scorecardresearch

Un mercado disparado

M. A. G-S.
-

Eduardo Arévalo, director deportivo del Calahorra, Miguel Chocarro, su homólogo en la SDL, y Juanjo Guerreros, vicepresidente de la UDL, analizan las dinámicas de fichajes de esta Primera RFEF

Imagen del encuentro entre UDL y Sabadell disputado en la 2020-21. Logroñeses y vallesanos se reencontrarán este año en el Grupo 2. - Foto: Antonio Corral

Si hacer la cesta de la compra con 50 euros es misión imposible, fichar este verano en Primera RFEF es igual de difícil salvo que seas el director deportivo del Eldense o Intercity. La novísima categoría vuelve a los tiempos de la vieja Segunda Ben la que un escogido grupo de equipos ofrecía (verbo que no siempre es sinónimo de pagar) sueldos por encima de mercado. Esta dinámica derivó en salarios más propios de Segunda, denuncias ante la AFE y más de un club descendido por impago.

Aunque estas dos últimas situaciones ya se están viviendo, aún no sabemos si derivará en descensos administrativos. Los grupos se conocen ya pero esta semana se sabrá si los cuarenta clubes están al día con sus pagos. Los anticipos de tesorería puestos a disposición por la RFEF (400.000 euros a tipo de interés cero) solo están disponibles para aquellos clubes que no tengan deuda con ninguna administración.  

Con la criba realizada la pasada temporada en la que la categoría ha quedado reducida a cuarenta equipos, las prisas por llegar al fútbol profesional se han disparado. Tras la primera criba, la gran mayoría de 'clásicos' del fútbol nacional están ya en 1ª, 2ª o Primera RFEF. Hércules y Recre son las únicas excepciones.

Y con el regreso de los grandes entre los modestos y el ascenso 'imparable' de los nuevos ricos, los fichajes de jugadores con seis cifras se han disparado. El primero  de esta categoría fue Rubén Mesa (Numancia). El penúltimo, Ion Etxaniz (Intercity). Pero habrá muchos más.

Con estas cifras, solo queda esperar. Aunque los representantes riojanos en la categoría se mueven. Dentro de sus posibilidades, eso sí.

Eduardo Arévalo, director deportivo del Calahorra, se muestra tranquilo porque el mercado de los jugadores a «100.000, 120.000 y 200.000 no es el nuestro». «Son jugadores inalcanzables para nosotros», reconoce sin acritud. «Personalmente no me llevo las manos a la cabeza porque, en cierto modo, siempre ha sido así. La diferencia con otros años es que siempre se ha hablado de cinco o seis equipos hechos para ascender y ahora llegan recién ascendidos como Eldense, La Nucía o Intercity que van a tener más presupuesto», agrega.

En este contexto, el Calahorra tiene claro dónde moverse: «Queremos jugadores con hambre, que se revaloricen. Vamos a explorar la vía de la Segunda RFEF. Es la categoría en la que podemos fichar. Con lo que se está pagando, no podemos acceder a sueldos de jugadores de Primera RFEF». 

Miguel Chocarro, su homólogo en la SDL, comparte su discurso:«Para mí el mercado ha estado así ahora y siempre». «La diferencia en esta ocasión es que quizás nadie conoce al Intercity», añade pero la «Segunda B, para mí, siempre ha estado así. Se llevan años pagando cantidades estratosféricas».

«Más que disparada de precios, está parada», bromea. «¿Cuánto pagaba el año pasado el Extremadura?», recuerda.«Los jugadores saben que los equipos bajan de Segunda y que lo hacen con dinero, de ahí esta dinámica de precios», relativiza.

En esta situación, los blanquirrojos volverán a buscar el milagro de la salvación. «Estamos muy tranquilos», incide, «porque necesitamos jugadores con hambre que quieran venir a la Sociedad Deportiva Logroñés».

En la segunda temporada del club en la categoría, «la línea de trabajo no cambia». «Todo el mundo está esperando a los grandes» y, mientras el resto de directores deportivos esperan, tanto Calahorra como SDLvan cerrando cositas. 

La UniónDeportiva Logroñés es el tercer representante riojano en Primera RFEF. Por ambición, presupuesto y masa social, la entidad blanquirroja se mueve en otro mercado. Pese a que sus apreturas económicas son menores, en el club reconocen abiertamente que el mercado está muy inflado. La entidad que preside Félix Revuelta, por ahora, no puede competir con los actuales precios. Además, llega a las primeras semanas de mercado sin un agente claro para realizar las operaciones.

En su décima temporada en la entidad, Juanjo Guerreros asume que el «mercado está como está». El club todavía no ha realizado ninguna operación de calado (o no ha trascendido) aunque sí que el vicepresidente es consciente de las cifras en las que se están moviendo las primeras operaciones.

«El mercado ya picó alto el pasado año y sigue picando cada vez más alto. En algún momento, explotará», vaticina. En su opinión, la situación actual se parece a la burbuja «que hubo a principios de los años 2000, aunque ha habido otras».

Experto en cifras, asume que «los salarios no son acordes con los ingresos de la categoría» y entiende que el primer culpable de esta situación «somos los clubes». Eso sí, la Federación Española de Fútbol también tiene su cuota de responsabilidad «por dejación». «Creo que tendría que poner coto a este desmán», agrega.

«Parece que los salarios están garantizados pero hemos visto lo que ha pasado con el Extremadura y lo que casi pasa con el Tudelano», se despide el vicepresidente blanquirrojo que asume que en estas cantidades es muy difícil competir en igualdad de condiciones.