scorecardresearch

Un salto de calidad

M. A. G-S.
-

El Grupo Este presenta equipos históricos y nuevos ricos con mucha ambición y poco crédito futbolístico

UDL y Castellón volverán a enfrentarse. En la imagen, Zabaco no llega al balón en la final por el ascenso entre albinegros y blanquirrojos. - Foto: Álvaro Cabrera

La distribución de los grupos fue tan ajustada que todavía no sabemos si la división entre Este y Oeste será definitiva. De hecho, el Sanse no pudo votar, circunstancia que quizás altere la composición final de unos grupos que se aprobaron con 20 votos a favor y 19 en contra.  

También falta por resolverse si algunos de los 17 clubes denunciados por impago (ninguno riojano) cumplen antes del 30 de junio con sus jugadores.

Pero más allá de estas disquisiciones administrativas, Unión Deportiva Logroñés, Calahorra ySociedad Deportiva Logroñés se enfrentan a una temporada cargada de retos, deportivos y sociales. 

En su segunda temporada de existencia, los cuarenta pasajeros de la Primera RFEFacumulan un centenar de temporadas en la elite. De ellos, el caso del Dépor con 41 cursos en Primera es paradigmático.

Los equipos riojanos se separan de los coruñeses pero no falta  historia futbolística en los clubes del Grupo Este. El Murcia ha estado en 18 ocasiones aunque la última se remonta a la 2008-09.  El Castellón, que también está en la historia de la UDL, suma once campañas en la elite aunque desde hace tres décadas no saben lo que es la Primera división (1990-91). En una situación similar se encuentra el Sabadell, que como los orelluts convivió en Segunda con los blanquirrojos en la cercana 20-21. Los arlequinados disputaron su decimocuarto y último curso en Primera a finales de los ochenta. El Alcoyano ha jugado también cuatro años en Primera, categoría que abandonó en los cincuenta y que no ha vuelto a visitar.

A estos cuatro históricos hay que sumar el potencial de al menos dos de los cuatros filiales que compartirán grupo con los riojanos. El Sanse acaba de bajar de Segunda aunque aún es pronto para calibrar el volumen nivel de su plantilla. Otro tanto se puede decir del Barça B. El pasado año, Deportivo, Castilla y el filial blaugrana tenían las plantillas más valoradas y esta campaña la historia se repetirá. El Athletic B, que el pasado año luchó por la permanencia, es una incógnita como también lo es Osasuna B, recién ascendido.

El Grupo Este incluye también al Cornellà, un nuevo clásico de la Segunda B que ha peleado por el ascenso (el Castellón le apartó de la Liga SmartBank en la 19-20) y el Atlético Baleares, eterno aspirante al ascenso. Por fas o nefas, los balearicos nunca consiguen su objetivo.

Los riojanos también se reencuentran con el Amorebieta, recién descendido y que, con permiso del Real Unión, reclutará a los mejores vascos que no tienen cabida en el fútbol profesional. Eso debería bastar para aspirar a las primeras plazas.

El grupo se completa con tres recién llegados que asustan por su cartera y por sus intenciones. Intercity, Eldense y La Nucía, por este orden, no esconden sus ambiciosos planes. Su objetivo es llegar al fútbol profesional y dispondrán de recursos ilimitados. Su crédito futbolístico no es tan boyante aunque el Intercity ha progresado en un lustro desde Regional a Preferente. A diferencia del Alcoyano no tienen masa social pero les sobra capital. De hecho, a diferencia del resto de clubes, podrán decidir a quién fichar y cuándo. En Primera o Primera RFEF, lo que tienes en el banco no siempre vale en el campo.

Deportivamente la categoría gana en calidad, con dos grupos parejos y competitivos. Eso sí, la inclusión de los riojanos en el Grupo Este  penalizará a las taquillas de los tres clubes. Los alicantinos no mueven muchos aficionados y será difícil que los pimentoneros hagan 1.500 km. para ver a su equipo en LaRioja. El Barça quizás sí que arrastre aficionados pero difícilmente lo harán el Cornellà y el Atlético Balares. Nàstic y Castellón sí tienen aficiones fieles pero el calendario condicionará estas taquillas.

Será difícil que, más allá de la visita aSoria, Navarra y País Vasco, los aficionados riojanos apoyen a sus equipos en Cataluña,Levante o Murcia.