scorecardresearch

Ezcaray ofrece la Real Fábrica para refugiados de Ucrania

Feli Agustín
-

Cuenta con 32 habitaciones de diferentes tamaños para albergar hasta 70 personas

Albergue de la Real Fábrica de Ezcaray - Foto: La Rioja Turismo

En medio de una ola social de apoyo al pueblo ucraniano, con muchas localidades, según confirma Daniel Osés, presidente de la Federación Riojana de Municipios (FRM), localizando instalaciones y viviendas, públicas o privadas, para poder acoger a los huidos,  Ezcaray ofrece el Albergue de La Real Fábrica para alojar hasta 70 personas.

El alcalde, Gonzalo Abajo, explica que el establecimiento se encuentra vació desde hace dos años, cuando concluyó el contrato de la empresa que lo explotaba, justo antes de la pandemia. «Lo sacamos a concurso público a primeros de marzo de 2020, pero con el estado de alarma, se quedó desierto», relatael alcalde de Ezcaray, que recuerda que el año pasado el Ayuntamiento lo intentó de nuevo con el mismo resultado.

Cuenta que también durante la crisis sanitaria le ofreció las instalaciones a la Consejería de Salud, que realizó una evaluación del establecimiento, pero «no cumplía las condiciones sanitarias que requerían», por lo que el departamento entonces dirigido por Sara Alba desechó la oferta.

En el actual contexto, el alcalde de Ezcaray ha comunidad su disposición a ceder el edificio a la delegada del Gobierno, María Marrodán, y a la presidenta, Concha Andreu, quienes han recibido con agrado la propuesta. «Dijeron que muy bien, sin ningún problema», cuenta Abajo que explica que desde el Ayuntamiento han enviado planos y fotos del albergue, que deben ser revisadas in situ por los técnicos. «Según lo que dictaminen podrán venir familias o personas solas», señala el munícipe, que informa de que las 32 habitaciones tienen diferentes tamaño, de individuales hasta con literas para alojar a seis personas.  Comparten los baños -cuatro en cada una de las dos plantas- y el edificio dispone de bar, restaurante y cocinas, también a disposición de los acogidos.

Explica que si se confirma la llegada de refugiados tiene la intención de contactar con los empresarios del pueblo de diferentes sectores, como las fábricas de muebles, para comentarles la presencia de nuevos vecinos para comprobar si tienen vacantes en sus negocios. «Está en el aire, se irá viendo en función de cómo se desarrollen los acontecimientos, pero nuestra intención es esa», explica el primer edil de Ezcaray.