scorecardresearch

La composición de grupos marca la agenda de la Primera RFEF

El Día
-

UDL, Calahorra y SDL tienen a otros seis equipos a menos de dos horas, circunstancia que facilita su encaje

Calahorra y SDL volverán a verse las caras en Primera RFEF; también lo hará la UDL. - Foto: Óscar Solorzano

Hace un año se produjo el Viverazo del Amorebieta y el sábado los goles de Alberto Jiménez y Jordi Sánchez, ambos de cabeza, enmudecieron Riazor. El Albacete se coló en la fiesta del Deportivo (1-2) al que privó del ascenso a Segunda mientras que horas más tarde el VillarrealBtumbó al Nàstic (2-0). De esta forma ya se conocen los cuarenta equipos que convivirán el próximo curso en la Primera RFEF, tercer escalón del fútbol masculino nacional. Tres serán riojanos después que la Unión Deportiva Logroñés cayera en las semifinales por el ascenso ante el filial groguet. ElCalahorra y Sociedad Deportiva Logroñés alcanzaron su objetivo en una temporada  irrepetible. La competición en Primera RFEF será cada vez mayor para los modestos.

Entre los cuarenta equipos destaca la presencia de históricos como el Deportivo, por tercera temporada consecutiva en el limbo, y el Numancia, que descendieron de la mano de Segunda. También vuelve un histórico como el Murcia, que toma el relevo del UCAM al tiempo que se incorpora el Córdoba. Poco a poco, la Primera RFEF va cogiendo empaque.

Mérida y Pontevedra también darán lustre a la competición al igual que nuevos ricos como Eldense, La Nucía o Intercity. Estos tres, junto alAlcoyano, convierten a Alicante en la provincia mejor representada, tomando el relevo de Cádiz que en la 2021-22 contó con cuatro equipos que se ven reducidos a tres (San Fernando, Algeciras y Balona). 

Eso sí, Madrid con seis equipos será la Comunidad Autónoma mejor representada. Precisamente su volumen de clubes y su posición geográfica convierten a Alcorcón, Rayo Majadahonda, Castilla, Fuelabrada, DUXy Sanse en comodines a la hora de configurar los grupos, el gran debate en curso.

La discusión precedente acabó el pasado 3 de junio con la presentación de los dos grupos en los que primó el criterio de repartición Oeste-Este. Para cuadrar los grupos (competitiva y geográficamente), la RFEF dividió Castilla La Mancha en dos (comunidad ahora sin representación tras el ascenso del Albacete y el descenso del Talavera)y encajó al Castilla en el 2 para compensar.

Los tres representantes riojanos tuvieron un grupo relativamente cómodo, con la salida a Badajoz y Almendralejo como los desplazamientos más complicados.

En la 22-23 las combinaciones son múltiples con seis clubes madrileños, cinco andaluces y valencianos, cuatro gallegos, vascos y catalanes, tres riojanos y otros tres castellanos y leoneses, dos extremeños y los que aportan Baleares, Ceuta, Navarra y Murcia. Por segundo año consecutivo, desaparecen del mapa de Primera RFEF los equipos aragoneses, astures y canarios.

Por lo que respecta a UDL, Calahorra ySDL, las posibilidades de combinación son múltiples. Eso sí, los equipos riojanos tienen a menos de dos horas a nueve equipos en Primera RFEF, una baza a considerar.

Siguiendo el criterio de coordenadas geográficas, los riojanos deberían quedar encuadrados en el grupo Norte junto a catalanes, gallegos y vascos, todos con cuatro, castellanos y leoneses (3) y navarros. Esta suma da 19 equipos a los que habría que agregar el Castellón (escindido de los equipos alicantinos) o Baleares.

Si se repite el modelo Oeste-Este, el grupo 1 quedaría adoptado por gallegos, Cultural,Unionistas y Numancia, más vascos, riojanos y navarros. Aquí habría que añadir a los clubes extremeños y a tres de los madrileños. En este caso, siguiendo el criterio de proximidad, Sanse, DUX y Rayo Majadahonda son los dos que se encuentran al norte de la comunidad. Este reparto, y el anterior, preserva el reparto equitativo de equipos descendidos: Amorebieta y Sanse por un lado, Alcorcón yFuenlabrada por el otro.

Si se excluyen a los extremeños, habría que añadir a dos madrileños, lo que dificulta el nivel del grupo que no los desplazamientos.

Otros dos posibles repartos dificultan, y mucho, la logística de los riojanos. Los nueve clubes de  País Vasco, La Rioja y Navarra junto con el Numancia, podrían acabar en el grupo Este junto a los cuatro catalanes, los cinco levantinos, Murcia y Baleares. De nuevo se repartirían equitativamente los descendidos aunque las taquillas se resentirían de forma notable.

Una última distribución, nada equitativa y perniciosa para los riojanos, sería maridar el grupo Este con andaluces, valencianos y catalanes, más el Baleares, el Murcia y los tres riojanos. En este caso el grupo 1 incluiría a los cuatro recién descendidos más el Deportivo, lo que tampoco genera consenso para fortuna de UDL, Calahorra y SDL.

Queda mucho trabajo por delante para la configuración de unos grupos que pueden determinar la suerte de la temporada 22-23. Calahorra y Sociedad Deportiva Logroñés, con los presupuestos más bajos de la categoría, tratarán de evitar las cinco últimas posiciones, circunstancia harto complicada dada la entidad de la categoría y de los recién llegados (Pontevedra, Mérida, Numancia, Osasuna B, Ceuta, Murcia, Córdoba, etc.).

La UDL, por su parte, aspira al 'play off'. El ascenso directo, con Deportivo, Alcorcón o Fuenla de por medio, se antoja complicado. Acabar entre los cinco mejores tampoco será fácil. La experiencia de la pasada temporada así lo demuestra.