scorecardresearch

La fiebre por el Ozempic llega a las farmacias riojanas

Ana Torrecillas
-

El fármaco para diabetes se prescribe también para perder peso lo que ha provocado dificultades en el abastecimiento

Un paciente adquiere una caja de Ozempic en una farmacia riojana - Foto: Óscar Solorzano

Se ha convertido en el medicamento más buscado en las farmacias en los últimos meses. Ozempic, un fármaco destinado a combatir la diabetes mellitus tipo II ha visto aumentar su demanda desde que está siendo prescrito para combatir la obesidad y para perder peso. Así, en muchos establecimientos de La Rioja está resultando complicado hacerse con él, a pesar de que solo se vende con receta médica.  En la Farmacia México de Logroño ya no hay unidades. El espacio que ocupan en la nevera del local está vacío desde hace semanas. «En noviembre aproximadamente comenzaron los problemas de abastecimiento», señala María García, farmacéutica. Los farmacéuticos de la región lamentan que el producto «está llegando a cuenta gotas». En la Farmacia Jubera Pisón de la capital riojana acaban de recibir una remesa del medicamento tras varios días de espera.

El Ozempic estás compuesto por  un fármaco denominado semaglutida, que ayuda al organismo a reducir el nivel de azúcar en sangre cuando este está muy alto. Consiste en unas plumas inyectables al estilo de las inyecciones de insulina, entra dentro del circuito de la sanidad pública y su precio es de 4,4 euros. Si la receta es privada, cada usuario deberá pagar 128 euros por el medicamento. 
El fármaco está causando furor en las redes sociales en las que ya hay incluso vídeos tutoriales que explican como efectuar la inyección y que muestran la evolución de la pérdida de peso por parte de varios 'influencers'. Una moda que puede resultar peligrosa no solo para que tomar elOzempic sino para los usuarios enfermes con diabetes que no pueden obtener un médicamente que necesitan para prevenir posibles problemas de salud.

Mario Domínguez, presidente del Colegio de Farmacéuticos de La Rioja, lanza un llamamiento a la calma en este sentido. «Aunque el Ozempic no es el único medicamento afectado por desabastecimientos puntuales, el farmacéutico  resuelve nueve de cada diez problemas de desabastecimiento junto con la oficina de farmacia sustituyendo por medicamentos de igual sustitución. Son muy pocos los medicamentos no tienen un sustituto y poco a poco éstos van llegando a las farmacias y los riojanos y riojanas podrán obtener aquello que necesiten». 
Si bien, en los últimos días ha habido problemas de abastecimientos de Amoxicilina y, recientemente de Ozempic, las causas son variadas:«El desabastecimiento no se produce únicamente por un pico de la demanda sino que se conjugan otros factores como la falta de materias primas para los envases, una problema de calidad en alguna de las plantas donde se fabrican», señala Domínguez.

En el caso del Ozempic, hay un pico alto de demanda porque se está prescribiendo para un uso como el control de peso porque «la insulina, uno de los efectos que tiene, además de control de la glucosa, lleva a una pérdida de peso y siempre, con prescripción médica, y se dispensa a pacientes con este fin. Esto lleva a que la demanda aumenta y si la oferta no lo hace en la misma manera, termina afectando al abastecimiento del medicamento que es lo que se ha producido en las últimas semanas.

Con receta y solo si se padece diabetes. Pese a que puede parecer que hay  'barra libre' de Ozempic, nada más lejos de la realidad. La doctora endocrina María Ángeles Martínez de Salinas, y miembro de la Junta del Colegio de Médicos de La Rioja, explica que el medicamento solo se prescribe a personas que padecen diabetes y además deben perder peso. Es decir, «en España el Ozempic no está indicado para obesidad», aclara la doctora, «si bien es cierto que el fármaco con otro nombre se comercializó en Estados Unidos en 2021 para tratar la pérdida de peso con dosis más altas y en enero de 2022 se extendió a otros países de Europa, pero no en España».

Martínez de Salinas explica el desabastecimiento de este fármaco en las farmacias y lo relaciona con que «vivimos en un mundo globalizado y los medicamentos no se producen en España. En este caso, se produce en países como  Estados Unidos y Dinamarca y al estar indicado  para la obesidad en otros países» esto provoca que  ciertos mercados 'copen' importantes remesas de ese fármaco en detrimento de otros países como España o en Europa.
«Vemos como 'influencers' en redes sociales hablan de las virtudes de este medicamento, muchas veces tomándolo sin la debida prescripción médica», recuerda la doctora Martínez de Salinas. 
A pesar de que hay importantes evidencias médicas gracias a ensayos clínicos que así lo demuestran, que el Ozempic tiene efectos muy positivos para el control de peso en personas con problemas en este sentido, también hay una cara B del medicamento. «Tengamos en cuenta que el Ozempic debe ser  complementado con un cambio de hábitos alimenticios y de ejercicio físico, porque cuando un paciente deja de tomarlo es muy probable que al cabo de seis meses y de un año, se vuelve a coger peso, puede que no todo, pero si al menos dos tercios de lo que se ha perdido», señala la médica endocrina, que recalca la importancia de la prescripción médica.