scorecardresearch

194 bares piden licencia ante la supresión de terrazas 'covid'

Carmen Sánchez
-

Los establecimientos tendrán que abandonar la calzada y volver a su espacio habitual el 9 de mayo. El sector urge al Ayuntamiento de Logroño a tramitar la nueva ordenanza de veladores

Una terraza en el centro de Logroño. - Foto: Óscar Solorzano

Las terrazas de los bares de Logroño tendrán que regresar a las aceras en tres semanas. Pero cerca de 200 establecimientos han pedido al Ayuntamiento una nueva licencia o modificar la concesión existente. La excepcionalidad que trajo la pandemia para que los locales del sector pudieran ampliar su superficie de terraza o colocar nuevos veladores en espacios públicos que la ordenanza municipal no regulaba llegó a su fin el pasado 8 de marzo, una vez que entró en vigor la Resolución de Alcaldía que dejaba sin efecto las autorizaciones emitidas desde mayo de 2020 para que los negocios hosteleros pudieran ocupar parte de las zonas peatonales o de aparcamientos de la ciudad con motivo de la crisis sanitaria del coronavirus. 

«Es el momento de recuperar las plazas, los parques, las calles, como lo que es: espacio público de todas las personas, lugares de encuentro y convivencia que debemos cuidar como una extensión de nuestras casas», llegó a decir el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Jaime Caballero, en el pleno del pasado mes de marzo.

El próximo 9 mayo finaliza el periodo transitorio de dos meses que se estableció tras la entrada en vigor de la Resolución rubricada por el alcalde de la capital riojana. De manera que solo mantendrán la superficie de terraza los establecimientos que tuvieran licencia en 2019, ya que las autorizaciones efectuadas con motivo del covid quedarán sin efecto. 

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Logroño estableció un plazo de un mes (terminó el pasado 7 de abril) para que los bares pudieran presentar sus solicitudes, tanto para los locales que no contaran con autorización previa a la pandemia como para los establecimientos que quisieran modificar la licencia vigente. Los bares que han querido mantener el espacio prepandemia no han tenido que hacer ningún trámite.

En este periodo, el Ayuntamiento de Logroño ha recibido un total de 194 solicitudes del sector para pedir una nueva licencia o modificar la que tenían concedida en 2019, de entre los 500 y 600 permisos para terrazas que había en mayo de ese año. Entre estos expedientes se encuentran los presentados por los bares de las zonas de Laurel y San Juan para colocar barricas y mesas altas. La resolución, en caso de que exista conflicto de intereses entre varios locales, será favorable a la autorización de mayor antigüedad. 

Todas las solicitudes han tenido que presentar la documentación ajustada a la actual ordenanza municipal. Paralelamente, el Ayuntamiento está trabajando en la redacción de una nueva norma que regule el espacio de ocupación de terrazas y veladores en la ciudad, cuyo borrador aún no se ha remitido al sector, pero que se prevé hacer próximamente. La idea es que el nuevo texto pueda estar vigente este mandato. 

En relación a las cerca de doscientas solicitudes que se han presentado al Ayuntamiento para obtener una nueva licencia de terrazas es un dato que refleja la realidad de un sector que ha visto en este servicio la manera de subsistir tras la crisis. «Había muchos bares que no tenían terraza y se han dado cuenta de que la única manera de sobrevivir es con una pequeña terraza», reconoce el presidente de la Asociación de Hostelería Riojana de la FER, Francisco Martínez Berges. Y es que, de acuerdo con sus datos, Logroño cuenta con cerca de 1.200 bares, de los que más de un centenar están cerrados o en traspaso a consecuencia de la pandemia.

Martínez Berges ha lamentado que las licencias que se están tramitando tengan que ajustarse a la normativa actual, cuando el sector lleva un año reclamando el borrador de la nueva ordenanza. Al respecto ha recordado que muchos bares van a perder la inversión en mobiliario que realizaron en pandemia.  

También ha censurado que el Ayuntamiento de Logroño aún no se haya sentado a hablar con el sector para consensuar la nueva ordenanza. «Ni nos han avisado, ni nos han comunicado nada. Lo único que sabemos es que el 8 de mayo todas las terrazas tienen que volver como estaban en el 2019», critica.

Para el sector, una de las cuestiones prioritarias que debe recoger la nueva ordenanza es que las terrazas tienen que ir en consonancia con los metros cuadrados que tiene el establecimiento, ya que lo contrario sería una «competencia desleal», según Berges. 

Al igual, pide que los frentes de fachada tienen que respetarse «siempre» y que se regulen las terrazas cubiertas para que los proyectos sean homogéneos y ordenados.