scorecardresearch

El colectivo LGTBI teme por el auge de los delitos de odio

Víctor Zurrunero
-

Las asociaciones afirman que se sienten más inseguros y advierten que muchas agresiones no llegan a denunciarse

Una imagen de archivo de la concentración del Día del Orgullo, celebrado en Logroño. - Foto: Óscar Solorzano

El temor entre el colectivo LGTBI a sufrir una agresión ha aumentado significativamente a lo largo de este año. «Nos sentimos inseguros», afirma  el portavoz de Marea Arcoíris, José Urbaneja, quien considera que ese sentimiento es general en toda la comunidad LGTBI en España, «debido al incremento de agresiones hacia personas del colectivo» en el conjunto del país. 

La Ministra de Igualdad, Irene Montero, alertaba hace unas semanas de que «los delitos de odio contra el colectivo LGTBI se han incrementaron 43%» en el primer semestre.

El portavoz de Marea Arcoíris recuerda que las personas LGTBI «siempre hemos tenido mucha precaución a la hora de mostrarnos tal como somos y expresar nuestra afectividad» y afirma que «siempre hemos estado alerta, pero ahora más, porque las noticias que nos llegan son para estarlo». 

En este sentido, el presidente de GYLDA, José Sáez, en La Rioja también afirma que «vamos con precaución, porque cuando te enteras de agresiones , te da miedo que te pueda pasar a ti». 

Urbaneja también lamenta que  La Rioja «es una de las cuatro comunidades en la que no contamos con una ley que haga referencia al  colectivo LGTB».

Según un estudio del Ministerio del Interior, el 89% de las personas que sufren un delito de odio no denuncian.  «Hay gente que no sabe lo que es un delito de odio», explica Sáez, quien apunta que «muchas veces no saben como afrontar el tipo de denuncia». Además, también indica que «existe el temor a denunciar porque mucha gente vive todavía ‘en el armario’» y  les da miedo tener que dar explicaciones. 

Por su parte, Urbaneja lamenta que «la gente no está concienciada de que una de las mejores soluciones para acabar con los delitos de odio es denunciando» y considera que el proceso debería ser más sencillo, «porque denunciar una agresión implica un montón de gestiones y mucha gente piensa que no merece la pena». 

Ambas asociaciones coinciden en que deberían mejorarse los protocolos de atención a la víctima. «Tiene que haber más sensibilidad y dar más información, porque las personas acuden con mucho desconocimiento», afirma Sáez.

Sensibilización. La directora general de Igualdad del Gobierno de La Rioja, Emilia Fernández recuerda que desde las competencias del Ejecutivo regional «ya se ha estado trabajando en todo lo que tiene que ver con la sensibilización». 

Además, el Gobierno riojano ha encargado un proyecto para el diagnóstico de la realidad LGTBI en la comunidad autónoma con el objetivo de tener una imagen que permita conocer cuáles son las circunstancias de este colectivo y sus familias en diversos ámbitos, como el entorno educativo, social o sanitario, entre otros.  

«Vamos a tener un estudio científico en el poder basar con eficacia nuestras acciones futuras», afirma  Fernández, quien destaca es un proyecto pionero en la región, «porque nunca se ha hecho nada igual al respecto». En estos momentos está en proceso de elaboración y el Ejecutivo estima que podrá conocer los resultados en diciembre.  Este proyecto permitirá también coordinar todas las áreas del Gobierno en esta materia. Además, Fernández recuerda el compromiso del Ejecutivo de poner en marcha un centro de asesoramiento para personas LGTBI.

«Estamos trabajando y queremos abordar de un forma seria las necesidades del colectivo», afirma Fernández, quien asegura el objetivo es «remover todos los obstáculos para que las personas LGTBI puedan construir su proyecto vital sin sufrir la vulneración de sus derechos».

Delitos de odio. La Rioja tuvo en 2020 la tasa de delitos de odio más baja de España, con 1,3 casos por cada 100.000 habitantes.  A nivel nacional, durante el primer semestre de 2021 se habían registrado un 9,3% más de denuncias de delitos de odio que en 2019, según el Ministerio del Interior. Se trata de delitos contra personas y propiedades por motivos de raza, étnia, lengua, edad, discapacidad u orientación sexual, entre otros. 

«El Gobierno de España está comprometido con la lucha contra los delitos de odio», afirma la delegada del Gobierno en La Rioja, María Marrodán, que destaca la reunión hace unos días de la Comisión de Seguimiento del Plan de Acción  de Lucha contra los Delitos de Odio para analizar las medidas que se desarrollarán en el periodo 2022-2024. «Uno de los ejes centrales se basará en la asistencia y apoyo a las víctimas y se reforzarán los mecanismos de coordinación  entre las diferentes fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado con la policías autonómicas y locales».

El Subinspector delegado de participación ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, Guillermo Serrano,  recuerda que a todos los agentes que atienden delitos de odio se les da un curso de formación, porque «lo más importantes es que la persona se sienta con la libertad suficiente para poder expresar todo lo que le ha ocurrido». Además, anima a denunciar. «Cualquiera que sienta que es víctima de un delito de odio tiene que acudir a la policía y denunciar», afirma.