scorecardresearch

Crece un 50% la hospitalización tras la Nochevieja

Bárbara Moreno
-

Un total de 91 riojanos están ingresados por covid, una cifra que está por encima de la del 4 de enero de 2021, en puertas de la que fue la tercera ola, la más virulenta de todas

Imagen de varios profesionales sanitarios atendiendo a un paciente en la UCI del Hospital San Pedro. - Foto: El Día

 

A pesar de las medidas restrictivas implementadas por las instituciones para frenar los posibles contagios de estos días de celebración de  final y entrada de año, los casos por covid no paran. Si bien la incidencia acumulada a los 14 días sí se ha frenado (de 2.904 el viernes a 2.777 de ayer). Aunque cabe esperar a los próximos días en los que se prevén aumentos por los contagios de final de año. De hecho aún no se ha llegado al pico de la sexta ola, y cabe sumar los contagios que habrá en próximas fechas teniendo en cuenta que aún quedan unos días de celebración con el día de Reyes. 

Lejos de precisar si esta variante ómicron es más o menos leve, lo importante es transmitir el mensaje de que «la gente no se relaje», explica el presidente del Comité Covid del Colegio de Médicos de La Rioja, Fernando Martínez de Soba, y se refiere también al alto número de bajas laborales que se están registrando. 

Los datos muestran que en estos cuatro días, desde el pasado 30 de diciembre a ayer mismo, el número de hospitalizados en planta ha crecido en un 50% al pasar de los 54 a los 80 de ayer. Mientras, en la UCI, donde se encuentran los pacientes críticos que requieren de respirador, el número ha crecido en uno en estos cuatro días. (Si bien, cabría sumar las bajas de la UCI por fallecimiento, pero es un dato que no facilitan desde el Gobierno de La Rioja). 

Lo que sí se ha publicado es que han fallecido seis personas en estos cuatro días, de ellas, dos mujeres de mediana edad, mientras que el resto son pacientes de edad avanzada. (No se dan datos sobre si los fallecidos estaban inmunizados o no).

Con estos datos encima de la mesa y en comparación con la misma fecha del año anterior, se puede decir que incluso ahora hay más hospitalizaciones que justo tras la Nochevieja pasada. Cuando se registraron 75, 59 en planta y 16 en UCI. Eso sí, el porcentaje de ingresados respecto al número de contagiados no era el mismo. Mientras ahora, con casi 5.700 casos activos el porcentaje de hospitalización el del 1,5%, hace un año era de casi el  9% (con 820 casos positivos). Y este 4 de enero de 2021 fue la antesala de lo que después se convirtiera en la ola de la pandemia más virulenta de todas en La Rioja, la tercera ola. 

Para Martínez Soba, quien hasta hace unos meses fuera el responsable de la UCI en La Rioja, «es muy importante dejar claro que sigue habiendo un riesgo importante de enfermar y es que la incidencia sigue siendo altísima», pero alerta de que la Atención Primaria y los servicios de Urgencias son los que peor parte se está llevando con problemas incluso de saturación. A lo que se suma, según el doctor, que hay cansancio y saturación física y psicológica entre los profesionales de la Atención Primaria.

 «Esto es muy importante, el que la variante sea menos virulenta no quiere decir que haya que relajarse. Y aunque la gravedad sea más leve, esto no quiere decir que se haya superado nada, hay que seguir insistiendo en las medidas de distanciamiento. Apelar a la responsabilidad individual y colectiva. Aún no hemos acabado, son periodos de celebraciones. Y el pico está por llegar».

La vacunación importa.

La  media de cobertura de la inmunización está por encima del 90%. «Pero hay que insistir en la necesidad de que todos los ciudadanos tienen que vacunarse y solicitar la dosis de recuerdo», incide Martínez Soba. De hecho, uno de los ejemplos claros de que la vacunación está haciendo su efecto es que en las residencias no ha fallecido ningún mayor en esta ola, de momento, aunque ya hay 141 casos contabilizados.   El beneficio de la vacuna es más significativo en los mayores de 70 años y en la población enferma, afirma el experto. 

El número de pacientes que están falleciendo en el hospital es inferior al de las olas anteriores. Pero los que ocupan las camas UCIson los pacientes que tienen más riesgo, y presentan un cuadro clínico con los mismos factores de riesgo que siempre, que son los que empeoraban el pronóstico de infección (con patologías crónicas, sobre todo cardiorespiratorias, obesas, fumadoras, las personas internadas en residencias de personas mayores, personas que trabajan en instituciones sociosanitarias). Pero ahora hay una salvedad,  «que se ha vacunado a un porcentaje significativo de la población». De hecho, hoy se considera como factor de riesgo una persona que no esté vacunada. Y, según asegura el doctor, generalmente las personas más jóvenes que entran en la UCI (en todos los hospitales) no están vacunadas. «El riesgo de ingresar en el hospital, en la UCI y de fallecer es significativamente menor en los que están vacunados. Y el que haya vacunados ingresados no le quita valor a la vacuna».

El virus sumergido.

Con los casos positivos casi descontrolados, desde el sistema sanitario son conscientes de que hay población que es positiva y no está diagnosticada, o incluso personas que siendo positivas guardan su cuarentena pero no lo notifican. Es lo que de nominan «el virus sumergido», por lo que los expertos insisten en que, «en realidad no sabemos cuántos contagios hay, por lo que no debemos relajarnos para nada». De hecho, los profesionales son conscientes de que, «la incidencia acumulada va a depender de la capacidad que tenga el sistema sanitario de detectar los positivos y de la responsabilidad de las personas de comunicar. Y si son positivas con sus test de antígenos en casa, que lo comuniquen al servicio riojano de salud, a través del teléfono o de la aplicación».