scorecardresearch

"'La Zona' no es el Bronx"

R.M.
-

Vecinos y comercios de las calles Fundición y Vitoria quitan hierro al ruido y a los sucesos de fin de semana en 'La Zona'. Todos hablan, pero todos prefieren mantenerse en el anonimato. ¿Por miedo? «Miedo no, pero vete a saber»

Un cartel pide respeto a los vecinos en un local de la calle Vitoria - Foto: Ingrid

Zona de contrastes. El silencioso devenir de las compras y el café de la mañana se torna en los sonidos que desprende el ocio nocturno de los fines de semana. «No es el Bronx», sonríe un vecino de la calle Vitoria de la capital riojana, «pero follones hay a menudo». El comercio emplazado en 'La Zona' vive ajeno a los revuelos y estruendos de las noches de sábados y domingos, aunque son conscientes de que 'La Zona' se transforma de madrugada. Cuando los comercios apagan sus luces, se encienden los locales de ocio. Los vecinos escuchan ruidos y saben que las intervenciones policiales son habituales. Los primeros prefieren mantenerse en el anonimato, los segundos también. Y eso que algunos quitan hierro al asunto. «Hay que entender que son chavales, beben y enseguida les prende  la llama». Es la forma de aludir a las peleas de un hombre ya jubilado que reside en la calle Fundición. 

Junto a él, una vecina de avanzada edad defiende a la inmensa mayoría de los jóvenes. «Algún día que he bajado a echar la basura, hasta me han cogido la bolsa para echarla ellos», señala al tiempo que recuerda un desagradable episodio que observó desde el balcón. «Vino la Policía porque un chico le dio una bofetada a una chica, pero ésta no quiso denunciar. A los diez minutos volvió la policía porque entre tres tenían a uno en el suelo en mitad de la carretera y no paraban de darle puñetazos». No recuerda con exactitud, pero ocurrió hace dos o tres fines de semana. En la madrugada de este pasado sábado un hombre fue detenido por apuñalar a otro en la cabeza con un cuchillo de cocina de 19 centímetros. El suceso no es ajeno a nadie en 'La Zona'. Uno más a comentar en las cafeterías del barrio entre los habituales del desayunos de primera hora y el vino del vermú.

Las obras en la calle Fundición avanzan hacia la peatonalización. Desde algunos comercios creen que «será peor, habrá más espacio para que campen a sus anchas», advierten mientras señalan a los numerosos locales de ocio de ambiente latino implantados en 'La Zona' desde hace ya años.  

«Respeten a los vecinos». Un cartel en el acceso de un establecimiento en la calle Vitoria permite adivinar hasta dónde alcanza la juerga. El cartel ruega «en favor de una buena convivencia, respetar a los vecinos». 

La Policía Nacional no tiene constancia de la existencia de bandas organizadas como ocurre en otros puntos de la geografía española. Ni siquiera tildan estas calles próximas a Gran Vía de especialmente conflictivas, aunque las intervenciones, ya sea de agentes municipales o nacionales, se suceden casi todos los fines de semana. 

También ha habido registros policiales en busca de droga, aseguran varios residentes de la calle Vitoria mientras analizan con detenimiento el desarrollo de las obras. 

Al igual que sus vecinos de Fundición, quitan hierro al asunto y lo achacan a la juventud, pero también prefieren mantenerse en el anonimato. ¿Por miedo? «Miedo no», se apresuran a responder, «pero vete a saber». Voces similares en una zona de contrastes.