scorecardresearch

Jon Ander dice adiós a la SDL

El Día
-

El delantero, el fichaje más relevante de este curso, se despide del club blanquirrojo rumbo al Real Unión

Jon Ander se abraza con Pelayo. - Foto: SD Logroñés

Jon Ander Pérez (Vitoria, 1990) se ha despedido de la Sociedad Deportiva Logroñés rumbo aIrún. El conjunto guipuzcoano acaba de oficializar su llegada y el punta pondrá sus goles al servicio del Real Unión, compañero de grupo de los riojanos.

El delantero vitoriano fue presentado hace un año, el 17 de junio y fue el primer golpe de mercado de los blanquirrojos. El vitoriano,  pese a ofertas superiores, eligió Logroño para relanzar su carrera que se vio interrumpida por una lesión en el Racing de Santander.

Llona, su entrenador, fuera de cámara, sonreía por la llegada de un jugador diferencial, un delantero que el conjunto riojano ya tuvo en su radar en el Aurrera, antes de que su carrera cogiese vuelo.

34 partidos, ocho tantos y dos asistencias después, Jon Ander es ya historia de la entidad que en una semana ha perdido diechiocho goles con la marcha del vasco y de Soberón, su ex compañero en el Amorebieta y que el viernes fue anunciado en el Eldense.

El delantero vitoriano fue el primer goleador de la SDLen Primera RFEF, anotando el momentáneo 1-0 ante el Valladolid Promesas. Jon Ander tuvo un arranque fulgurante, participando en el gol en propia puerta del Tudelano, anotando otro y regalando un tercero a Calderón en la primera victoria de los riojanos en la categoría. Su buen momento de forma se vio interrumpido con una lesión que le tuvo en el dique seco ante Talavera, Deportivo y en el derbi. Sus compañeros no le echaron de menos, sumando siete de nueve.

Tras marcar ante Zamora y Bilbao Athletic, su última diana en la primera vuelta llegó en Matapiñonera, empujando con el pecho un disparo de Calderón, su mejor socio.

Entre el 11 de diciembre y el 17 de abril, la suerte le fue esquiva. Su trabajo no se tradujo en goles aunque siguió siendo un incordio para las defensas rivales. Su doblete, el único del curso, ante elRayo Majadahonda permitió que los blanquirrojos se acercaran a la permanencia.

Su octavo gol llegó en la jornada 38, en la despedida agridulce de los blanquirrojos a la temporada. Casi sin querer hizo el 1-1 ante un Celta B que ofreció una pésima imagen. Este tanto significó la clasificación, de rebote, de la UDL para la fase de ascenso.

En 72 horas, los blanquirrojos se han quedado sin sus dos referencias ofensivas aunque el club transmite un mensaje de tranquilidad, consciente de que su condición de club trampolín le obligará a dolorosos adioses.