Manifiesto para rechazar que se tire el cuartel de Calahorra

El Día
-

Representantes del arte, la arquitectura y la historia, entre ellos cuatro Premios de las Bellas Artes de La Rioja, firman una carta remitida a la alcaldesa en la que piden que reconsidere la decisión de derribar el viejo cuartel de la Guardia Civil

Imagen del edificio. - Foto: Ayuntamiento de Calahorra

Diferentes representantes del arte, la arquitectura y la historia, entre ellos cuatro Premios de las Bellas Artes de La Rioja, han firmado una carta remitida a la alcaldesa de Calahorra en la que piden que reconsidere la decisión de derribar el antiguo cuartel de la Guardia Civil. La carta, que los firmantes han remitido a los medios de comunicación, está encabezada por las firmas del escultor Félix Reyes, los arquitectos Jesús Marino Pascual y Gerardo Cuadra, y el fotógrafo Jesús Rocandio, los cuatro galardonados con el premio de las Bellas Artes de La Rioja.

A ellos se suman una veintena de arquitectos, historiadores del arte, profesores de historia y artistas de La Rioja, que reconocen en su escrito la "capacidad de decisión del Ayuntamiento de Calahorra" en esta cuestión, aunque consideran "sinceramente" que el citado edificio "reúne cualidades suficientes para formar parte de la historia cultural de La Rioja" como "han argumentado opiniones especializadas", afirman. "Nos llama la atención la decisión del Ayuntamiento de aprobar el derribo parcial del edificio, incluyendo parte de la zona institucional-administrativa que conforma la esquina de las calles Bebricio y Achútegui de Blas" ya que "la arquitectura, que tiene una gran repercusión formal en la escena urbana, pierde su legibilidad si se la fragmenta de manera injustificada".

Inciden en que "la arquitectura, la buena arquitectura, tiene su razón de ser en la coherencia funcional y formal que se establece entre sus partes, y en este sentido la antigua Casa Cuartel de la Guardia Civil es un buen ejemplo de ello", afirman. Así, creen que "la propuesta de derribo parcial supone una injustificada mutilación del edificio, que no aporta nada al deseo de dotar a la ciudad de un espacio libre" además de que "incluso puede crear problemas añadidos de ejecución y coste en el derribo de una estructura unitaria de hormigón armado".

Por ello solicitan al Ayuntamiento que reconsidere el ámbito del derribo y se mantenga el cuerpo en ángulo que conforma la zona institucional-administrativa del cuartel constituida por las dos piezas que dan fachada a las calles Bebricio y Achútegui de Blas.