Negro panorama, noche en blanco

B. Moreno
-

Trabajadores de discotecas y salas de fiestas pasan la noche encerrados en sus establecimientos para reivindicar al Gobierno central ayudas, que no se les discrimine con respecto a otros sectores y que se amplíen los ERTE

Empresarios y trabajadores de locales de ocio nocturno, poco antes de encerrarse en sus locales como gesto de protesta. - Foto: Clara Larrea


Los trabajadores y dueños de tres discotecas de Logroño, Concept, Macao y La Bella Época, han pasado esta noche en sus locales para reivindicar al Estado ayudas, que no les discriminen y les amplíen los ERTE. 
Antonio Cendra, dueño de la sala Macao, y miembro de la junta directiva de España de Noche y de la Asociación Riojana de Salas de Fiestas y Discotecas, leyó un manifiesto en el que indicaron que durante seis meses sin apenas actividad y con la imposición del cierre de las empresas de ocio y espectáculos como consecuencia de las decisiones de la Comisión Interterritorial de Sanidad, de la que forman parte el Gobierno de España, la Asociación Riojana de Salas de Fiestas y Discotecas junto con España de Noche y #somosocionocturno, «nos vemos en la necesidad de convocar un nuevo acto de protesta como acto que permita visibilizar la situación desesperada que viven las empresas del sector y sus trabajadores». 
También denunció «la negligencia, las injusticias y la arbitrariedad de las actuaciones de la administración, que están llevando al abismo a uno de los sectores emblemáticos de nuestra actividad turística y seña de identidad de nuestra marca país».
Ayer fue la primera noche de encierro, pero desde el sector indicaron que es el pistoletazo de salida «de toda una serie de actos reivindicativos y calendario de protestas por todo el territorio nacional, y a los que emplazamos a sumarse al conjunto de empresas recreativas, de ocio y de espectáculos en cada comunidad autónoma».
Para el sector, los gobiernos y ayuntamientos han tomado «unas decisiones que han convertido a los locales de ocio en la cabeza de turco de una crisis sanitaria gravísima y con dramaticas implicaciones económicas, frente a las que no ha habido capacidad de actuación por parte de las administraciones. Y nos han utilizado como cortina de humo para distraer la atención de medios de comunicación y opinión pública». 
En La Rioja, según los cálculos de Cendra, unas 6.000 familias pueden estar viviendo del ocio de noche. Y son conscientes de que si no  reciben ayudas como en la reducción fiscal, ayudas directas para pagar alquileres o ERTE para los trabajadores, «muchas empresas tendrán que echar el cierre». 
En España un 25% de este tipo de locales ya han echado el cierre para siempre.  «El Gobierno de España nos ha abandonado a su suerte y el sector ve limitada y prohibida su actividad, sin recibir noticias de un plan de choque que evite que antes del 31 de diciembre desaparezcan más de la mitad de todas las empresas del sector y miles de trabajadores».