scorecardresearch

Joan Tomàs regresa a Logroño de la mano del Logrobasket

El Día
-

El alero, tras once temporadas en Oro, se enrola en la entidad riojana para su tercer proyecto en EBA

Joan Tomás, en la 12-13 en el Clavijo. - Foto: Ingrid

Joan Tomàs (Llucmajor, 1992) es el cuarto y último fichaje del Logrobasket para la tercera temporada de los blanquirrojos en EBA. Se trata de viejo conocido de la afición riojano pues militó en el Clavijo. Se trata de un jugador que destaca por su calidad y amenaza desde el exterior, aunque dado su tamaño (202 centímetros) también puede ayudar al rebote y jugar en posiciones interiores.

Joan Tomàs atesora una experiencia de 11 temporadas en Oro y dos en Plata (además de 5 partidos en ACB). Con 14 años pasó a formar parte de la cantera del Joventut, donde lo ganó todo en categoría inferiores, siendo uno de los jugadores destacados de los verdinegros, lo que le valdría para debutar en el primer equipo de la Liga ACB con tan sólo 16 años en la temporada 08/09, en la que llegaría a jugar otro partido más. Desde entonces, Joan Tomàs ha sido uno de los clásicos de las competiciones FEB, sobre todo de la LEB Oro, donde ha jugado las últimas 11 temporadas.

Procede del HLA Alicante, de la segunda categoría, y llega a Logroño, ciudad a la que está vinculado personalmente y en la que ya jugó hace varias temporadas (lo hizo en el Clavijo en la 12-13 y 13-14, donde coindició con Borja Arévalo y Ruiz de Galarreta, con los que se reencuentra ahora), con la intención de sumar experiencia y calidad a un Logrobasket que añade a su plantilla un efectivo versátil, que puede ayudar tanto en posiciones exteriores (varias temporadas con porcentajes superiores al 40% desde el 6,75) como interiores gracias a su tamaño.

En palabras del entrenador del Cocinas.com, Nacho Arbués: "Conocí a Joan en su debut en Oro hace diez años. Coincidimos dos temporadas y ahora nuestros caminos se vuelven a encontrar. Es un jugador inteligente y con mucha clase, además de un gran competidor. Tras una década en Oro ha decidido centrarse en otros aspectos de su vida y volver a disfrutar del juego. Soy muy feliz de tenerlo de nuevo". 

Por su parte, el nuevo fichaje blanquirrojo ha declarado que "guardo una excelente relación con Nacho de mis temporadas en Logroño. Y había decidido que al dejar las ligas profesionales viviría aquí. También sabía que tenía un hueco en el club llegado el momento; lo demás ha sido fácil. Tengo ganas de seguir jugando y compitiendo. Soy una persona que se compromete con el sitio en el que está. Y aportaré, como siempre, lo que esté en mi mano para ayudar a crecer al club. Un club joven, pero con ilusión y personas realmente válidas, que crece año tras año."