scorecardresearch

El acceso al polígono Raposal por las Revueltas abre el 10

Bárbara Moreno
-

La entrada natural del tráfico a Arnedo queda abierta en el próximo puente aunque las obras no estén acabadas en las aceras. Pero el pavimento estará concluido, asegura el Gobierno de La Rioja

Obras en las Revueltas de Arnedo. - Foto: B.M.

El acceso norte, o natural, a la ciudad del Calzado, por las conocidas 'Revueltas', está cortada al trafico desde marzo, aunque las obras de mejora de la carretera LR-585 comenzaron en enero. Pero el próximo día 10, se abrirá el acceso al tráfico de la parte alta de las Revueltas que dan entrada al polígono El Raposal. Así lo aseguró ayer el director general de Infraestructuras del Gobierno riojano, Vicente Urquía.

Se trata de unas obras de casi, 3,2 millones de euros, financiadas al 50% por Ayuntamiento y Gobierno deLa Rioja, que ejecuta esta última administración. Se adjudicaron a finales de noviembre a Riojana de Asfaltos y los trabajos comenzaron en enero con 15 meses de plazo. Según explicó ayer Urquía a El Día de La Rioja, se prevé que la obra concluya a principios del año que viene. «Es cierto que la empresa se comprometió a abrir esta parte de acceso al polígono Raposal y a las tiendas antes de concluir las obras o las mismas aceras». De hecho, ya tenía que haber estado abierto el 9 de mayo, pero van con un mes de demora. «Las obras y sus plazos son así, siempre hay impedimentos que atrasan los primeros plazos. En este caso ya nos indicó la empresa adjudicataria que tenían problemas de materias primas ymateriales, y estas llegan cuando llegan, también hubo problemas por las huelgas de transportes pero aquí y en toda España».

«Son unas obras muy importantes», añadió Urquía. Porque además del asfalto, se renueva todo el alumbrado, los saneamientos, se crean aceras o carril bici. Hay presupuesto para acabar en 2023. «Y en enero podría estar acabado». 

El alcalde de Arnedo, Javier García, explicaba ayer a este medio que ya están construyendo las aceras en las Revueltas viejas que conectará el polígono de El Raposal con El Campillo (hasta ahora no había un acceso peatonal entre estas dos áreas de compras y trabajo).

Y, en la parte de abajo de las obras, desde el Centro Tecnológico a calzados Himalaya, ya están las redes de saneamiento de agua terminadas, y este verano avanzarán en la acera, en el pavimento, en el carril bici e iluminación de esta zona. «La idea es llegar a fin de año con la obra muy avanzada a la espera de culminar detalles como el alumbrado público», apuntó.

La Dirección General de Infraestructuras del Gobierno, que es la que ejecuta las obras, ya informó el pasado 10 de mayo de que el cierre de esta carretera a los vehículos iba a estar así un mes más. Quedaban por ejecutar trabajos de movimiento de tierras y ampliación de la plataforma. Pero la pregunta ahora era si esa fecha de apertura se podría volver a alargar, porque ayer mismo, a pie de obra, se podía apreciar que no hay mucha maquinaria en el lugar. Si bien, también ayer mismo Urquía aseguró que según el director de obra, la apertura es el mismo día 10 de junio, es decir en del puente de La Rioja, una fecha buena para la venta en el polígono.

La venta de calzado.

Durante este tiempo el acceso directo al polígono Raposal, el que concentra la mayor parte de las tiendas de ropa y de calzado, ha estado cerrado, y había que dar una vuelta importante por la variante de la LR-123 para poder acceder de nuevo al Raposal. Desde la Asociación Arnedo Shopping Factory, su presidente, Iván Sáenz, explicaba ayer que en realidad, el que llega hasta Arnedo a comprar y ve que la entrada está cerrada, da la vuelta y llega aunque dando un poco más de rodeo. Cierto es que están muy contentos de que al menos para las vacaciones el acceso esté abierto porque son conscientes de que, «los puentes son las mejores fechas de venta, a la vez que los meses de verano como agosto. Es en el que más afluencia de visitantes recibimos, y es muy  importante que los accesos al Arnedo Shopping estén abiertos».  Otros negocios más de paso, como el Bar Raposal, sí que ha apreciado muchos menos clientes porque no pasan los coches por ahí de paso, ni tampoco los transportistas de diario para entrar en la zona.