scorecardresearch

Baselga alarga la tradición

M. A. G-S.
-

El Calahorra desmonta con eficacia a una SDL que se diluyó tras 15 buenos minutos

Baselga festeja el 0-1. - Foto: Óscar Solorzano

Ficha técnica:

SDL: Azón; Monroy (Castri, 70), Caneda, Víctor Ruiz, Manny ROdríguez (FranSota, 56); Borja Martínez, Alain Ribeiro (Ekiotz, 81) y Diego Esteban (Emilio Lozano, 81); Samanes, Zubieta y Madrazo(Sarriegi, 56).

Calahorra: Miguel Martínez de Corta; Ángel López, Edu Luna, Joan Rojas (Zubiri, 73), Canella (Riego, 80); Ibarrondo (Sergio Chinchilla, 59), Ander Vidorreta , Pablo Santana, Imanol Barace (Álex Arias, 59); Toni Gabarre(Mario Robles, 73) y Baselga.

Árbitro: Romero Freixas (colegio catalán). Amonestó a los locales Manny y Castri así como a los visitantes Baselga, Edu Luna y Joan Rojas.

Goles: 0-1,  M. 18: Baselga arranca en posición legal y se planta solo ante Azón al que bate con un disparo ajustado.0-2, M. 78: Álex Arias, solo en el segundo palo, cabecea a la red una gran jugada de Ander Vidorreta.

Incidencias: algo más de mil espectadores en Las Gaunas.

Karl Marx señaló que la historia se repite «la primera vez como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa» y en éstas se encuentra la Sociedad Deportiva Logroñés, acostumbrada a encadenar tragedia tras tragedia, farsa tras farsa en sus enfrentamientos con el Calahorra. El conjunto rojillo lo volvió a hacer y se llevó el derbi. Lo hizo con un ejercicio de eficacia que elevó a Baselga, el hombre gol de los calagurritanos, y a Vidorreta, que prácticamente sostuvo con su sola presencia el centro del campo riojabajeño. El conjunto de Juan García, dirigido desde el banquillo por Israel Vicente, festejó su primera victoria del curso en un ejercicio de resistencia. El              0-2 fue el resultado más justo a pesar de que los blanquirrojos, en los quince primeros minutos, parecieron decididos a acabar con su gafe.

La victoria acerca a los rojillos a la zona de salvación al tiempo que sume en un mar de dudas a los blanquirrojos. La SDL, entre la Nueva Condomina y el Enrique Roca, se ha dejado su colchón en una jornada negativa para sus intereses. Perdieron con un rival directo y encima toda la competencia sumó de tres.  En definitiva, una fecha liguera para olvidar pese a que los logroñeses tuvieron muy buenos principios.

En el cuarto de hora inicial, los de Llona ofrecieron un fútbol de manual, juego academicista que dio como resultado dos llegadas que no se pueden perdonar y un balón al larguero. 

El partido arrancó con prácticamente un rondo infinito de los blanquirrojos que tuvieron a los rojillos persiguiendo el balón durante tres minutos. La SDLescondió el esférico, lo llevó a las bandas e imprimió velocidad. En el minuto 8, debió adelanterse pero a Borja Martínez, jugador superlativo en el centro del campo, le faltó pericia para embocar en el área chica. Era cuestión de empujarla pero el manchego se quedó ensimismado. Poco después, Manny ganó un balón dividido, asistió para Samanes cuyo centro, de forma incomprensible, no acabó dentro.

El carrusel de ocasiones se completó con un chiribique de Diego Esteban que disparó desde veinticinco metros con tan mala fortuna para sus intereses que la pelota, como en Urritxe, acabó escupida por el larguero.

Tras este susto, el Calahorra se dispuso a afilar la contra. Se desentendió del balón pero amenazó con desborde. Primero Baselga, tras superar a Víctor Ruiz en carrera, se plantó en el mano a mano ante Azón aunque, falto de fuelle, remato a sus piernas.

Fue un aviso y también un síntoma de lo que estaba por venir. La SDL se atolondró y en una desatención defensiva, un balón filtrado por Joan Rojas acabó en los pies del '9' calagurritano que, habilitado por Manny Rodríguez en una jugada al límite, la ajustó al poste izquierdo de la portería blanquirroja.

Era el minuto 18 y aunque el sentido del juego no cambió, sí lo hizo el encuentro.La SDLaún no lo sabía pero estaba derrotada. Eso sí, trató de esquivar su destino en una buena primera mitad en la que por juego y ocasiones mereció otro desenlace.

El primer tiempo acabó con tres buenas llegadas del equipo de Raúl Llona. Primero Manny hizo lo de casi siempre, burlar a su par y asistir, aunque Madrazo llegó tarde a la invitación al gol. A la media hora, una nueva embestida riojana acabó en el enésimo córner mal gestionado por los logroñeses que en el 39, con un remate ligeramente desviado de Ribeiro, debieron empatar.

En el segundo acto, el último de la tragedia, el Calahorra ofreció su perfil más ambicioso, congelando un encuentro que la SDLno supo rescatar hasta que, en el minuto once de la reanudación, Llona movió el banquillo. Se la jugó con defensa de tres, con Sarriegi entre Caneda y Víctor Ruiz, apostó por dos carrileros largos (Monroy, de los mejores, y Samanes) e intentó desfondar al Calahorra con dos para uno en bandas y centros cargados de ingenuidad que nunca pusieron en apuros a Miguel.

Los locales tuvieron cuatro ocasiones cuya ejecución mereció mejor fortuna. La más clara la firmó Monroy que ejerció de asistente para Alain Ribeiro que no pudo o no supo superar al capitán rojillo. Después Diego remató fuera en la frontal un rechazo de la zaga calagurritana y, poco después, Samanes, con tiempo y pausa, tomó la decisión más barroca, cabecear a la escuadra alejada un globo difícil de ajustar. Pero con todo fue Unzueta, con la testa, el que tuvo el 1-1. 

Se marchó fuera y la SDLse fue del partido.Sergio Chinchilla, en una contra de libro, falló en el mano a mano.Azón le aguantó el pulso mas, a continuación, Vidorreta destrozó a una defensa un tanto pusilánime con una incursión que se encontró el camino expedito. Su asistencia al segundo palo fue cabeceada por Álex Arias que no perdonó la asistencia.

Era el minuto 78 y el Calahorra respiraba. Primera victoria del curso. La tradición rojilla se perpetúa.a tradición rojilla se perpetúa.