scorecardresearch

Logroño echa en falta suelo industrial atractivo

R. Muro
-

El polígono de Las Cañas se recepcionó en 2014 y se han instalado unas cinco empresas. Otras tres, al menos, han adquirido suelo pero han optado por otros emplazamientos

Vista de una parcela en el polígono de Las Cañas - Foto: Ingrid

Logroño adolece de suelo industrial atractivo a pesar de los cerca de 800.000 metros cuadrados disponibles en el polígono industrial Las Cañas. Así se desprende de las diferentes decisiones adoptadas por algunos empresarios, grupos políticos del Consistorio logroñés y en general, por la imagen de olvido de una infraestructura llamada a ser uno de los pulmones económicos de Logroño. 

Fue en la Legislatura municipal comandada por Julio Revuelta cuando el equipo de Gobierno de entonces observó la necesidad de dotar de nuevo suelo industrial a la capital riojana. Por aquellos años se inició la planificación de lo que hoy es el malogrado polígono industrial de Las Cañas, más de 1,7 millones de metros cuadrados de los que 800.000 se destinan a parcelas industriales y el resto a viales y servicios. Años después, ya con Tomás Santos en la alcaldía y el regionalista Miguel Gómez Ijalba en el área de municipal de Urbanismo, dio comienzo una actuación que en 2011 se daba por concluida. Ya en enero de 2014, con Cuca Gamarra en el asiento de alcaldía, y Pedro Sáez Rojo al frente del área de Urbanismo del Consistorio logroñés, se procedió a la recepción definitiva de las obras por parte del Ayuntamiento.

La inversión anunciada en su día por Gómez Ijalba ascendió a 57 millones de euros (no todo procedente de las arcas municipales) y se realizó incluso una estimación que hablaba de la instalación de mil empresas a razón de parcelas de 600 metros cuadrados. A día de hoy y tras asumir la responsabilidad municipal PP, PSOE y PR, el número de fábricas que funcionan en Las Cañas se pueden contar con los dedos de una mano y su estado apunta directamente hacia al «abandono». Aproximadamente quince años después de su planificación inicial, y unos ocho desde su recepción, la hierba crece a su antojo, hay viales cortados al tráfico con bloques de cemento, ha desparecido el cobre fruto de los robos, el suministro eléctrico no es el adecuado y su imagen está más cerca del olvido que de erigirse en el corazón empresarial de la capital riojana.

Reactivación. Desde los grupos municipales de PP y Ciudadanos calculan que sería necesaria una inversión de entre 3 y 4 millones de euros para reactivar el suelo industrial de Las Cañas. Más aún, ante un contexto actual en el que la capital riojana, tal y como coinciden ambas formaciones, necesita con premura espacio adecuado para la instalación de empresas. 

Son, al menos tres las empresas que en este tiempo han desechado su instalación en Las Cañas. En 2015 lo intentó Envaplaster, que terminó en Viana al no disponer de suficiente potencia eléctrica en el polígono logroñés. Posteriormente se adecuó una subestación. Le siguieron Mazapanes de Soto, que adquirió 8.000 metros cuadrados y ha terminado en Puente Madre, y Transportes Ocón que también sucumbió a su objetivo por falta de flujo eléctrico.

Desde la patronal riojana se refieren a una política que, en líneas generales, afecta a todo el suelo industrial de la Comunidad con bienvenidas excepciones. Jaime García-Calzada, presidente de la FER, cree que «hay un sentimiento de que los polígonos y las zonas industriales normalmente suelen ser los grandes olvidados de las ciudades y de los pueblos o municipios rurales». 

En este sentido, el máximo responsable de los empresarios riojanos apunta que «son problemas comunes en estas zonas el deficiente estado de los viales, con muchos baches, deficiente asfaltado, aceras deterioradas y hay también -prosigue- problemas de iluminación y de alumbrado». García-Calzada reclama así «un plan anual de mejoras, de inversiones y de mantenimiento para conservar un polígono de la misma manera en que se hace en una ciudad».

El Día de La Rioja ha intentado comunicar sin éxito con los responsables municipales con el objetivo de conocer si existe algún plan que permita reactivar el polígono industrial de Las Cañas.

Más aún, remarca el portavoz municipal del Partido Popular en el Consistorio logroñés, con el Plan Interior de Reforma Interior (Peri) de avenida de Burgos en ciernes, donde según datos facilitados por  el propio Conrado Escobar, «hay once empresas a las que no se dá solución dentro de la capital riojana» con el «polígono industrial Cantabria saturado», según la valoración realizada desde el grupo popular.