«El Radar Covid complementa a los rastreadores humanos»

Feli Agustín
-

Juan José Nombela, miembro del grupo de investigación en ciberseguridad de UNIR, asegura que nuestra privacidad y la confidencialidad de nuestros datos está garantizada con esta aplicación

Juan José Nombela, miembro del grupo de investigación en ciberseguridad de UNIR

Experto en ciberseguridad, Juan José Nombela, director del Área Ciencias de la Computación y Tecnología de la UNIR, asegura que la aplicación de rastreo Radar Covid, en marcha desde ayer en La Rioja, cumple todos los protocolos para garantizar el anonimato de los usuarios. Máster en Seguridad y Auditoría de las TIC por la Facultad de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid y con 25 años de experiencia en este campo, aconseja no descargar ninguna aplicación que no llegue amparada por  canales oficiales, bien del Gobierno central o de las comunidades autónomas, «porque lo único que pueden hacer es espiarnos o capturar nuestra información». Siempre hay que desconfiar, insiste este ingeniero de sistemas, de aplicaciones que no sean oficiales.
¿Qué es el Radar Covid?
Es una aplicación de descarga y utilización voluntaria puesta en marcha por el Gobierno con un protocolo open source, esto es, abierto para el uso de todos los ciudadanos, con un protocolo descentralizado cuyo objetivo es tracear contactos manteniendo la privacidad del usuario. Permite identificar qué persona está infectada por covid.
¿Cómo se sabe cuando has estado cerca de un contagiado?
Una vez que hemos instalado la aplicación en el móvil, lo que hace es registrar las personas que hemos tenido a nuestro alcance en un radio de dos metros durante al menos 15 minutos y va guardando los números de manera aleatoria, sin identificar a nadie. Si algún usuario fuera diagnosticado positivo tras un PCR, voluntariamente introduce  un código de 12 dígitos que le han facilitado en el sistema de salud, notificando a quienes han estado en contacto con él que se ha contagiado. Conforme aumente el número de personas que han estado a nuestro alrededor que den positivo el riesgo va aumentando. Siempre hablamos de riesgo, esto es, de probabilidad.
¿Está garantizada la seguridad?
Sí, ni el Gobierno, ni Apple ni Google, que son los responsables de implementar la base para su desarrollo, pueden acceder a la información sobre ningún infectado o su ubicación. No se guarda ninguna información que no sea en el dispositivo móvil de la persona que tiene la aplicación.
¿Y no provoca cierta inquietud en  ciertos ciudadanos que han estado cerca de un contagiado?
No. La actitud de los ciudadanos en los lugares donde ya está funcionando no se ha demostrado así.
¿Cuál es su fiabilidad?
La aplicación rastrea todos los contactos que han estado a  una distancia inferior a dos metros de una persona durante  15 minutos, a través del bluetooth del dispositivo móvil ¿Qué ocurre? Pues que si hemos estado a menos de dos metros de una persona, pero separados por un muro o panel, pues las posibilidades de contagio son nulas, pero la aplicación no puede detectarlo y podría pensar, de manera errónea, que hemos estado cerca de un infectado.
¿Y sus ventajas?
Muchísimas. Hay ocasiones, como digo, en los que a pesar de haber estado cerca de un infectado no se den las circunstancias para un contagio, pero en la mayoría de los casos sí que nos va a decir que en los últimos 14 días hemos estado expuestos al virus y que sigamos una serie de recomendaciones. Obviamente, no nos va a indicar si hemos estado directamente expuestos, pero sí que el riesgo de ello es alto.
¿Es posible que esa confidencialidad sea atacada?
No. El protocolo ha sido minuciosamente analizado y se ha probado seguro. Lo importante es que no se guardan datos personales, ni del móvil, ni nada que pueda identificar a la persona;es un código totalmente aleatorio y no hay manera de copiarlo. 
La función que realiza el Radar Covid es la que están efectuando los rastreadores. ¿Ha venido a sustituirlos?
No, nunca. Es un complemento. La labor de los rastreadores es fundamental. No pueden procesar tanta información, pero la aplicación tampoco puede saber si las personas estaban detrás de un muro o en casa con familiares sin mascarilla. Por otro lado, los humanos no pueden hallar a los desconocidos que sí encuentra la aplicación. Ambos deben convivir.
¿Qué cifra es la requerida para maximizar su eficacia?
Debe usarlo, al menos el 20% de la población, y es recomendable su utilización por el 60%.
¿Se ha utilizado en algún otro país?
Sí. Alemania fue el primer país en ponerlo en marcha, con muy buenos resultados y Francia implementó  una aplicación similar. Otros países europeos como Italia, Suiza también lo están empleando.
El Gobierno ha liberado el código fuente de la aplicación. ¿En que consiste?
Sirve para comprobar que no hay puerta trasera, que no hay errores, que todo es seguro. Es público para que todo el mundo pueda saber cómo funciona la aplicación y que no se recogen datos personales de ningún tipo.