñés, aunque no sean fiestas».

Catalanes y vascos, los que más nos visitan. No solo de logroñeses y logroñesas vive el turismo 'mateo' de este año.  Muchos son los visitantes de otras comunidades de España y de otros países que han decidido disfrutar las fiestas. Siguen siendo en su mayoría catalanes, vascos y madrileños. También peregrinos extranjeros que alargan su parada en la capital de la Rioja  para disfrutar de las fiestas de San Mateo.

Carmen y Julián son una pareja de Tarragona que asistía atónita al lanzamiento del cohete el pasado sábado. «No sabíamos dónde nos metíamos», bromeaban sentados en un banco de la plaza. Es la primera vez que viven los 'sanmateos' aunque ya conocían Logroño de otras visitas. «Nos quedamos hasta el  lunes  porque nos apetecía ver la ciudad en fiestas », afirma Carmen