scorecardresearch

La visita al muelle de Barcelona convence del puerto seco

Feli Agustín
-

El conocimiento por parte de las empresas de la logística con la que se operará eleva sus posibilidades de convertirse en un aliado estratégico de las compañías

Visita de empresarios riojanos a los muelles de carga del puerto de Barcelona. - Foto: Óscar Solorzano

No se puede negar que, al menos a priori, el primer puerto seco de La Rioja había despertado gran interés entre las empresas de esta comunidad y del entorno más inmediato y unos 70 representantes de los departamentos de logística, comercio internacional o compras de firmas como Bosonit, Cidacos, Crown, Grafometal, IAC, Eurochamp, Garnica Plywood, Palacios, Ramondín o Würth se desplazaron ayer a Barcelona para visitar el puerto y,  específicamente la terminal Hutchison Port BEST. Este muelle conectará por tren en una semanas con el primer Centro Logístico Intermodal de La Rioja (CLIR), que está poniendo en marcha en El Sequero. Transportes Royo 

 Fueron los responsables de la entidad portuaria, con su director general a la cabeza, José Alberto Carbonell,  quienes actuaron de cicerones para la delegación riojana, que recorrió la terminal de Hutchison Port Best, donde han de llegar los productos y mercancías que importen y exporten las empresas riojanas, que luego por tren han de llegar o partir del CLIR.

Y la visita no defraudó las expectativas de los directivos de las empresas que, de forma coincidente, manifestaron una opinión favorable, aunque, de momento, se mantienen cautos respecto a la posibilidad de comenzar a operar desde la nueva infraestructura. 

Andoni Hernández, responsable de Logística de Garnica Plywood, empresa que ya utiliza el transporte intermodal  con Europa y realiza alguna de sus exportaciones desde puerto, principalmente Valencia, considera que, a la hora de afrontar el comercio exterior, «puede ser interesante» tener cerca el puerto seco.

 «Habrá que hablar con Royo, analizar la operativa y, tal vez, hacer alguna prueba», señaló. Su homólogo de Palacios Alimentación, Sergio Sotomayor, coincidió en calificar la experiencia como «interesante», porque permitió el conocimiento in situ de otros medios de transporte más sostenible. Al respecto, el responsable de la empresa, que ya utiliza la vía marítima desde Valencia, avanza que estudiarán»oportunidades de colaboración» para las exportaciones hacia América y Asia.

La responsable de exportación de Cidacos, Anabel Roca, se expresó en los mismos términos y valoró la oportunidad poco habitual de conocer un puerto desde dentro, un aspecto que considera «imprescindible» para quienes se dedican al comercio exterior.

Roca, que señaló que el transporte marítimo es «fundamental» en su actividad, indicó que su empresa trabaja desde varios puertos y considera «una buena oportunidad» para su compañía y otras de La Rioja «tener cada vez más próximas» a sus instalaciones infraestructuras de estas características.

Abel Royo, principal impulsor del centro logístico, mostró su satisfacción por la nutrida respuesta a su invitación. «Estoy muy contento e ilusionado porque está teniendo muy buena aceptación», afirmó, aunque reconoció que no ha cerrado aún el compromiso con ninguna compañía. «Creo que vamos a dar un buen servicio para todo el tejido empresarial riojano», razonó, al tiempo que destacó el interés que están demostrando las empresas «punteras», con el foco puesto en la alimentación, como champiñón o conservas. 

La misma confianza en la materialización del puerto seco manifestó el secretario general de la FER, Eduardo Fernández, que calificó de «excelente noticia» la puesta en marcha del centro logístico intermodal, que considera que favorecerá la competitividad de la industria regional.

Esta nueva infraestructura, que pone en marcha Transportes Royo en las antiguas instalaciones de Altadis en El Sequero, que ya contaba con vía propia de ferrocarril, aspira a convertirse en la estación intermodal de referencia del norte de España, una vez que la declaración de Proyecto de Interés Estratégico Regional (PIER), ha abierto la puerta a una inversión del Gobierno de La Rioja, de 3,65 millones, para, entre otros beneficios, construir una segunda vía y ganar 12.000 metros como depósito de contenedores.

Optimistas. De hecho el compromiso del Gobierno de La Rioja en esta dotación, de carácter público-privada, fue ayer patente con el desplazamiento hasta el puerto de Barcelona de los consejeros de Hacienda, Celso González, y Desarrollo Autonómico, José Ángel Lacalzada, además el director gerente de ADER, Luis Alonso, en una visita que organizó la Federación de Empresas de La Rioja (FER), con el patrocinio del Operador Logístico Royo.

El responsable de las arcas públicas destacó la importancia de este proyecto estratégico con la vista puesta en el futuro, e hizo hincapié en el ahorro de C02, que supone el uso del tren de cara al cumplimiento del pacto verde. «Contemplo el futuro con optimismo y confianza», afirmó González, que señaló que la complicidad del Gobierno hará del CLIR una infraestructura «plenamente operativa y competitiva».

En parecidos términos se expresó Lacalzada, que señaló la importancia de las infraestructuras logísticas y, en particular el CLIR,  «para la internacionalización de las empresas riojanas y, en definitiva, para impulsar su competitividad».

Precisamente, con la suma aportada por la administración regional, la cuantía total empleada para la puesta en marcha del centro será de 15,1 millones de euros -de los que 11,5 saldrán de los bolsillos de la empresa- con la perspectiva de llegar a operar 14 trenes semanales, que transporten 800 contenedores y un resultado de 1.600 operaciones.

De momento, será un tren semanal al puerto de la ciudad condal el que arranque, operado por Sinergy, que también gestiona los puertos secos de Noain, Miranda y Villafría, en Burgos, ubicaciones que les permitirán realizarán sinergias con el Agoncillo.

impulso. Esta infraestructura, con la que el Gobierno de La Rioja espera impulsar la industria regional y apuntalar la prosperidad a largo plazo en la región, pretende dar servicio a empresas de esta tierra y de comunidades vecinas, transportando productos y mercancía no solo y desde Barcelona, sino que aspira contar con las mismas posibilidades de comunicación con el puerto de Bilbao, con el que se encuentran en negociaciones.

Al primer tren a Barcelona, que comenzará a funcionar en «unas semanas», el director general de la empresa logística espera que se vayan sumando otros convoyes, para llegar a «entre tres o cuatro» trenes semanales antes de fin de año.

El CLIR, que dispone de una superficie de 215.000 metros cuadrados, de los que 65.000 están ocupados por naves,  lo que les permite almacenar 100.000 palés, espera también convertirse en depósito aduanero, lo que ofrecerá a las empresas la posibilidad de no pagar impuestos hasta el momento en el que den salida a sus mercancías. Además, se establecerá como punto de inspección sanitaria de carga, lo que ofrecerá una trazabilidad completa a los productos.

Respecto al empleo, el director general de Royo, que acompañó a la presidenta del Gobierno, Concha Andreu, cuando el lunes oficializó la entrada del Gobierno en el proyecto, se mostró satisfecho de cómo se van desarrollando los acontecimientos, pues con una previsión de crear 15 nuevos puestos de trabajo, ya se ha contratado a nueve personas, «y todavía no hemos empezado». Con esta operación, las instalaciones ferroviarias de Royo pasan a ser infraestructuras públicas operadas por una empresa privad durante 30 años, «lo que garantiza su viabilidad y competitividad a largo plazo».

Bodegas. De las casi 70 empresas que respondieron a la invitación de Transportes Royo, solo cuatro eran bodegas. «Esperamos tejer estrategías que nos permitan conectar con ellas», anhela su director general, que  razona que la ausencia de este importante sector obedece a su costumbre de realizar operaciones desde el puerto de Bilbao. «Tenemos que demostrarles que lo tienen que hacer por Barcelona, porque a la larga les va a salir mucho más económico y en menos tiempo», reflexionaba Abel Royo. Bodegas Sonsierra, de San Vicente, era una de las presentes, y Arancha Gastón, representante de su área internacional, coincidió con sus compañeros de otro sectores en el interés que le había despertado la visita y, respecto al proyecto, destaca que le parece una buena herramienta para aprovechar recursos y reducir costes. La responsable de bodegas Sonsierra, que exporta desde Barcelona, Bilbao y Valencia, manifestó su intención de visitar las instalaciones «y si nos pone buenas condiciones, podría ser muy interesante; yo creo que para La Rioja puede ser muy importante», razona. Gastón también mostró su incomprensión por la escasa presencia de bodegas, y estima que para disfrutar del éxito habría que realizar una convocatoria específica para un sector de tal dimensión y valor estratégico para La Rioja.

41% de las riojanas. El puerto de Barcelona es el mayor del país por facturación y volumen, con área de influencia  el sur y centro de Europa, norte de África y es la puerta europea a Extremo Oriente e Iberoamérica. El  uso que de él hacen las empresas riojanas no es baladí y de los 875 millones que facturaron en transporte marítimo el año pasado, el 41% se realizó desde sus terminales. Un puerto diversificado, lo mismo opera buques de carga que cruceros; de hecho es el primero en Europa para este tipo de embarcaciones turísticas y el cuarto del mundo. Su director, José Alberto Carbonell, destacó la «eficiencia de los operadores», que trabajan en un núcleo portuario que se convive con la ciudad. De hecho, la terminal de Hutchison,  la que operará con el CLIR de Royo, se ha levantado ganando terreno al mar. Estrenada hace diez años con cuatro bloques, [donde se cargan y descargan contenedores], poseen 27, con la ampliación prevista a 34 en dos años. En otras terminales del puerto se pueden contemplar miles de contenedores, incluidos los reffers, frigoríficos que, según explicaron, se usan incluso para exportar determinado tipo de calzado. Lo que es difícil es ver a alguien, ni siquiera a los estibadores que, con el funcionamiento semiautomático de las grúas, realizan su función detrás de una pantalla, en un edificio de cristales tintados.