scorecardresearch

Tranquilidad en vísperas de la gran cita

M. A. G-S.
-

Ledo, Javito, Emilio Lozano, Diego, Arnedo y Deiby, futbolistas riojanos de la SDL, comparten sus impresiones en vísperas de medirse a la UDL

Los seis riojanos de la SDL. De izquierda a derecha, Emilio Lozano, Diego Esteban, Álvaro Arnedo, Ledo, Deiby y Javito. - Foto: Ingrid

No sabemos qué pasará el sábado en Las Gaunas pero si los derbis se resolvieran por el número de 'oriundos' sobre el césped, la Sociedad Deportiva Logroñés golearía en el duelo de rivalidad regional. A la habitual presencia de Miguel Ledo, Emilio Lozano, JavitoPascual, tan riojano como navarro, y Diego Esteban, la entidad logroñesa ha sumado dos riojanos más: Álvaro Arnedo, ex de la UDL, y Deiby Ochoa, natural de Medellín pero asentado en Arnedo desde los dos años.

En vísperas del derbi y antes de completar su penúltima sesión de trabajo, nos transmiten sus sensaciones. Al contrario que la mayoría de sus aficionado, ninguno se siente «particularmente nervioso» porque asumen que es «un partido más» aunque con un contexto «emocional y motivacional» bien diferente al resto de encuentros.

Aunque el juego soporta al equipo, los resultados en las últimas jornadas, especialmente lejos de Las Gaunas, se han resentido. En la segunda vuelta, los de Raúl Llona solo han tropezado ante Racing de Ferrol (0-2) y  Badajoz(1-1), aunque ante los pacenses el conjunto logroñés compitió muy bien. Más allá de estos dos lunares, el resto han sido victorias ante Unionistas (1-0), Deportivo de laCoruña (1-0), Sanse (1-0)y Rayo Majadahonda (3-1).El 'triunfo' más holgado, tras el logrado ante los majariegos, se consiguió en el partido 'no disputado' ante el Extremadura (2-0). Fuera, más allá del éxito en Tudela, no se ha conseguido ganar a ningún rival pese a los empates logrados en Zamora (0-0) y León (2-2). El resto han sido derrotados, especialmente dolorosas las tres últimas cosechadas ante Valladolid B(2-0, en el peor partido de la temporada), Athletic B(1-0) y Talavera(el 1-0 quizás no ha alterado las pulsaciones de los futbolistas y del cuerpo técnico pero sí de los aficionados blanquirrojos).

Los seis duelos de rivalidad (cinco ligueros y uno copero) presentan una igualdad (dos victorias, dos empates y dos derrotas) que no corresponde a las fuerzas reales de los dos clubes, inclinadas a favor de la Unión Deportiva Logroñés que cuenta con más presupuesto, metas más altas y, por supuesto, mayor músculo social.

Pero el fútbol, como se demostró el pasado 10 de octubre, todo lo iguala y es imposible dilucidar quién llega mejor a la cita del sábado.

Curiosamente, el empate puede venir bien a los dos pero ninguno de los protagonistas riojanos de la SDL«lo firma». La ambición es máxima pese a que sí que los riojanos en blanco y rojo confiesan ciertas ganas por alcanzar ya el objetivo y dejar atrás una temporada de lo más exigente.

Todos confían en que este fin de semana cuadren las cuentas. La única forma de conseguirlo es ganando a la UDL y confiando en que el Real Unión puntúe ante el Talavera. Un empate conjugado con una derrota del Talavera haría que la permanencia fuese virtual. El resto de resultados no hacen sino aplazar un objetivo muy cercano pero que, jornada tras jornada, se aleja en el horizonte clasificatorio.

En cualquier caso, los seis están convencidos de que hay «atributos» futbolísticos para llegar a la meta. Para todos, menos para Álvaro Arnedo, es su primera temporada en el fútbol profesional, una experiencia que «vale la pena». Para que haya una segunda hay que cuadrar las cuentas frente a la Unión Deportiva Logroñés, una fecha señalada «en rojo» en un calendario al que cada vez le quedan menos hojas. Pero la del sábado vale por muchas.