Superioridad rojilla

Roberto Adrián Gil
-

El Calahorra se impone en La Planilla (2-0) a un Zaragoza que solo lo probó mediante Juanjo Narváez; los goles de Manu Ramírez y de Cristian Fernández hacen justicia y dan la segunda victoria a los calagurritanos

El Calahorra celebra su primer gol ante el Zaragoza. - Foto: Óscar Solorzano

Segunda victoria de la pretemporada de un Calahorra que ha comenzado la temporada 2021-22 como un tiro. El Zaragoza, equipo que aspira a volver a la elite del fútbol español, demostró sus carencias veraniegas ante un conjunto rojillo que a cada partido que pasa, mejor juego despliega. Los goles de Manu Ramírez en la primera parte y del capitán Cristian Fernández hacen justicia a lo visto en La Planilla.


El Calahorra disputó su segundo partido de la pretemporada en La Planilla ante todo un histórico del fútbol español como es el Zaragoza. Las gradas estaban repletas, siempre respetando las medidas de seguridad, y los aficionados listos para volver a disfrutar de su equipo. La victoria en el primer duelo del verano ante el Eibar ha insuflado de alegría y de esperanzas a una afición que siempre lleva en volandas a su equipo.


Eduardo Docampo comenzó el encuentro con un once diferente al partido antes los armeros. Adriá Collet, que debutaba con el equipo, dejó claro que va a pelear junto a Julio Iricibar y a Miguel Martínez de Corta por un puesto en el once titular.


En la primera gran ocasión del encuentro, a los diez minutos de juego, el meta sub’23 consiguió sacar una gran mano a disparo de un incisivo Narváez para enviar el esférico a saque de esquina. El partido comenzaba con atractivo y con ocasiones. 


Con un dominio alterno y con los jugadores de ambos conjuntos asimilando los estilos de juego de cada uno de los entrenadores, el Calahorra se fue estirando en busca del primer gol del partido. Manu Ramírez, una de las catorce incorporaciones del conjunto rojillo para la temporada 2021-22, se sacó una gran acción individual que puso en pie a La Planilla. Regate con desborde incluido por la banda diestra que terminó con un zapatazo que se topó con el poste de la meta defendida por Cristian Álvarez.


La primera gran ocasión calagurritana se fue al traste pero pronto vería recompensado su esfuerzo. Antes, un nuevo disparo de Narváez puso a prueba los nervios de la zaga rojilla que contempló como el disparo desde la frontal se marchaba por encima de la portería. 


Con media hora de juego y tras una pequeña pausa para hidratarse, el sol dio un poco de tregua a los gladiadores de La Planilla. Con mejor temperatura llegó el primer tanto del encuentro. Buen pase en profundidad para la llegada de Manu Ramírez que, ante la salida del meta argentino, dribló hacia afuera, encontró el hueco y consiguió batir la meta zaragocista. Era el 1-0 y el premio a la insistencia del Calahorra.


El Zaragoza lo intentaba con buenas transiciones de banda a banda y con internadas por el lateral pero la zaga calagurritana evitaba todo intento peligroso. Javier Marcén, uno de los más activos también tuvo alguna ocasión durante la primera mitad pero el partido llegó al descanso con el tímido 1-0.


Tras la reanudación, todo cambió. El sol dio paso a una intensa lluvia y un partido atractivo a un duelo insulso. Los múltiples cambios ayudaron a que el juego fuese más apático y más pesado. Jon Madrazo, uno de los fichajes estivales, fue de menos a más. El extremo zurdo fue el que más peligro generó en toda la segunda parte junto con su homólogo en banda derecha Carlos Vicente. Precisamente, a pase de Madrazo llegó el segundo del partido tras saque de esquina. Pase preciso del extremo para que, en el unto de penalti, apareciera la figura de Cristian Fernández ‘Titi’ para batir a un Álvaro Ratón que nada pudo hacer por detener el testarazo.


El gol sentó muy bien al Calahorra. El conjunto de Eduardo Docampo consiguió hilvanar algunas buenas paredes para poner en aprietos la meta maña. El Zaragoza no supo reaccionar y casi recibe el tercero en una jugada aislada. Álex Arias caracoleó en la medular y se presentó en la frontal para poner a prueba a un meta zaragocista que desvió con la punta de los dedos.


Antes, Francés, lateral diestro del Zaragoza, probó fortuna desde lejos pero su disparo se fue muy desviado de la meta defendida por Miguel Martínez de Corta. Los rojilllos lo siguieron intentando por medio de Carlos Vicente y de Madrazo pero el marcador no se volvería a mover.


Con la victoria por dos goles a cero, el Calahorra consigue su segunda victoria de la pretemporada, las dos ante equipos de Segunda división, y sigue dando motivos a su afición para creer.