Logroño ya ha abonado el 93% de la estación

Feli Agustín
-

El Ayuntamiento ha pagado, con ayuda del Gobierno de La Rioja, los 10 millones que le corresponde tras aprobar ayer la liquidación de 583.000 euros

Cúpula que une las estaciones, concluida el viernes. - Foto: El Día


Ya queda poco. En unos días, la UTE formada por Vías y Construcciones, Ismael Andrés y Agua y Jardín finalizará las obras de la estación de autobuses de Logroño, una vez que la cúpula que la une a la de ferrocarril se concluyó el viernes; de hecho, para ver cómo marcha el proyecto este jueves se ha programado una visita institucional, guiada por el arquitecto artífice de la actuación, Íñaki Ábalos.
Mientras tanto, el Ayuntamiento va sufragando el coste de la obra y este miércoles la Junta de Gobierno local aprobó la certificación número 43 de las obras de la nueva estación de autobuses por un importe de 583.000 euros, y la correspondiente certificación de la asistencia técnica y coordinación de seguridad y salud, que asciende a 9.600 euros sin IVA.
Con esta importante cuantía, el Ayuntamiento ha abonado ya a la sociedad Logroño Integración del Ferrocarril, LIF 2002,  9.375.555 euros, el 93% del montante global al que tiene que hacer frente, que asciende a poco más de 10 millones, el 56% del coste total de la obra, que comprende también urbanización del entorno, la cúpula de unión con la estación de trenes y la continuación del Parque Felipe VI. Para el pago de esta cantidad, ha contado con la colaboración del Ejecutivo regional, que ha aportado la mitad. Los alrededor de 7,8 millones restantes, el presupuesto del proyecto alcanza los 17,8 millones, los ha de pagar la sociedad, formada por el Consistorio, el Gobierno de La Rioja y el Estado.
«La futura estación de autobuses forma parte de la actuación de integración urbana del ferrocarril en la ciudad de Logroño», constató el portavoz municipal Kilian Cruz, que resaltó que el viernes pasado concluía la colocación de la cúpula de 3.075 metros cuadrados entre las dos estaciones, «que está atrayendo mucho la atención por su singularidad».