Hispania Nostra alerta del abandono de la iglesia de Turza

Europa Press
-

La organización de protección del patrimonio incluye el templo de Santa Elena en su lista de roja y asegura que no goza de ninguna protección legal y se encuentra completamente abandonada

Imagen de la iglesia de Santa Elena, en Turza, en un visible estado de abandono. - Foto: Hispania Nostra

La asociación Hispania Nostra ha incluido la Iglesia de Santa Elena, en la aldea de Turza, perteneciente al municipio de Ezcaray, en su lista roja por encontrarse "en ruinas y en estado de abandono".

En nota de prensa, la asociación, que elabora su lista roja con el fin dar a conocer y proteger aquella parte del patrimonio cultural y natural que se encuentra en abandono y en peligro en España, ha afirmado que la Iglesia de Santa Elena "no goza de ninguna protección legal y se encuentra completamente abandonada".

La iglesia de Santa Elena es de origen románico, aunque fue reconstruida y ampliada en el siglo XVI. Se encuentra en estado de ruina total. La asociación ha relatado cómo se han hundido las bóvedas y en su interior solo hay zarzas y algún árbol de gran tamaño.

Por todos estos motivos, acaba de ser incluida en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge cerca de 950 monumentos españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato.

El templo se localiza en la aldea de Turza, pasando el pueblo de Ezcaray, colgada en la ladera en una pequeña terraza entre el caserío. Antiguamente, acudían a la aldea los habitantes de localidades cercanas, pues había iglesia, escuela y otros tipos de servicios comunales. La iglesia es una construcción de mampostería con sillería en los esquinazos, de planta rectangular y cabecera cuadrada que presenta cuatro tramos.

Las bóvedas que cubrían la nave eran de lunetos sobre arcos de medio punto y pilastras toscanas y sobre ellas, en el hueco que quedaba bajo la cubierta, se encontraba el osario del que aún se pueden encontrar indicios sobre los restos de las bóvedas.

Tras la cabecera se encuentra la sacristía, cuadrada y en su día cubierta con lunetos. A los pies se encuentra la espadaña de dos cuerpos. En el inferior hay dos huecos de medio punto para las campanas mientras que en el superior sólo hay uno, destinado a que se pose el Arcángel San Gabriel.