scorecardresearch

De niños y mayores

Feli Agustín
-

El relevo generacional es un asunto que inquieta a las peñas, un reto al que, de momento, tienen respuesta en La Rondalosa y La Rioja

Andreu y Bárbara, reina de la pantaloneta, en el concurso de lanzamiento de gavillas en La Rioja. - Foto: Óscar Solorzano

Pilar tiene 14 años y es, junto a Rocío, dama de honor de la peña La Rondalosa, una de las tres, junto a la Simpatía y La Rioja, que ayer recorrieron los Vendimiadores y la Corporación municipal en su tradicional visita a los chamizos. Pilar bebía un refresco de limón  después de bailar en una cadeneta a lo sones de la charanga Estrapalucio en una sala donde varios bebés permanecían tranquilos en los regazos de sus madres. Pilar tiene 14 años, es una adolescente más, pero con una peculiaridad:se ha apuntado este año a La Rondalosa. «Es genial, mejor de lo que esperaba», explica la joven, que se ha unido a una peña que tiene, de momento, resuelto el relevo generacional. «Hemos tenido un baby boom importante, solo en 2021 nacieron seis niños», relataba su presidente  Manuel Sáez.

Entre los chiquillos de la peña figuran los dos hijos del concejal de Servicios Sociales, Iván Reinares, que fue uno de los miembros de la Corporación que disfrutaron de un recorrido al que no faltaron  el alcalde ni los portavoces de los partidos con presencia municipal, además de varios ediles, que no pudieron asistir a la entrega del galardón Ángel Jubera, que ha habido que retrasar porque la premiada ha sufrido una intervención.

Emilio, cocinero de La Rondalosa, que cuenta con unos 80 miembros, dirigía con mano sabía el asado de 1.800 sardinas, que ofrecían en la calle Martínez Zaporta;a unos tres kilómetros de distancia, en San Matías, la peña La Rioja celebraba su día grande, el del barrio, jornada en la que su cocinero, Jorge, gestionaba la preparación de paella de carne, con conejo, pollo y costilla, para unas 400 degustaciones. Porque la de marisco estaba destinado a los 250 miembros de la peña más numerosa de la ciudad, cuyo presidente, Aitor Solano, también reconoce que el relevo generacional es un reto que hay que enfrentar. No obstante, en su grupo, de momento, lo van resolviendo porque, siempre se suman «amigos de miembros u otros jóvenes».

En la peña La Simpatía, la más chiquita con 40 miembros, Javier Ansoleaga, presidente de la Federación de Peñas, apuntaba que la renovación ha sido una inquietud que lleva años planeando sobre las peñas, aunque reconoce que se ha agudizado en los últimos años «porque los primeros peñistas van desapareciendo y no hay relevo detrás, se va notando». Pero los niños también esperaron ahí a la comitiva, que se desplazaba ayer a su manera:el alcalde y el portavoz popular, en moto; el concejal de Festejos junto a los Vendimiadores, en coche; y el resto, a pie, aunque debieron hacer uso del vehículo para desplazarse a la calle San Matías.

En el chamizo de La Rioja coincidieron con la presidenta, que llegó acompañada de los consejeros de Hacienda y Agricultura. Andreu se movió como pez en el agua en un ambiente en el que no dejó de tomarse fotografías y donde se atrevió a participar en el sexto concurso de lanzamiento de gavilla. Pero no estaba sola;en la tarea le ayudó con éxito Bárbara, reina de la pantaloneta, colaboradora de La 7 de La Rioja.