scorecardresearch

Encontrar trabajo con FP Básica es fácil y frena la superior

Feli Agustín
-

Seis de cada 10 de los que han cursado FPBásica accede a un nivel superior, cifras que caen conforme se eleva el grado por la mayor facilidad para encontrar empleo

Alumnos de Formación Profesional del Batalla de Clavijo, en una foto de archivo. - Foto: Ingrid

No llega a la mitad, en concreto el 47,3% de los alumnos y alumnas que se graduaron en un ciclo de Formación Profesional de grado medio en el curso 2019-2020, se matricularon en un ciclo de grado superior el curso siguiente. 

Así lo recogen en la Estadística de Seguimiento Educativo Posterior de los Graduados en Formación Profesional, publicada hace unos días por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, con datos de las comunidades autónomas.

Estas cifras varían según el grado de FPcursado y desciende de menor titulación a más alta. Así, el 65,3% de los graduados en FP Básica en 2017-2018 accedió en los tres años siguientes a un ciclo formativo de grado medio, cifra algo superior para las mujeres (66,4%) que para los hombres (64,8%). 

Mientras, el 26% de los graduados en FP superior ese mismo año cursaron educación universitaria en los tres años siguientes, siendo este porcentaje 8,9 puntos porcentuales superior para las mujeres (30,5%) que para los hombres (21,6%). 

Las tendencias son similares en el caso de La Rioja y en el caso de FPBásica fueron el 65,3%, del 47,4% en grado medio, y de un 19,7% en grado superior.  «La estadística refleja la realidad que vemos en el día a día», confirma Félix Alonso, director general de FPIntegrada, que extrae dos conclusiones de la publicación del Ministerio:a medida que suben los niveles de estudio, el porcentaje de alumnos que se mantiene en las aulas desciende; y cuanto más baja es la edad, mayores son las posibilidades de seguir en el sistema educativo.

En el caso de la FPBásica, el 63% de los chavales riojanos acceden a grado medio, algo inferior a la media, aunque alejados del 74% de Navarra. El director general de FPIntegrada, Félix Alonso, señala que, al ser la titulación más baja, «lo normal es que sigan estudiando» y lo importante, destaca, es que «no se encuentran un tapón» que les impida proseguir su carrera formativa. 

En este ámbito, resalta que la estadística no refleja la tasa de graduados, un objetivo que es «mejorable», afirma el director general,  que muestra su preocupación por un nutrido grupo de alumnos «que no titula», aspecto donde entiende que se debe hacer hincapié.

En grado medio, cerca de la mitad  de los alumnos riojanos -el 47,4%- acede al superior, en una cifra igual que la media, y en términos similares a Aragón, Navarra o País Vasco,  una tasa que Alonso atribuye a dos factores:la alta empleabilidad u otra circunstancia no tan positiva y de la que, relata, varias comunidades ya han alertado al Ministerio, la imposibilidad de acceso a estudios superiores.

«Se encuentran con un tapón para continuar la formación en la misma familia profesional», afirma el responsable de la FPriojana, que explica que para los estudiantes de grado medio se reservan un 30% de las plazas del superior, porque el 60% es para el alumnado que ha cursado Bachillerato y el 10% para quienes provienen de otros, como prueba de acceso o estudios universitarios.

«Solo se encuentran con un 30% de plazas», reitera Alonso, que añade que en algunas familias profesionales no son suficientes, por lo que ya han solicitado al Ministerio que modifique dichos porcentajes a la vista de que «hay alumnos que se encuentran con esa traba», aunque, explica, si quedan libres plazas que no han ocupado los de Bachillerato, se redistribuyen. No obstante, reconoce que se producen listas de espera en las familias profesionales más demandadas, como las industriales o informática.

empleabilidad. Reconoce que los graduados de esta comunidad en FPde grado superior que luego inician estudios universitarios se encuentran «un poquito» por debajo de la media; en concreto, los riojanos que permanecen en las aulas manifiestan unos registros  ligeramente inferiores al 20%, frente al 26% del país, y muy por debajo del 35,9%  de Cataluña, aunque por encima del 17,7% del País Vasco. «Seguramente tiene que ver con la empleabilidad de los estudios superiores», estima Alonso, que argumenta que si los alumnos encuentran empleo hay menos alicientes para seguir estudiando. Asienta su reflexión en el hecho de que gran parte de los graduados, atendiendo al tejido productivo regional, pertenece a las familias profesionales industriales, ramas que generan «muchos» puestos de trabajo. «No tenemos familias con bajo empleo», afirma, para concretar que algunas de las que  las que ofrecen menos salidas laborales a nivel nacional, según recoge el mismo estudio, como Actividades Físicas y Deportivas, apenas se encuentran representados en el sistema educativo regional. 

El camino a la FP Dual. El informe elaborado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional recoge también datos de los estudiantes de FP Dual que continúan con su proceso formativo, que en nuestro país se eleva a un 57,5% entre los que han cursado nivel medio, y del 23% entre los del superior en una estadística que no hace referencia a La Rioja.

El director general de FPIntegrada reflexiona que esta circunstancia debe ser consecuencia de la baja significación que, a nivel global, ofrecen los datos de esta región, aunque asegura que los porcentajes de los alumnos riojanos son similares a la media del país, y destaca «que casi toda la formación dual en esta comunidad es de grado superior», algo similar a lo que sucede en el conjunto nacional.

Informa de que el porcentaje de matriculados de grado de medio de FPDual que sigue estudiando es mayor que en la ordinaria [57,5% frente al 47,3%], mientras que en grado superior «ocurre lo contrario» y desciende el número de estudiantes que continúa en periodo de  [26% frente al 23,5%].

Entiende que es el resultado de la concepción del propio sistema porque las especialidades que es imparten en FPDual son «de alta empleabilidad», como informáticas y de contenido industrial. «Normalmente, esos alumnos suelen quedarse en las empresas donde han estado realizado las prácticas», afirma Alonso, que argumenta que, usualmente, «quien accede a grado medio tiene la intención de seguir continuando los estudios».

La principal novedad que presenta esta formación el curso que viene en La Rioja hace referencia  a la admisión, que se va a guiar por los mismos criterios que los ciclos ordinarios, esto es, la nota media y el orden de preferencia. Desaparece así la entrevista de selección de alumnado que se ha realizado hasta este año académico. «Estamos encaminando los pasos hacia la dualidad que impone la nueva ley de FPDual», afirma Félix Alonso.