scorecardresearch

Garamendi pide discreción para negociar la reforma laboral

EFE
-

El presidente de la patronal asegura que si el acuerdo no es razonable para el día 31, fecha límite que el Gobierno fijó para tener los cambios laborales en vigor, "diremos que no" porque "las prisas no son buenas consejeras"

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en el acto de conmemoración de 30 aniversario de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios - Foto: Chema Moya

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, ha pedido hoy "discreción" sobre las negociaciones de la reforma laboral y ha apuntado que se trata de temas de gran importancia en los que "las prisas no son buenas consejeras".

En declaraciones a los medios en el acto de conmemoración de 30 aniversario de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios (Ceaje), Garamendi ha recordado que la mesa de diálogo social se está reuniendo todos los días esta semana y ha pedido "discreción" y "lealtad" en estas negociaciones.

Sobre el comité ejecutivo de la CEOE celebrado esta mañana, Garamendi ha señalado que estaba agendado desde enero y que le "ha valido mucho" para informar sobre los temas que están encima de la mesa y poder conocer la opinión e intereses de los distintos sectores y territorios.

Sobre la situación de las negociaciones con el Gobierno y los sindicatos, Garamendi ha insistido en que la intención es llegar a un acuerdo pero que "la mejor manera para decir sí o no (...) es la discreción".

En cuanto al plazo límite del 31 de diciembre fijado por el Gobierno para tener los cambios laborales en vigor, el presidente de la patronal ha recordado que el Ejecutivo siempre tiene capacidad de legislar y que dirán "no" si creen que para esas fechas no se ha llegado.

"Se necesita tiempo (...) las prisas no son buenas consejeras", ha dicho.

"Si es cierto que si el día 28 que dice el Gobierno nosotros todavía no hemos llegado, diremos que no, igual diremos que no porque falta tiempo o creemos que hay temas que estudiar", ha añadido antes de recordar "que todavía quedan 13 días" y eso "da mucho de sí".

En el mismo acto, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha insistido en la voluntad de negociar de los empresarios para "mejorar lo que haya que mejorar" pero ha dejado claro que no apoyaran cambios que supongan mermar la "flexibilidad interna" actual.

Con la reforma laboral, ha incidido Amor, "nos jugamos la productividad-país de los próximos cinco años".

"Vamos a trabajar para que si hay acuerdo sea bueno para el país", ha defendido Amor, también vicepresidente de CEOE.

Gobierno, patronal y sindicatos han agendado esta semana reuniones diarias en aras de consensuar los cambios en el marco laboral comprometidos con Bruselas en una norma que esté publicada en el BOE antes del 31 de diciembre.

Sobre la mesa de negociación se discuten cambios en los modelos de contratación para atajar la temporalidad, modificaciones en aspectos de la negociación colectiva como la prevalencia de convenios o el funcionamiento de las subcontratas.