scorecardresearch

'100 sillas y 3 salones urbanos' invita a usar los espacios

Sergio Jiménez Foronda (Efe)
-

La obra de la arquitecta española Izaskun Chinchilla, dentro del Festival Internacional de Arquitectura y Diseño Concéntrico, busca también ser un espacio verde que "aumenta el soporte a la biodiversidad' y dotar al mobiliario de mayor identidad

La artista, sentada en una de sus obras, situadas en el bulevar de Avenida de la Paz de Logroño. - Foto: Abel Alonso (Efe)

La obra de arquitectura efímera "100 sillas y tres salones urbanos", instalada en el centro de Logroño dentro del Festival Internacional de Arquitectura y Diseño, Concéntrico, se configura como un espacio verde que "aumenta el soporte a la biodiversidad", dota al mobiliario urbano de "mayor identidad" y plantea una reflexión sobre el necesario aumento del uso cívico del espacio en la ciudad.

Así lo explica a Efe su creadora, la arquitecta española Izaskun Chinchilla, sentada en uno de los tres salones que atraviesan el céntrico bulevar de Avenida de la Paz para ofrecer a sus paseantes un sitio en el que sentarse, tumbarse o, simplemente, pararse a contemplar la fauna y flora que atrae.

Chinchilla (Madrid, 1975) es una de las participantes, procedentes de 18 países, de este nueva edición de Concéntrico, que cuenta con 23 obras de arquitectura efímera repartidas por las calles de la capital riojana.

"100 sillas y tres salones urbanos", relata la creadora, es "un llamamiento a que los ciudadanos aprovechen estos cambios en la movilidad urbana, que el Acuerdo de París ha promocionado para aumentar el uso cívico del espacio", a través de bellas estructuras realizadas en madera donada por la empresa fabricante de madera Garnica Plywood.

La idea es que "los salones urbanos sean estructuras ligeras fáciles de transportar para que, en el futuro, puedan ocupar espacios que en la actualidad están dedicados al vehículo y que se localizan en el área de bajas emisiones de Logroño, una situación que puede ser útil para muchas ciudades", relata la artista.

Por su experiencia en estas creaciones artísticas, "muchas urbes están implementando sus áreas de bajas emisiones, en cumplimiento con el Acuerdo de París", con la idea de "reducir la presencia del vehículo en las ciudades e introducir espacios para el descanso ciudadano".

Junto a las estructuras que permiten a los paseantes sentarse y tumbarse, se encuentran otras que, en lugar de a las personas, invitan a los animales, en concreto, a los pájaros y a las mariposas, a reposar en este espacio, para lo que se han colocado distintas plantas y comederos con alpiste.

Uno de estos tres salones, inspirado en las mariposas, contiene "especies florales, que son las que más las atraen, junto a un elemento colgado, que es un vivero que les puede dar soporte desde que son huevos hasta que cobran la forma alada"; otro está diseñado para aves; y el tercero, está planteado para "aumentar la diversidad botánica".

La "segunda parte" de esta obra de arquitectura son las 100 sillas plegables mencionadas en su título, con las que "se trata de complementar, si no sustituir, a los bancos".

"Intentamos que, en vez de piezas fijas en la ciudad, las sillas puedan ser trasladadas por los ciudadanos a cualquier lugar y sean combinadas como ellos decidan, eligiendo si se quieren sentar en la puerta de un mercado, de una biblioteca, si quieren agruparse en un círculo o si es una pareja que busca la intimidad", relata la creadora.

Estas sillas, explica, "han sido diseñadas con una aplicación participativa, que ha estado abierta desde el pasado mes de enero, a la que han respondido 588 personas, de las que se han elegido 100" diseños.

En esa aplicación, los participantes "pudieron elegir entre edificios y patrimonio tangible de la ciudad al que rendir homenaje, como la Fuente del Peregrino y el Puente de Hierro, incluyendo pequeños motivos ornamentales de esos monumentos para invitar a la ciudadanía a conocer mejor ese patrimonio".

Esta creación también busca rendir homenaje al patrimonio intangible con la imagen en las sillas de "personajes de Logroño que han sido importantes en la promoción de la cultura local", así, por ejemplo, se puede encontrar una ilustración de la escritora riojana María de la O Lejárraga.

"Hemos intentado que todos los elementos sean móviles con la idea de que se queden, en parte, en La Rioja o, incluso, itinerar por muchas ciudades, ya que, en realidad, muchísimos países firmaron el Acuerdo de París", ha resaltado.