Un puntazo en inferioridad

M. A. G-S.
-

La SDL, sometida a Osasuna B, araña un valioso empate camino de la Pro

Imanol festeja el 1-1. - Foto: SD Logroñés

Ficha técnica:

Osasuna B: Iván, Diego Moreno, Liza, Herrando (Álvaro Muro, 86) (Iker Benito, 90), Endika; Aimar, Santafé, Pabo Ibáñez, Javi Martínez, Hualde (Córdoba, 75) y Joni.
SDL: Jero; Alain, Caneda, Pirri, Loza; Calderón, Rodellar (Achi, 62), Emilio, Javito, Diego Esteban (Chacón, 90); e Imanol Etxeberria (Juan Antonio Sánchez, 85).
Árbitro: Aitor Barrio Salas (colegio vasco). Expulsó por doble amarilla a Calderón (minuto 78) y amonestó a Diego Esteban y Jero así como al local Hualde.
Goles: 1-0, M. 49: Santafé, de cabeza, a la salida de un córner; 1-1, M. 69: Imanol, de penalti cometido por Endika sobre Alain.
Incidencias: encuentro correspondiente a la jornada 16ª de la primera fase del subgrupo 2B.

 

La SDL, en inferioridad, sumó un valioso punto camino de la permanencia. Osasuna B lo intentó por todos los medios pero se topó con un equipo riojano que tiró de cinismo para frenar a los rojillos, superiores a los puntos.

 

Osasuna B ganó en juego, control y ocasiones. Pero fue, como todo filial, un equipo bisoño. Cuando tenía lo que quería, el gol de ventaja conseguido por Santafé a la salida de un córner, se inmoló con un error muy propio de un cuadro en formación. Endika derribó a Alain, dentro del área, e Imanol no falló.

 

El reparto de puntos satisface a los blanquirrojos, que acabaron con diez pero lograron neutralizar a un Osasuna B que mereció más, aunque no supo conservar su ventaja. La SDL está a 180 minutos del ascenso. Lo tiene en su mano. Depende de ellos. El sueño sigue adelante.

 

Osasuna B arrancó como un ciclón, con una gran combinación iniciada por Javi Martínez, que habilitó a Joni que, desde la frontal, probó la solvencia de Jero. El lorquino respondió bien, mandando a córner en la que fue la primera ocasión navarra.

 

Corría el minuto 8 y los navarros asediaban al conjunto riojano que se parapetó atrás, esperando que pasara el aluvión. La presión alta rojilla se tradujo en monopolio local pero sin que Jero tuviera mucho trabajo. Su homólogo Iván tuvo menos aún.

 

En el 22, Aimar botó una pelota parada insidiosa y, cinco minutos después, Endika estrelló su falta en la barrera. Fue el último conato ofensivo de los rojillos. A partir de la media hora, la SDL llevó el encuentro a su terreno. Los riojanos controlaron pero sin contundencia ofensiva. Imanol tiró un par de carreras pero sin encontrar complicidad.

 

El empate valía, por el momento a los riojanos que alcanzaron el ecuador sin sobresaltos por mucho que se llegara a la pausa con Osasuna B botando tres córners consecutivos. La zaga logroñesa tiró de eficacia para que Jero alcanzara el descanso sin tener que lucirse.

 

Tras la pausa, Osasuna B repitió su inicio brioso pero esta vez encontró la recompensa buscada. Primero Pirri tuvo que salvar una buena combinación en el área entre Hualde y Javi Martínez. La acción acabó en córner y en su ejecución llegó le primer tanto. El saque de esquina, cargado de cicuta, sobrepasó a Jero, que no llegó en su salida, Santafé se elevó sobre Alain, el más bajito de los defensas logroñeses, y el centrocampista cabeceó sin oposición. En el segundo remate del partido, los navarros se cobraron la ventaja. Nadie puede decir que fuera injusto.

 

La Pro se esfumaba y el conjunto riojano se vio obligado a dar un paso adelante. La SDL tuvo más el balón pero Iván apenas tuvo que intervenir. De hecho, Javi Martínez volvió a merodear el gol. Los navarros, mucho más directos, lo tenían más claro. 

 

Albert Aguilá aligeró su centro del campo para dar entrada a Achi, con el objetivo de introducir un poco de confusión en la zaga rojilla. Quedaban 25 minutos para arañar algo positivo y conservar la mano de cara a las últimas dos jornadas de liga. Así, en el 69, una larguísima combinación entre Calderón, Achi y Alain propició que Endika trabara al lateral derecho en el área. Aitor Barrio decretó penalti, Imanol demandó el cuero y, con la derecha, hizo la igulada tras el primer error rojillo.

 

Con el empate, Osasuna B no se vino abajo y la SDL se animó a por la remantada. Se vivió un cuarto de hora final muy abierto, con los riojanos mostrando su perfil más ofensivo. Tras setenta minutos agazapada, se desperezó. Fue por poco tiempo porque en el 80, Calderón fue expulsado por pisar el balón, caerse, y derribar con la mano a su par. Una decisión controvertida que obligaba a los de Aguilá a cambiar su plan para la recta final.

 

Osasuna B, con uno más, siguió buscando el triunfo aunque la zaga se comportó con oficio. Aimar, con un disparo directo, probó la solidez de Jero que atajó bien, tanto este remate como una asistenca al hueco del recién entrado Álvaro Muro.

 

El asedio rojillo no dio sus frutos y los blanquirrojos dieron por bueno un empate que les permite depender de sí mismos en las dos últimas jornadas para alcanzar la ansiada Pro. El Ebro, derrotado el sábado, acecha a cuatro puntos mientras que Osasuna B y Tarazona se quedan a cinco. Los tres, al igual que la Mutilvera, pierden la diferencia de goles con los logroñeses.