scorecardresearch

El turismo resiste la inflación y habrá una buena Semana Santa

Cayetano G. Lavid
-

Los hoteles esperan que el buen clima favorezca las reservas mientras las casas rurales rozan ya el límite de ocupación

Una pareja de turistas, mapa en mano en Ezcaray. - Foto: Óscar Solorzano

Los últimos años han sido un reto constante para el sector hostelero, primero con una crisis sanitaria y un confinamiento y, con la pandemia aún presente, el peor dato de inflación desde 1985. Pese al alza descontrolado del precio de los combustibles y la pérdida de poder adquisitivo, el sector más vinculado al turismo se muestra optimista cuando observa que las reservas continúan la tendencia positiva del pasado año y pronostican que esta Semana Santa verá colgar los carteles de 'lleno' en el sector.

El malestar generalizado de la población por la subida de los precios, sobre todo en el carburante, se mostraba en un primer lugar como algo negativo para los hosteleros, que creían que lastraría la temporada de Semana Santa al suponer que los clientes tendrían que aplazar sus vacaciones hasta llegar a un momento de mayor bonanza económica. Así lo explica el presidente de la Asociación de Casas Rurales de La Rioja (AscaRioja), José Joaquín Sanz, que confiesa estar sorprendido. «Pensábamos que iba a haber poca afluencia por cómo está el panorama en general, pero es como si la gente necesitase estas vacaciones más que nunca, precisamente para salir de esa situación tan mala», reflexionaba Sanz, que en estos momentos ya tiene más de un 80 por ciento de las casas de su sector reservadas.

Los hoteles, por lo general ubicados en el interior de los núcleos urbanos, tienen otro tipo de clientes, pero sus previsiones también son positivas. Así lo explica el presidente de la Asociación de Hoteles de La Rioja, Demetrio Domínguez, que afirma que por el momento hay un 50 por ciento de las habitaciones reservadas, una cifra que es «buena, porque todavía no nos hemos adentrado en las fechas más próximas a la Semana Santa, donde se espera que sigan subiendo las reservas». Además, desde este sector esperan que las reservas no se queden únicamente en los días festivos, sino también a lo largo de esas semanas entrantes y salientes a la de la festividad. «Si el tiempo acompaña, subirán las reservas con rapidez», asegura Domínguez, quien además afirma que «una verdadera Semana Santa riojana es aquella en la que se cuelgan los carteles de 'lleno'».

El optimismo de la hostelería se transmite también a la Dirección General de Turismo de La Rioja. Allí, Ramiro Gil posee datos de turismo de hace un año, donde se muestra que la tendencia sigue al alza en la región. Unos datos que para su director significan que «La Rioja sigue siendo un destino deseado por los visitantes», quienes además, «demuestran una predilección por el turismo rural, la naturaleza y las experiencias que ofrece este tipo de vacaciones».

Si nada cambia, el tiempo se mantiene estable y ningún fenómeno meteorológico provoca un cambio considerable, todos los sectores de la hostelería auguran una temporada de Semana Santa mejor de lo prevista pero progresiva con los datos positivos del año anterior.

Los visitantes

Al igual que son distintos un hotel y una casa rural, son diferentes sus ocupantes. La Rioja recibe turistas mayoritariamente de tres zonas muy concretas y estos buscan distintos tipos de recorridos y experiencias.

Según los datos que maneja el director general de Turismo de La Rioja, los turistas prefieren destinos alejados de los núcleos de población, donde destacan las casas rurales, que permiten una conexión abierta con el entorno. Esto no quiere decir que los hoteles convencionales estén perdiendo interés, sino que por e contrario el turismo reclama esta otra variante.

Los visitantes, en su mayoría provienen de la Comunidad de Madrid. Concretamente 3 de cada 10  turistas actualmente en La Rioja son madrileños. El siguiente puesto en la tabla es ocupado por los turistas del País Vasco. También los catalanes escogen La Rioja como destino preferente en sus vacaciones durante el año.

La lista varía en función del destino escogido a partir de esta posición. Pese a que predominan las parejas, los matrimonios y las familias, dependiendo del alojamiento la clasificación varía. Por ejemplo, los datos de AscaRioja informan de que son los propios riojanos de otros puntos de la región los que siguen la lista, probando diferentes experiencias dentro de la misma comunidad, un dato que el presidente de esta asociación celebra ya que indica que hay «ganas de explorar». Tras los propios riojanos, los valencianos también buscan estos destinos más cercanos al mundo rural.

Los datos que proporcionan desde la Asociación de Hoteles de La Rioja muestran una ligera diferencia. Si coinciden en el orden de afluencia de madrileños, vascos y catalanes, aquí la diferencia está en que quien continúa la tabla es ahora Aragón. Domínguez celebra que «estos vecinos estén empezando a mostrar interés» ya que se trata de un público, en su opinión, «con muchas posibilidades».

En cualquier caso, buscando un destino más urbanita o uno alejado del bullicio metropolitano, los responsables del sector hostelero confían en continuar con los datos positivos en el sector y poder colgar pronto sus carteles de 'lleno'.

 

El turista tipo que visita La Rioja es madrileño y tiene predilección por el medio ambiente  

 

Declaraciones

José Joaquín Sanz, Presidente de AscaRioja

«Ahora mismo quienes lideran el ranking son los visitantes madrileños» 

«Va a ser un éxito pese a lo que nosotros pronosticábamos» 

«Parece que la gente quiere desconectar del crudo panorama diario» 

Demetrio Domínguez, Presidente de la Asociación Hoteles de la Rioja

«Si el tiempo acompaña pronto comenzaremos a ver más reservas» 

«Una Semana Santa riojana es la que cuelga el cartel de todo lleno» 

«El objetivo es conseguir ocupación más allá del fin de semana» 

Ramiro Gil, Director General de Turismo

«Es muy positivo ver cómo continúa la buena tendencia de 2021» 

«Se observa cómo todo lo natural tiene una mayor demanda» 

«Las cifras confirman que La Rioja sigue siendo un destino deseado»