scorecardresearch

Premiado el protocolo riojano contra la violencia de género

Europa Press
-

La Agencia Española de Protección de Datos ha otorgado a la Dirección General de Justicia e Interior el III Premio a las Buenas Prácticas en la Protección a las Supervivientes de Violencia de Género

El 016 es el número de teléfono de atención a víctimas de violencia de género. - Foto: Óscar Solorzano

La Agencia Española de Protección de Datos ha otorgado a la Dirección General de Justicia e Interior el III Premio a las Buenas Prácticas en la Protección a las Supervivientes de Violencia de Género. El director general de Justicia e Interior, Jorge Medel, en representación de la Consejería de Servicios Sociales y Gobernanza Pública del Ejecutivo regional, ha recibido este viernes el reconocimiento en Madrid coincidiendo con la celebración del Día de la Protección de Datos de Europa.

En este sentido, el director general de Justicia e Interior ha valorado este premio que valora el trabajo que el del Gobierno de La Rioja está realizando contra la violencia machista "y premia la originalidad, creatividad, innovación y el impacto social en relación con la protección de datos y garantía de los derechos y libertades de las personas".

Jorge Medel ha recordado que nos encontramos en la era digital donde tener presencia en las redes sociales se ha convertido en una prioridad. De hecho, "toda nuestra vida depende, de una u otra manera, de las nuevas tecnologías, pero no somos conscientes de la exposición pública de nuestra vida privada y la falta de control que llegamos a tener sobre ella. Exponemos nuestra vida personal en las redes sociales, no cuidamos nuestra intimidad ni tomamos las medidas de seguridad básica para evitar posibles casos de acoso, extorsión e incluso suplantaciones de identidad".

Sin embargo, y debido al alcance, difusión y masificación que permite internet y los dispositivos móviles, "cada vez es más común que el agresor haga daño a la autoestima y dignidad de la víctima haciendo un mal uso de las nuevas tecnologías lo que se traduce en nuevas conductas delictivas como el stalking, sexting, grooming y demás formas de ciberacoso cada vez más frecuentes". Para luchar contra este fenómeno, desde el la Consejería de Servicios Sociales del Gobierno de La Rioja, se ha elaborado el protocolo premiado por la Agencia Española de Protección de Datos.

 

320 ACTUACIONES. Durante 2021, la Oficina de Asistencia a la Víctima de La Rioja, dependiente del Gobierno de La Rioja, ha llevado actuaciones con 320 víctimas violencia de género digital en La Rioja. Además, el protocolo, elaborado con la colaboración de la Asociación Stop a la Violencia de Género digital, está diseñado para poder ser aplicado por todos los servicios de atención a mujeres de La Rioja y, de manera específica, a los colectivos dependientes de la Consejería de Servicios Sociales y Gobernanza Pública del Gobierno de La Rioja.

En su primera fase ha permitido impartir 88 horas de formación a profesionales de la Oficina de Asistencia a la Víctima por Delito, Abogados del Turno de Violencia de Género, Policías Locales y demás profesionales de Justicia e Interior. También se han elaborado cuatro guías sobre: tipos de violencia digital; violencia en redes sociales; Guía para mujeres: ¿Cómo evitar ser víctima de violencia de género? y Guía para niños y adolescentes ¿Cómo protegernos de los peligros de Internet?.

A partir de este año 2022, ha avanzado Medel, se va a avanzar en el desarrollo del protocolo para mejorar la intervención con mujeres víctimas de violencia de género digital. De esta forma, desde la Oficina de Asistencia a la Víctima de La Rioja, cada una de las áreas de intervención están dirigidas por profesionales previamente especializados y formados en intervenciones ante casos de violencia de género digital. Las intervenciones son multidisplinares y abarcan conocimientos de áreas sociales, psicológicas, jurídicas y técnicas según las necesidades de cada mujer.

 

PILARES DEL PROTOCOLO. El protocolo premiado cuenta con cuatro pilares fundamentales: detección, identificación, prevención y educación. En la primera fase, la mujer está siendo víctima de violencia de género digital y busca ayuda e información porque en numerosas ocasiones incluso desconoce los medios o dispositivos por los que está siendo ciber acosada. De hecho, la mujer puede desconocer los métodos que utiliza un ciberacosador para cumplir su objetivo.

"Una vez que la víctima decide buscar ayuda, la Consejería de Servicios Sociales y Gobernanza Pública del Gobierno de La Rioja, pone a su disposición el Centro Asesor de la Mujer y la Oficina de Asistencia a la Víctimas del Delito".

En la segunda fase, en la de identificación, el perito informático especializado en violencia de género digital es el encargado de la extracción, análisis y comprobación de las evidencias digitales. Pero, además, este profesional redacta el informe pericial que será adjuntado a la denuncia de violencia de género como prueba del acoso al que está siendo sometida la víctima.

"Una vez detectado el caso, identificado y analizado las evidencias, así como el informe pericial, es el momento de proveer a la víctima de las herramientas de prevención necesarias para evitar futuros ataques de su agresor, es la denominada fase de prevención y protección", apunta Medel.

Y, por último, la cuarta fase, "pondrá el foco en la educación porque es la mejor arma para prevenir episodios de violencia de género digital ya que muchas víctimas no son conscientes de los que peligros con los que se pueden encontrar en internet". En este sentido se trabaja con ellas sobre la importancia de contar con contraseñas seguras; de configurar medidas de seguridad en sus dispositivos móviles y ordenadores; de las formas en las que pueden salvaguardar su privacidad en redes sociales; de un uso correcto de y seguro de internet; o de las formas en las que pueden sufrir violencia digital.

 

LA VIOLENCIA DE GÉNERO DIGITAL. La violencia de género digital es entendida como aquella agresión psicológica que realiza una persona a través de las nuevas tecnologías como el correo electrónico, WhatsApp o redes sociales, contra su pareja o ex pareja de forma sostenida y repetida en el tiempo, con la única finalidad de discriminación, dominación e intromisión sin consentimiento a la privacidad de la víctima.