scorecardresearch

El Ebro inunda márgenes en Briñas y Haro

EP
-

Desde SOS Rioja se ha procedido al aviso preventivo de las Policías locales de Haro, Logroño, Calahorra y Alfaro, Guardia Civil, Aeropuerto de Logroño y Ayuntamiento de Briñas

Un ciudadano toma imágenes con su móvil de la crecida del Ebro en Logroño el pasado 1 de diciembre. - Foto: Óscar Solorzano

Durante las últimas 24 horas se han producido precipitaciones débiles en el tercio norte de la cuenca desde la cabecera del río Ebro. No obstante, la persistencia y continuidad de precipitaciones tanto en forma de nieve como de lluvia en los últimos 10 días han provocado niveles de saturación de suelo elevados favoreciendo la circulación superficial de las aguas precipitadas. En La Rioja, se ha producido el anegamiento de márgenes en Briñas y Haro, según ha informado SOS Rioja 112.

La elevación de las temperaturas, con la cota de nieve superando los 1.000 metros de altura en amplias zonas de la cabecera del Ebro, ha favorecido el deshielo de la nieve acumulada contribuyendo de manera destacada al crecimiento de los caudales circulantes.

En La Rioja los caudales circulantes del río Ebro - de 808 metros cúbicos por segundo en Logroño o los 20,90 de Haro- han causado anegamientos de márgenes en Briñas y en Haro desde la mañana de este viernes, día 10 de diciembre de 2021.

Las aguas presentan un nivel alto a su paso por el casco urbano de Briñas y en Haro el agua del río Tirón se encuentra con dificultades para verter al rio Ebro dado el alto nivel de las aguas de este rio que proceden un efecto barrera.

Desde primera hora de la mañana de hoy se han coordinado actuaciones con Protección Civil del Ayuntamiento de Logroño para la realización de actuaciones preventivas en zonas con riesgo de inundación en las márgenes del rio Ebro.

Desde SOS Rioja se ha procedido al aviso preventivo de las Policías locales de Haro, Logroño, Calahorra y Alfaro, Guardia Civil, Aeropuerto de Logroño y Ayuntamiento de Briñas.

A la vista de los caudales de referencia y los caudales circulantes observados se puede indicar que nos encontramos ante una crecida similar a la de 2015.