scorecardresearch

La crisis retrasa la organización de los eventos de Nochevieja

Ana Torrecillas
-

El sector del ocio nocturno afronta con «buenas expectativas pero con cautela» estas fiestas, pero aplaza la contratación de personal: «vamos día a día, por lo que pueda pasar»

La crisis retrasa la organización de los eventos de Nochevieja - Foto: Óscar Solorzano

Hace aproximadamente un año, la Sala Suite, una de las salas de fiestas más conocidas de la ciudad,  publicaba en redes sociales la cartelería en la que anunciaba el 'cotillón' de Nochevieja. Una tradicional fiesta que cada año congregaban a centenares de jóvenes con la que despedían la última noche del año. Sin embargo, la situación epidemiológica obligó al Gobierno regional al cierre de salas de ocio a pocos días de celebrar de la fiesta de Fin de Año y con todas las entradas vendidas. Las empresas tuvieron que reembolsar el importe abonado por los clientes y éstas recibieron una compensación a través de la ADER de 600.000 euros que cobraron a partir de marzo. Con la lección aprendida y después de dos años de cierres y restricciones, el sector del ocio nocturno 'sujeta' sus ganas a la hora de organizar las fiestas de Nochevieja. 

«Han sido dos años horribles, brutales", recuerda Antonio Cendra, presidente de la Asociación de Discotecas y Salas de Fiesta, «pero ahora estamos expectantes. Ha pasado lo peor de la pandemia, sí pero no sabemos qué más nos puede venir ante la incertidumbre que hay en el mundo. Pero sí, tenemos ganas de que celebrar la Nochevieja de una manera normal». Y es que la situación, lejos de estar 'normalizada', viene marcada por la subida de alimentos y energéticos. «Ha subido el azúcar con lo que sube el precio de los refrescos, la luz, el gas… Estamos al límite».

poca gente y poco consumo. El sector del ocio nocturno afronta con buenas expectativas las próximas fiestas aunque reconoce el bajón de afluencia que acumulan los locales durante los fines de semana. «Tan solo los sábados el ambiente es 'prepandemia', pero los jueves están aguantando, pero los viernes Logroño está muerto». Y esto supone entre un 20 y un 40% menos de clientes, depende la semana. Y todo esto afecta a la contratación de personal. «También vamos a esperar», asegura Cendra, «vamos día a día, no nos podemos plantear otra cosa». 

Víctor Riera, gerente de Sala Suite y de otros muchos locales de ocio nocturno de la capital riojana, afirma que «estamos 'cocinando' todo lo referente a la Nochevieja, porque queremos volver a los cotillones de todos los años».