scorecardresearch

El Rayo celebra la permanencia

Juan José Lahuerta (EFE)
-

El conjunto vallecano seguirá siendo un año más de Primera tras empatar sin goles en el Coliseum. El Getafe se establece a 5 puntos del Mallorca, que marca el descenso

El Rayo celebra la permanencia - Foto: J.J.Guillen

El Rayo Vallecano se salvó matemáticamente tras empatar sin goles en el Coliseum Alfonso Pérez frente al Getafe, que aplazó su permanencia tras firmar un duelo espeso en el que mereció perder ante un equipo superior al que le faltó puntería.

Sobre todo a Bebé, que dispuso de las ocasiones más claras del equipo dirigido por Andoni Iraola para disfrutar de su salvación con más brillantez. El delantero caboverdiano pudo marcar hasta tres veces para ajusticiar al Getafe, que apenas dispuso de una clara opción en las botas de Olivera.

Ambos equipos se vieron las caras con el trabajo casi hecho después de una temporada en la que ambos vivieron diferentes sensaciones para encontrarse al final casi en el mismo punto. El equipo de Iraola, firmó un inicio de curso espectacular en el que hasta llegó a soñar con la Liga de Campeones. Luego, se desinfló y, por puntos, en la segunda vuelta, sería penúltimo.

Todo lo contrario que el Getafe, que acumuló un punto de veinticuatro posibles en sus primeros ocho encuentros y era el colista con bastante diferencia respecto al resto. Con la salida de Míchel y la llegada de Quique, cambió la situación y el cuadro azulón se recuperó milagrosamente hasta colocarse muy cerca del Rayo en la tabla.

Con ese guion, al Rayo sólo le bastaba un punto para salvarse matemáticamente, mientras que el Getafe, con tres, prácticamente se quedaría en Primera División con siete de ventaja sobre el Mallorca y nueve en juego. El fútbol, al final, después de dar muchas vueltas, llegó casi al lugar de inicio para dos equipos con ganas de cerrar definitivamente sus objetivos.

También afrontaron el duelo de diferente manera. Quique, dio continuidad a sus hombres. Sólo se fue del once Mitrovic, sancionado. Su lugar lo ocupó Okay, que ya fue titular en el centro de la defensa la pasada jornada para sustituir a otro sancionado, Jorge Cuenca.

Mientras, Iraola, hizo hasta cinco cambios: entraron Balliu, Mario Suárez, Óscar Valentín, Óscar Trejo y Nteka; salieron Mario Hernández, Maras, Ciss, Unai López y Sergi Guardiola. A Nteka le colocó en punta. Buscaba envergadura para molestar a los tres centrales del Getafe.

Sin embargo, en la primera parte, el francés pasó inadvertido. Fueron otros los que adquirieron protagonismo en un acto inicial trabado, con pocas ocasiones y con más control generalizado del Rayo Vallecano. El Getafe, con más jugadores rocosos que creativos, sólo dispuso de dos disparos fáciles de Óscar Rodríguez y de una clara de Olivera al inicio a la que respondió Dimitrievski con una buena intervención.

Eso fue todo. Es el problema del equipo de Quique, que no tiene jugadores dominadores y más técnicos. Uno, Gonzalo Villar, está en el banquillo casi cada día esperando su turno. Eso sí, a cambio de perder control, gana en cohesión. Es muy difícil generar ocasiones a un equipo muy bien armado y rocoso.

Aún así, el Rayo consiguió abrir la muralla azulona. Con paciencia e imaginación, y sobre todo con la inspiración de Óscar Trejo, sumó dos ocasiones clarísimas. Una, de Isi Palazón, que solo ante Soria pero algo escorado, mandó la pelota fuera; y, otra de Bebé, que al filo del descanso, falló lo 'infallable' cuando estaba debajo de la portería del Getafe y sólo tenía que empujar la pelota.

El mismo Bebé estuvo a punto de enmendar su error tras el paso por vestuarios. Trejo salió al campo aún más inspirado. De tres cuartos para delante, nadie podía frenarle y provocó un coladero en su rival y Bebé se pudo aprovechar del buen juego de su compañero. Primero, con un lanzamiento de falta que estrelló contra el larguero. Y, después, tras un taconazo de Trejo, se llenó de balón y lo mandó a la grada cuando tenía todo a favor para rematar.

El Getafe estaba desbordado. El 0-0, a falta de media hora, era un milagro. Necesitaba cambios para reactivarse y Quique sacó al terreno de juego a Florentino y a Aleñá por Maksimovic y Óscar. Después, daría minutos a Villar. Con los tres sobre el césped, el duelo poco a poco giró a favor del conjunto azulón. Por lo menos, se sacudió el acoso rival e incluso intimidó con un disparo desde fuera del área de Enes Ünal.

Y así se llegó al final, con todo más igualado y con Falcao sobre el campo como arma final del Rayo para buscar la victoria. Pero ya no ocurrió nada más, aunque el Getafe, más necesitado, peleó hasta por un tanto agónico que no llegó. No se marchó tan contento, pero dio gracias por el punto. Igual que el Rayo, más feliz que su vecino: firmó la salvación y jugará un año más en Primera División.