scorecardresearch

La plaza del Mercado reclama su espacio prepandemia

R. Muro
-

De la mano del comercio, piden que los veladores «regresen al espacio previo a la pandemia» y alertan de altercados, basura y peleas durante los fines de semana

Vista de la plaza de El Mercado, con una terraza apilada en primer término - Foto: Óscar Solorzano

La plaza del Mercado de Logroño «ha estallado» superadas las restricciones más severas impuestas por la pandemia. Así se expresan desde el movimiento vecinal Todo al rojo desde el que a finales del año pasado se promovió una vistosa protesta con pimientos rojos colgando de las ventanas y balcones de las viviendas de la plaza. «Sirvió para visibilizar un problema», no como la solución a una situación que como advierten los vecinos, sino se ha enquistado «está muy cerca de ello». Vecinos y comercios «nos sentimos totalmente abandonados por el Ayuntamiento». Una sensación que se extiende también a la calle Sagasta, desde Portales hasta el puente de Hierro, aunque en este caso las molestias generadas por noches de fiesta se localizan los fines de semana. 

Es el testimonio desesperado de Olga y Fabien, propietarias de El Barato y La Casa del Corcho, y del movimiento vecinal  Todo al rojo.  «No es que no podamos dormir por la noche, es que desde las cuatro de la tarde hay gente bebiendo, chillando, con la música a tope...».

Todos ellos, vecinos y comerciantes coinciden en sus demandas, que las terrazas regresen al espacio que ocupaban antes de la pandemia e implementar, desde el Ayuntamiento, medidas de control que eviten situaciones como la que se generó, según su propio relato, este último sábado. La plaza del Mercado volvió a convertirse, desde las 16 horas, en un «auténtico hervidero y este fin de semana pasará lo mismo», señalan desde Todo al rojo. «Desde primera hora de la tarde hasta bien entrada la madrugada hubo despedidas de solteros y solteras con altavoces, peleas, basura acumulada por el suelo, gente vomitando, orinando y defecando en los portales, e incluso  practicando sexo» en rincones de la plaza. «Se llamó a la Policía pero hasta última hora no aparecieron por aquí», recuerdan.

El problema desde luego no es nuevo, pero tanto los comercios como los vecinos afirman que «se ha acentuado y extendido a más días que el fin de semana» a través de lo que ellos mismos denominan «la invasión de las terrazas». 

Jesús, expropietario de Arrieta, cerró las puertas de su comercio hace unos meses, «no solo por esto, pero entre otras cuestiones, por el hartazgo de lo que se está viviendo en la plaza». Recuerda que las comunicaciones verbales de vecinos y comercios con el Ayuntamiento a lo largo de estos dos últimos años han sido continuas, incluso «el alcalde lo sabe de primera mano». En marzo de 2020 los comerciantes de la plaza registraron una reclamación oficial en el Consistorio de la que «dos años después, no hemos recibido respuesta», asegura Arrieta. El expropietario del comercio relata también las conversaciones con los propios hosteleros que «en alguna ocasión, más que conversación, llegó a enfrentamientos».  Arrieta no cree que la solución resida en la retirada de los veladores, pero al igual que los vecinos, reclama que «regresen al espacio que ocupaban antes. Es que no dejan paso ni para los comercios ni para llegar a las casas y en la plaza hay más vecinos de lo que la gente cree y el Ayuntamiento pasa de ellos», matiza.

reparto de espacios. Desde Todo al rojo tienen claro que la hostelería se ha repartido la plaza del Mercado y «nadie ha contado con los comercios ni con la gente que hemos apostado por vivir en el casco antiguo». Los vecinos, relatan desde el movimiento vecinal, ven la plaza del Mercado como uno de los puntos turísticos de la ciudad pero también como un espacio de convivencia entre los vecinos. Dos cuestiones que por las tardes, y en especial los fines de semana, «resulta imposible». 

Hace ya décadas que la plaza del Mercado asume gran parte del ocio nocturno del sábado logroñés, exclusivamente el sábado y en menor medida el viernes. Antiguamente, las terrazas suponían algo puntual aunque poco a poco fue instlándose alguna más. La «invasión», y con ella los problemas de conciliación vecinal, comercial y hostelera, se fue generando en pandemia con las restricciones en el interior de los bares y la proliferación de veladores. «Todos los hemos pasado mal -señalan vecinos y comerciantes- pero esto es un auténtico desastre».

Varias webs promocionan Logroño como ciudad idónea para despedidas

Esta misma semana, vecinos de la plaza del Mercado relataban la situación que se dio el pasado sábado desde primera hora de la tarde con miembros de una despedida de soltero que se divertía a base de gritos y música a través de altavoces. Ayer mismo, la Policía Local informó de la denuncia interpuesta a dos miembros de dos despedidas diferentes a quienes decomisó sendos megáfonos.

Por otro lado, la misma nota policial informó de la denuncia interpuesta a diez integrantes de otra despedida a los que sorprendieron caminando por el techo y el capó de dos vehículos en la calle San Gregario, en el casco antiguo, de la capital riojana. Previamente habían destrozado papeleras y una señal de tráfico a patadas, detalla la nota.

 De hecho, en lo que va de año, la Policía Local  ha interpuesto 117 denuncias por infringir las normas de convivencia: 35 por gritar y vociferar; 14 por molestar con megáfonos y similares; dos por poner música desde vehículos a un volumen excesivo; 63 por orinar en la calle; y tres por escupir en vía pública.

Tanto los vecinos como los comerciantes de la plaza del Mercado son conscientes de que al movimiento que de por sí se genera entre las terrazas y los bares con gente de Logroño y alrededores, se suma el de las despedidas de soltero. Una situación cuyo origen se remonta a antes de la pandemia, que tuvo su pausa en virtud de las restricciones de movilidad geográfica pero que ha vuelto con fuerza. 

No es una situación a la que, desde luego, solo se enfrente la capital riojana, pero si es cierto que varias webs dedicadas a organizar este tipo de eventos sitúan a Logroño como ciudad idónea para despedidas citando a la capital riojana «como una de las mejores ciudades para celebrar tu despedida».   Hablan incluso de un Logroño apto para «gymkanas y pruebas de humor amarillo ?al estilo del popular programa televisivo?» y para el que muestran fotos, precisamente, con megáfonos y altavoces. Eso si, en un apartado de actividades complementarias, se refieren a la posibilidad de probar un vino en alguna bodega de Rioja a visitar la calle Laurel y a alargar la fiesta hasta las seis de la mañana. En cualquier caso, los vecinos y los propietarios de los escasos comercios que aun sobreviven en la plaza del Mercado tienen claro que este fin de semana pasará lo mismo, desperfectos, basuras, peleas y molestias desde primera hora de la tarde.

servicio policial ordinario. Desde el Ayuntamiento de Logroño, informaron ayer a El Día de La Rioja, que el dispositivo de este fin de semana «se cubrirá con el servicio ordinario y sin dispositivos especiales» puesto que no se celebra «ninguna fecha especial». A ello, sumaron «un llamamiento al civismo de la ciudadanía y al orden público».