scorecardresearch

La DGT intensificará este verano los controles de alcoholemia

Bárbara Moreno
-

Con el regreso de las fiestas patronales habrá más vigilancia. Tráfico recuerda que en dos de los seis accidentes mortales de este año el conductor dio positivo en alcohol. La primera operación salida cierra con un motorista de 27 años fallecido

Un agente muestra un etilómetro. - Foto: Rueda Villaverde

Este fin de semana ha tenido lugar la primera Operación Especial del verano de la Dirección General de Tráfico (DGT), en la que se preveían aproximadamente 60.000 desplazamientos en La Rioja y se ha saldado con la muerte de un motorista de 27 años en la LR-123 a la altura de Cervera del Río Alhama. Iba en un grupo de cuatro motoristas y se salió de la vía el sábado a las diez de la mañana . El chico, natural de Madrid, vivía en la localidad de Marcilla desde hace menos de dos años. 

Los guardias civiles de Tráfico se han echado a la carretera con la función de velar por las carreteras no solo por la primera operación salida del verano, sino también con el festival Holika en Calahorra que ya de por sí iba a tener más movimiento en la zona que de costumbre.

«Así y con todo, este verano se vuelve a la normalidad en cuanto a los desplazamientos y a la vigilancia del tráfico». Explica la jefa de Tráfico de la DGT en La Rioja, Beatriz Zúñiga, y por eso también se va a volver a la normalidad en los controles de alcoholemia en las citas señaladas. Eso se traduce en que este verano se van a intensificar los controles de alcoholemia con el regreso de las fiestas de los pueblos. «Para en realidad volver a los controles que se hacían antes de la pandemia». 

Zúñiga indica que está claro que el alcohol es determinante en los accidentes mortales de tráfico, y no se basa en estadíticas lejanas ni en estudios nacionales sino en datos objetivos y en situaciones ocurridas este mismo año en los accidentes de La Rioja. Seis accidentes mortales han ocurrido en La Rioja hasta ahora teniendo en cuenta el de ayer, y en dos han influido el alcohol. «En uno directamente la conductora que iba por la AP-68 dio positivo. Y en otro, el conductor dio positivo, aunque falleció la acompañante». 

La jefa de Tráfico quiere advertir de que es incluso más peligroso confiarse y conducir por carreteras convencionales «como las conocemos pensamos que no nos va a pasar nada y que por dos copas no vamos a tener ningún accidente, que voy bien, y es ahí donde está el accidente. Sean trayectos largos o cortos hay que tener el mismo cuidado». Por eso estarán los efectivos con los controles disuasorios que en los dos últimos años no ha habido en las salidas y entradas de los pueblos con la ayuda de las policías locales.

Según los últimos datos, en 2020 hubo 270 sanciones por conducir bajo los efectos del alcohol, y el año pasado 760, y de drogas, 287 en 2020 y 700 en 2021 más que en los cinco años anteriores. Fueron unos datos muy bajos en comparación con un año normal o anterior de pandemia en los que las cifras eran mucho mayores.

Cambios normativos.

Este verano han cambiado también las reglas. «Hay más sanciones por conductas que se hacen como si nada. Cada vez se sigue cogiendo más el móvil en carretera, estamos totalmente confiados a cogerlo, y es cuando llegan los accidentes». De ahí que la multa por llevar el móvil en la mano sea de seis puntos en vez de tres. Y adelantar superando los 20 kilómetros la velocidad máxima de la carretera también supone más puntos, así como no llevar puesto el cinturón de seguridad. Que, en vez de descontar tres puntos del carné se descontarán cuatro. «Parece increíble que hoy en día aún no sea un acto reflejo ponerse el cinturón al montarse en el vehículo», explica Zúñiga. Pues no solo está comprobado que es así, sino que las cifras lo vuelven a demostrar, «y lamentablemente los fallecidos de los accidentes de tráfico también». De hecho, de los 5 fallecidos en las carreteras riojanas de este año, 3 iban sin cinturón, una de ellas incluso en la autopista». (La sexta persona fallecida este sábado iba en moto)

Por otro lado, este verano como novedad contarán con los drones que sancionan el exceso de velocidad, al igual que el helicóptero Pegasus que ya tiene la agenda cerrada para sobrevolar las carreteras riojanas.