scorecardresearch

Italia continúa instalada en el bloqueo político

Europa Press
-

La sexta votación para elegir al jefe de la 'Repubblica' fracasa y Mattarella vuelve a ser el candidato más destacado

Vista general de la Cámara de los Diputados en Italia - Foto: ROBERTO MONALDO / POOL

La votación para elegir al presidente de Italia se ha saldado una vez más sin un ganador ante la falta de acuerdo entre las principales formaciones políticas del país sobre un nombre que satisfaga a todas las bancadas, aunque con el presidente saliente, Sergio Mattarella, como la opción más votada.

Con esta son ya seis las sesiones celebradas en la Cámara de Diputados, todas ellas saldadas sin acuerdo pero que en esta ocasión se ha saldado con 336 votos para un Mattarella que se ha adelantado a la presidenta del Senado, Elisabetta Casellati, propuesta del centro-derecha que en la quinta ronda obtuvo 383 apoyos y ahora tan solo ha logrado cuatro.

Así pues, y pese al paso adelante de Mattarella, su candidatura ha obtenido menos votos que la abstención -445- y, por tanto, no se ha alcanzado el quórum de la asamblea, fijado en esta ocasión en 505 apoyos. Por lo tanto, la Cámara de Diputados volverá a reunirse este sábado a las 9.30 horas para llevar a cabo una séptima reunión.

Tras el presidente saliente, la opción más apoyada ha sido la del el juez Nino Di Matteo, que ha obtenido 41; el senador Pier Ferdinando Casini, con nueve; el exsenador y exdiputado Luigi Manconi, con ocho, o el primer ministro, Mario Draghi, con cinco apoyos, según recoge La Reppublica.

La designación del nuevo presidente depende de 1.009 personas -321 senadores, 630 diputados y 58 delegados regionales-. Para ser elegido en alguna de las tres primeras votaciones -la última la del miércoles-, el candidato debe obtener al menos dos tercios de los votos (673), mientras que a partir de la cuarta el umbral pasa a la mayoría absoluta (505).

La renuncia de Mattarella a un segundo mandato, en un cargo más simbólico que político pero que puede marcar el devenir del país en momentos de crisis, ha abierto el abanico de opciones sin que haya un aspirante claro.