«Fatigadas» tuberías revientan en Logroño

Feli Agustín
-

En Beratúa y Ramírez de Velasco, que ya habían sufrido roturas similares el año pasado, a las que este jueves se sumó la calle Lardero. Resultó afectado el colegio Milenario de la Lengua

Imagen del punto de rotura de tubería en la calle Beratúa en el cruce con Gonzalo de Berceo. - Foto: El Día


Los vecinos de Beratúa y Ramírez de Velasco revivieron en la madrugada del miércoles al jueves una situación que se produjo en enero del año pasado, un nuevo reventón de tuberías, que provocó inundaciones en portales, garajes, como ocurrió en el aparcamiento del parque de La Cometa, locales comerciales y que afectó también al colegio Milenario de  la Lengua y al edificio de la Bene, que acoge a la Consejería de Educación y otros departamentos de la administración autonómica, como el área de vivienda.
Las roturas se produjeron en Beratúa, entre Valcuerna y Gonzalo de Berceo; y en Ramírez de Velasco, entre el parque de la Cometa y Gonzalo de Berceo. El reventón de esta última dejo sin agua al colegio Milenario de la Lengua y el edificio de la Bene, cuyo arreglo se consideró como prioritario.
La fuerza del agua ha dejado la zona llena de barro.La fuerza del agua ha dejado la zona llena de barro. - Foto: El DíaComerciantes del entorno expresaron su preocupación porque los posibles daños generados se abonen en un plazo razonable, ya que alguno de estos empresarios señaló que los ocasionados por el reventón ocurrido prácticamente en la misma zona en enero de 2019 aún no han sido abonados por el seguro del Ayuntamiento.
Horas después, se produjo otra rotura en el número 14 de la calle Lardero, que dejo sin agua a los números pares, entre Pérez Galdós y Vitoria, lo que obligó a habilitar un punto de recogida de agua en los impares. 
La causa, según fuentes municipales, ha podido ser una sobrepresión que afecta a tuberías «fatigadas». 


Deja vu. Se da la circunstancia de que las roturas acaecidas en Ramírez de Velasco y Beratúa se produjeron, casi en el mismo lugar, en enero de 2019. En concreto, sucedieron accidentes similares en  la confluencia de Ramírez de Velasco y Gonzalo de Berceo, junto al parque de la Cometa, en Vara de Rey, en Valcuerna con Beratúa, y en la calle Lardero con Vitoria y en Beratúa.
En total, reventaron ocho tuberías en diferentes calles de Logroño -tres en Valcuerna, dos en Beratúa, una en Ramírez de Velasco, otra en Lardero y la última de ellas en Vara de Rey-.
Los técnicos municipales, en una comparecencia solicitada por el Partido Socialista, no pudieron concretar las causas, pero señalaron que «en determinadas ocasiones sí ha quedado claro que la fatiga del material de las tuberías de fibrocemento o de fundición gris ha podido influir».
Al respecto, 90 de los 443 kilómetros que componen el conjunto de la red de abastecimiento de agua de Logroño son de fibrocemento o de fundición gris.
Meses después, en agosto se produjeron dos reventones en tuberías de la calle Vitoria, que volvió a romperse en diciembre, en la esquina con Lardero, lo que obligó a cortar el tráfico.