scorecardresearch

Víctor deja sin premio a Aimar

Efe
-

Olaizola II dice adiós al Adarraga sin opciones de victoria en la final matea (22-9) que premia al delantero ezcarayense y a un soberbio Zabaleta

Víctor Esteban entra de aire en presencia de Aimar Olaizola. - Foto: Óscar Solorzano

Víctor Esteban inscribió por segundo vez su nombre en el palmarés en la Feria de San Mateo de pelota profesional, la más prestigiosa del calendario de verano, con una victoria clara junto a Zabaleta, el pelotari más determinante del torneo, por 22-9. Con este triunfo, el ezcarayense amargó la despedida de Aimar Olaizola del frontón Adarraga, en donde ayer disputó su último partido como profesional. 

En realidad, junto a los remates del riojano, el factor clave del partido ha sido las actuación del zaguero navarro Jon Mariezkurrena, que jugó gran parte del estelarmermado físicamente. Con el de Berriozar lastimado, Zabaleta campó a sus anchas.

La superioridad en la zaga del pelotari de Etxarren y la constancia de Víctor Esteban en los cuadros alegres definieron la final de la Feria de San Mateo más corta, con un partido atractivo mientras aguantó Mariezkurrena, unos ocho tantos.

Hasta entonces la final fue igualada, con Víctor muy activo y Olaizola efectivo en defensa y ataque. De hecho, el duelo entre los delanteros marcó el partido hasta el 8-6, con bonitas jugadas de los dos, muy motivados, el uno porque sabía que se despedía de una cita destacada, la de San Mateo, y el otro -apoyado por el público- con el ‘coraje’ de recordar que hasta hace nada estaba en el paro.

Pero en ese momento Mariezkurrena empezó a dar muestras de debilidad y el marcador se abrió por primera vez (12-7) coincidiendo con los mejores momentos de Víctor. Fue el punto de ruptura de la gran final matea.

Desde entonces el choque ya no cambió, porque el pelotari de Berriozar siguió dando muestras de debilidad frente a un Zabaleta soberbio, algo de lo que siguió aprovechándose Víctor, mientras Aimar Olaizola, en su último baile en Logroño, se desesperaba y cometía fallos al asumir riesgos, como la chapa que llevó al 16-7.

Un error de Víctor y un gancho de Olaizola dieron la sensación de que todavía había final (18-9). No fue así y poco después la final concluyó con un gancho del riojano, otro error de Olaizola por arriesgar y un saque de emocionado Víctor para el 22-9.