scorecardresearch

Logroño Deporte y Rioja Acoge unen sus fuerzas

El Día
-

Antoñanzas ofrece la posibilidad de que los inmigrantes puedan realizar deporte en condiciones más favorables

Imagen de la reunión entre responsables de Logroño Deporte y Rioja Acoge. - Foto: El Día

El concejal de Deportes, Rubén Antoñanzas, ha mantenido un encuentro con responsables de Rioja Acoge para conocer la situación de los inmigrantes que residen en nuestra ciudad, con especial detenimiento en la población refugiada tanto de Ucrania como de otros países como Afganistán.

Bajo la premisa de que el deporte es esencial para el bienestar de las personas, Antoñanzas ha ofrecido a esta entidad social la posibilidad de que estas personas, que residen en nuestra ciudad procedentes de otros países, puedan hacer uso de los servicios de Logroño Deporte en unas condiciones más favorables, dependiendo de las posibilidades económicas de cada uno. Se trata de un acuerdo similar al que se establece, a través de los Servicios Sociales municipales, para el disfrute de las instalaciones de verano por parte de familias en situación de vulnerabilidad social.

Asimismo, en otros momentos Logroño Deporte ha creado otro tipo de ayudas económicas para hacer frente a circunstancias desfavorables como las sobrevenidas por la pandemia. En ese momento fueron las clases medias, familias con menores en clubes deportivos de la ciudad, las destinatarias de este apoyo.

Para Antoñanzas, "el deporte debe ser accesible a todos los ciudadanos que residan en nuestra ciudad y nuestra labor como administración es garantizarlo".

Por otra parte, el concejal de Deportes considera que "el deporte puede ser también un elemento de integración, por lo que ofrecemos esta vía dentro de nuestro compromiso por lograr una mejor sociedad, más inclusiva y diversa".

El acuerdo se concretará por ambas partes en función de las familias que estén siendo atendidas por Rioja Acoge en los pisos de acogida que mantiene en la ciudad.

Rioja Acoge es una entidad sin ánimo de lucro creada en 1991 con el objetivo de "fomentar el proceso de integración entre la población autóctona y extranjera, buscando la construcción de una sociedad más justa, igualitaria y equitativa sobre el respeto a la diversidad".