scorecardresearch

Zabaleta estudia 2 nuevas ubicaciones para retomar actividad

R. Muro
-

El gerente de la empresa asegura que «reponernos a los traspiés forma parte de nuestra historia». De momento, tres empleados han sido reubicados y el resto (30) coge vacaciones

Vista de Zabaleta desde la parte trasera de la empresa - Foto: Óscar Solorzano

«Ahora mismo nos queremos centrar en tirar para adelante y reactivar al máximo la operación». Son las escuetas y sentidas palabras de Rubén Zabaleta, gerente de la empresa que el fuego arrasó en la fatídica tarde del pasado sábado. Admite también que «aunque llevamos apenas 50 años en este sector, reponernos a los traspiés es parte de la historia de esta familia». La voluntad está en los hechos más allá de las palabras y la dirección de la empresa buscaba ya ayer, primer día hábil tras el incendio, algún pabellón en el que empezar de nuevo. Cuarenta y ocho horas después del incendio, «estamos mirando dos o tres pabellones en los que recuperar la actividad» confirma Carlos Abreu, responsable de logística de Zabaleta que en la tarde de ayer se encontraba en unas instalaciones que aún revisaban, a turnos, los bomberos de Logroño comprobando que «no salga humo de ningún rincón». 

De momento, 3 de los 33 empleados de la planta del polígono Cantabria han sido reubicados en otras áreas de la firma riojana, que cuenta con dos tiendas en la capital riojana además de en otros puntos de la geografía española como Cantabria, Soria, País Vasco, Navarra, Burgos o Asturias. Los otros 30 trabajadores «han cogido vacaciones», según los datos esgrimidos ayer por Abreu.

El fuego se inició en la tarde del pasado sábado en una parcela ubicada justo detrás de la planta de Industrias Zabaleta. La empresa de fontanería, calefacción, accesorios de baño y muebles de cocina cuenta con una trayectoria de cincuenta años y son ya seis generaciones familiares las que han tomado los mandos de la firma. La planta, de la que incluso se derrumbó la cubierta, cuenta con cerca de 7.000 metros cuadrados. 

«horas de angustia». José María, propietario de Cubiertas y Aislamientos Riojanos, empresa situada justo al lado de Zabaleta, recibió  una llamada advirtiendo de lo que estaba pasando para que acudiera de forma urgente a la empresa y «abriera la planta para que entraran los bomberos y pudieran abordar el fuego también desde allí». El tiempo de conducción «hasta el polígono fue de auténtica angustia porque desconocía» la envergadura del fuego. «Llegué sobre las seis de la tarde» y evidentemente la zona estaba acordonada por la Policía y «no podíamos pasar. Lo único que veía era a los bomberos acceder por mi empresa sin saber que podía estar pasando dentro», recuerda con cierta zozobra José María, al tiempo que se muestra consciente de «lo poco que faltó».

Cubiertas y Aislamientos pudo retomar la actividad ayer aunque tiene afectado el sistema eléctrico de la planta y la pared más próxima a Zabaleta. «Somos instaladores y en la empresa hay dos personas en oficinas, el resto trabaja fuera», detalla. Pasadas las diez de la noche, regresó a casa «tras unas horas de auténtica angustia», detalla.